fbpx

El PRIMAVERA SOUND da mucho ARCO: historia de un experimento sociol贸gico

por

PSNunca he ido al Primavera Sound. No por nada en particular, ha sido como algo instintivo, sin pensarlo. Quiz谩 eso me inhabilite para hablar. Pero como la cosa trata precisamente de hablar de lo que no se conoce, all谩 va.
Tampoco he sentido nunca el impulso de poner a parir al festival ni a sus asistentes. S铆, s铆, motivos claro que puede haberlos鈥 pero en mi caso, emerge una gran pereza cuando se trata de criticar fuegos fatuos. Que el moderneo gratuito no tiene tanta importancia, caramba. Vayamos, sin embargo, punto por punto. Primero el festival. SuHipster programaci贸n nunca me ha matado, pero en ella tampoco han faltado ning煤n a帽o 6, 7, 8 o hasta 10 grupos que me alucinan. Y eso, a los festivales que m谩s me gustan, les empieza a costar poder decirlo. Es cierto que el cartel ignora demasiado la escena nacional (algo que llama la atenci贸n a los asistentes extranjeros), pero oigan, es una elecci贸n leg铆tima a todas luces. Si la organizaci贸n trata de convertir esta cita musical en tur铆stica o de postureo, tambi茅n es un debate聽que encuentro poco atractivo. Pero por otro lado est谩n los asistentes. Y antes de ridiculizar sus neuras est茅ticas, mir茅monos a nosotros mismos. Nadie se libra de ser un producto, m谩s o menos exc茅ntrico, m谩s o menos ansioso por llamar la atenci贸n, pero productazo al fin y al cabo. Sin embargo, all铆 hay una subespecie particularmente abofeteable, y lo digo con fuentes muy fiables. No son todos los que van, pero se dir铆a que s铆 van todos los que son.

Seg煤n me cuentan se les reconoce enseguida: pretenciosos, s贸lo amables y parlanchines cuando se sienten en su salsa, y p茅simos drogatas. Diarreica combinaci贸n. Pero vayamos a lo de pretenciosos, porque de ah铆 surgen estas l铆neas. Nunca he querido entrar en ello sin ir all铆 y verlo con mis propios ojos, ni siquiera aunque lo hiciera, pero el otro d铆a sent铆 un pinchazo haciendo zapping. Algunos de vosotros ver铆ais聽la noticiade Informativos Tele 5, a pie de Parc del F贸rum en la edici贸n de este a帽o, en el que la reportera entrevistaba a varios festivaleros (no he localizado el v铆deo online). El reportaje ser铆a cutre, vale, pero la muy zorra (l茅ase astuta) se marc贸 un vacile antol贸gico invent谩ndose un grupo y pregunt谩ndoles qu茅 les parec铆a.聽Todos cayeron en la trampa. Fue una聽idea copiada a聽una cadena estadounidense聽que聽puso en pr谩ctica la broma en el festival Coachella.

En el v铆deo de Coachella se ve claramente que los 芦inocentes禄, por muy 芦listillos禄 que parezcan,聽en su mayor铆a no son m谩s que adolescentes con ganas de encajar y que聽tratan de salir del paso como pueden (por otro lado,聽al 煤ltimo le聽preguntan por un disco inexistente聽de Two Door Cinema Club, que s铆 existen, lo cual tampoco es para tanto). Pero en el caso del experimento en el Primavera Sound, se inventaban a聽unos tales 鈥淔ritulini鈥 (no lo recuerdo exactamente, pero el nombre ten铆a guasa a tope), y聽los treinta帽eros a los que escogieron contestaban cual cr铆tico musical.聽Alguno dec铆a 鈥渟铆 claro, los conozco,聽son muy buenos y tienen futuro鈥, otro aseguraba que 鈥渘o est谩n mal, tienen un sonido muy fresco鈥, pero la bomba nuclear lleg贸 con una chica que solt贸: 鈥淗abr谩 que ver c贸mo evolucionan, porque tienen toda la pinta de ser el t铆pico one-hit wonder鈥. Ka-booom.

驴Por qu茅,聽criaturillas? 驴Por qu茅 ten茅is que saberlo todo, y聽encima aparentar que est谩is sentando c谩tedra? 驴Por qu茅 esa ansiedad ante la posibilidad de ser un pobre desgraciado que no est谩 a la 煤ltima? S铆, he visto los v铆deos de Primavera Foundation, muy bien por re铆rse de s铆 mismos con exageraciones brutales de la realidad del PS. El primero no estuvo mal y en general fueron una buena idea, pero el resultado me pareci贸 de una autocomplacencia decepcionante. Pod铆an haberse salido del tiesto para sorprender. Pero聽sospecho que con ellos no se carcaje贸聽nadie m谩s que a los propios hipsters (hasta aqu铆 hemos llegado sin mencionar el palabro).聽驴Es inocente este refuerzo de la endogamia? Sin importar la respuesta, estamos en las mismas.

