Crítica – CUELLO “Mi brazo que te sobre”

por

cuelloGénero: RockHardcore
Sello: BCore
9/10

Cuando leí a José Guerrero, voz y guitarra de Betunizer, decir que “si escuchas a Pixies o Sonic Youth tus razonamientos serán más fiables, los besos a tu pareja más intensos, tu vitalidad más real y pluscuamperfecta…”, me dije, qué cabrón, cómo se queda con la peña.

Luego asumí que sin duda lo decía en serio, y me decepcionó un poco verle tan fanático de una banda que nunca me ha ido ni venido (uy lo que he dicho). Lo que no entendía era por qué no veía casi nada de eso en su música (lo que dice mucho del éxito de su labor de reinvención). En la de Betunizer sigo sin verlo, pero en Cuello sí se atisban esas influencias. Y curiosamente, el debut con esta otra banda me ha enganchado más que el nuevo trabajo del trío, “Gran Veta”.

“Mi brazo que te sobre” también atraerá a los que perdían la atención en el mar de contrarritmos y complejas estructuras de Betunizer, a los que gustaban de su rock pero lo veían demasiado intrincado. En Cuello todo es más directo, menos loco, pero la marca de la casa Guerrero sigue ahí, con sus guitarrazos hardcore infecciosos como el demonio y su estilo vocal ajeno a normas escritas (geniales los momentos de folklore reinventado en el estribillo de “Te veo sin valorarte”). El estilo de Pablo Peiró (bajista de Betunizer) no tendría ninguna cabida aquí, quizá sí el de Marcos Junquera (batería) si se lo tomase con calma. Y bueno, quien coge las baquetas en Cuello (Óscar Mezquita, experto atizaparches hadrcore en grupos como Zanussi o Derrota) quizá no sea tan brillante, pero cumple con honores la misión de hacer que el frenesí rítmico te rompa eso, el cuello.

No sobra ni un tema en el disco. Guerrero tiene un don para la manufactura de riffs que evocan, provocan, e invocan el alma de algunas de las mayores glorias noventeras y que elevan a las alturas una de las mejores colecciones de canciones rock del año. Potente y punkarra, constante en su intensidad, ligeramente épico a la vez que desenfadado y jovial, original y pegadizo en sus melodías, y un cañón para el directo. Eso también está ya comprobado.

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

 

Ir a Arriba