Biocrítica: SCORPIONS “MTV Unplugged – In Athens”

por

ScorpionsGénero: Heavy Rock
Sello: RCA / Sony
/ 10

A punto de jubilarse, la legendaria banda alemana publica el tercer directo acústico (y orquestal) de su longeva y prolífica carrera, tras los solemnes y resultones “Moment of Glory”(2000) y “Acoustica”(2001), desenchufados ahora desde de la cuna misma de la civilización, en el Teatro Lycabetus de Atenas.

Poseedores de tres míticos álbumes en directo, que quedaron para la posteridad como estandartes del género: “Tokyo Tapes”(78), “Word Wide Life”(85) y “Live Bites”(95) algo de lo que pueden presumir muy pocas bandas rockeras,  y que marcaron época (y a tres generaciones de insobornables seguidores, melena en ristre), los teutones SCORPIONS si en algo se caracterizaron a lo largo de su exitosa trayectoria fue en ser un factoría colosal de baladas que traspasaban fronteras y territorios estrictamente musicales. En nuestra época, siempre te encontrabas féminas que te decían: “A mi el heavy no me gusta, es muy ruidoso, pero me encantan las baladas de Scorpions…”. Sin comentarios. En ese sentido, legendario fue su mini-elepé “Gold Ballads”(84), que incluía las emblemáticas tonadas: “Still loving you”, “Holiday”, “When the smoke is going down”, “Always somewhere” y “Lady starlight”. Buenos momentos para las aventuras románticas, por disparatadas que estas fueran. Podría dar fe de numerosas calaveradas bajo los acordes de estos muchachos, tampoco es cuestión de adentrarse en los pantanosos territorios de la intimidad de cada cual.

Que duda cabe, que la música de Klaus Meine, Rudolph Schenker, Mathías Jabs y compañía es la banda sonora de nuestra juventud y es difícil sustraerse a tal circunstancia, eso marca mucho, que se lo digan a este humilde escriba y servidor, en definitiva. Veinticinco años después que musicaran el derrumbe del bloque soviético en la colosal “Winds of change” y tres lustros después de scvestir sus gemas con la solemnidad que dan los grandes movimientos orquestales: “Moment of glory” de la mano de la Berliner Philarmoniker, ahora se embarcan en otro proyecto faraónico en la cuna de la civilización, Atenas, mostrando momentos de ‘aterradora atmósfera’, una experiencia inolvidable según reza la publicidad en un par de veladas para la posteridad en el Teatro Lycabetus de la capital griega.

Rodeados por la ‘flor y nata’ de la profesión (y esto lo afirmamos con sarcasmo), como la vocalista griega Cathe (que capitanea la memorable “In trance”), o su compatriota Johannes Strate (Revolverheld) y el príncipe del pop noruego Morten Harket (A-Ha) SCORPIONS ofrecen el primer concierto al aire libre (que sepamos) en la historia de los ‘MTV Unplugged’. Puestos a rascarse el bolsillo y dejarse 20 euros en esta nueva entrega, recomendamos el DVD, pero la compañía discográfica muy amablemente nos ha enviado el doble CD (cosa que agradecemos mucho !!) así que hoy nos toca comentar el audio de esta historia. En otra ocasión, más adelante, comentaremos el video.

El primer CD abre con “Sting in the tail”, estilo new-orleans, tonada que da título al último elepé de estudio de la banda de Dusseldorf.  A continuación, la clásica “Can’t live without you” da paso a unas sorprendentes “Picture life”, “Speedy’s coming” y “Born to touch your feelings” (nacidos para tocar nuestros sentimientos), piezas de la vieja escuela con sorprendentes arreglos acústicos que hacen palidecer al más pintado antes de expresarnos que lo mejor está por llegar “The best is yet to come” y marcarse una maravillosa “Dancing with the moonlight” (no confundir con la canción homónima de Thin Lizzy) y en pleno éxtasis, asistir al “In trance” de la mano de la vocalista griega Cathe. Sin aliento, nos recuerdan cuando entraron en nuestras vidas: “When you came into my life” para que luego el virtuoso Mathias Jabs se marque una delicada danza de aromas folkies, antes que Rudolph Schenker subraye con voz de recitar poesía que el amor es la respuesta a todos los problemas de este mundo, “Love is the answer”, mientras Klaus Meine nos invita -con ese tremendo caudal vocal suyo- a seguir los dictados de nuestro corazón en la estupenda “Follow your heart”.

Tras este monumental recorrido, poco queda por decir, salvo claro está, los grandes éxitos, esas canciones grandilocuentes que encumbraron al grupo, presentes en el CD2. Empezando por la angelical “Send me an angel”, y siguiendo por donde fluye la corriente, “Where the river flows” hasta dar con la pasión que controla la partida: “Passion rules the game”, sin olvidar mayores cimas y torbellinos: “Rock you like a hurricane”, “Blackout”, “Big city nights”, y un largo etcétera de composiciones astrales como las sempiternas baladas “Still loving you” y “Winds of change”.

Dos horas de música para relamerse con arreglos hipnóticos, para los amantes del rock en particular y para los melómanos en general, sin distinción alguna. “No one like you” y “When the smoke is going down” cierran una obra verdaderamente bien trabajada, a cargo de una banda casi amortizada, electro-acústicos, otoñales y orquestales desde la cuna de la democracia, desenchufados en un territorio que no pasa por sus mejores momentos al igual que ocurre en el resto del continente (con los derechos socioculturales y laborales por los suelos) en la pálida y miserable UE de los mercaderes, cuyos esclavos pagan con sus vidas en el mar, el peaje de acceso en patera a tan blindado y selecto paraíso. Todo bajo la mirada atenta de la pestilente burocracia, trufada de corrupción (que controla nuestras vidas) y la picadura de unos Scorpions en plena senectud. Roger Waters ya lo profetizó en “Amused to death”. Condenados a la extinción. “MTV Unplugged in Athens”: las brillantes melodías y el lado oscuro de la luna…

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

 

Ir a Arriba