Alguno dir谩 que el reportaje de Tele5 podr铆a estar sesgado. Es lo primero que pens茅. Por eso llam茅 a un grupo de amigos que andaba por all铆, y les propuse continuar el experimento. Retorcido, pero interesante. Sin ir de entrevistadores, s贸lo preguntando cuando surg铆an conversaciones espont谩neas con desconocidos. Pudieron lanzar el reto a unas diez personas. Y hubo dos conclusiones posibles:聽o el reportaje estaba efectivamente manipulado, o聽las c谩maras sacan lo peor聽de los hipsters. Una cosa es quedar como un ignorante ante un grupo de amigos, y otra muy diferente mostrar tu modelito a toda Espa帽a mientras balbuceas un聽triste 鈥渘o los conozco… lo siento mucho, no vodved谩 a ocudid鈥. Porque a mis 鈥渢opos鈥 la mitad les reconocieron no saber de qu茅 banda estaban hablando. Pero, joder, la otra mitad 隆S脥!

En un Azkena, si le vienes con estas preguntas falsas a CUALQUIERA, arquear谩 la ceja, se encender谩 un canuto y te contestar谩: 鈥溌縌u茅 co帽o dices t铆o?鈥. En un Vi帽a igual te vac铆an un mini en la cabeza por listo. Incluso en el FIB, atestado de festivaleros casuales, ser谩 f谩cil encontrar sinceridad. Pero en el Primavera muchos te mirar谩n con verg眉enza, o envidia, quiz谩 con odio. Y ante todo, tratar谩n de dar una respuesta molona. Quiz谩 no sean 芦tan as铆禄 en la intimidad, pero en el Primavera esa actitud es como una infecci贸n que se transmite por contacto visual. Estar rodeado por miles de personas de este pelaje puede tener su gracia, ojo. Ver esas riadas de gente tan sobrada de orgullo (un mal que sufre alguno de los organizadores del festival cuando se enzarza en las redes sociales, por cierto) tiene que ser toda una comedia. Pero despu茅s del experimento comprendo mejor a los que dicen que hay ciertos momentos, 芦especialmente de noche禄, en los que es dif铆cil no sentir un poco de asco.

Como dice el compa帽ero David Gallardo, de Mercadeo Pop, la cuesti贸n es que 鈥測a no es ni preciso asistir a los conciertos para adoptar una posici贸n p煤blica sobre el artista de turno de cara a la galer铆a, ya sea para adorar hasta el extremo porque as铆 lo dicte Pitchfork, o para directamente denigrarlo hasta l铆mites insospechados, solo porque el nombre no es suficientemente mol贸n. Esto en el caso del Primavera Sound llega a cotas insoportables para el mortal medio禄.

Otro colega que trabaja en multitud de medios, Carlos H. V谩zquez, opina que 鈥渆l exceso de informaci贸n y la falta de criterio provocado por las ansias de pertenecer al reba帽o, son culpables de una tendencia tan rid铆cula como peligrosa. 驴De verdad es obligatorio ir a los conciertos sabi茅ndose todos y cada uno de los discos (rara vez tienen m谩s a de uno) de los grupos m谩s desconocidos? No estar铆a mal, pero tampoco pasa nada por descubrir y disfrutar de m煤sicas que antes no habitaban en nuestro sentir. La proliferaci贸n de 鈥渉ipsters鈥 en esos saraos ha desembocado en un torrente de falsa sabidur铆a llevada al extremo, ergo la presi贸n por ser m谩s listo y conocer m谩s que nadie es la mayor referencia鈥.

Enfados rencorosos, reacciones infantiles negando la irrebatible realidad, incapacidad聽para soportar la humillaci贸n. As铆 describen mis 鈥渢opos鈥 dos de los momentos del desenmascaramiento, del 鈥溌nocente!, ese grupo me lo acabo de inventar鈥. 驴Hilarante? S铆 驴Lamentable? Y tanto. Ahora recuerdo otra reportera genial. No s茅 si de Tele5 (por cierto, manda huevos que haya tenido que ser Tele5 quien les saque los colores), pero igualmente astuta. Dio un lienzo a unos ni帽os de preescolar para que pintaran lo que les diera la gana, y luego lo colaba en la superchachivanguardista feria ARCO. Los culturetas se deten铆an frente al cuadro, y opinaban: 鈥淢e gusta, los colores denotan madurez鈥, 鈥渆l trazo tiene mucha personalidad鈥, 鈥渂la, bla, bla鈥…

驴C贸mo era aquello? Ah, s铆… 隆HIPSTERECTOM脥A PARA TODOS!

Deja una respuesta

Ir a Arriba