THE ZOMBIES: “En los 60 fracasamos porque nuestra imagen era un suicidio comercial”

por
The Zombies, mítica banda de los sesenta, está marcándose estos días su particular “spanish invasion” rememorando su olvidada obra maestra, “Odessey and Oracle”, un disco que empezó a ser entendido por el gran público casi dos décadas después de su publicación. Ahora que en su 50 aniversario pueden disfrutar del éxito que no tuvieron, Colin Blunstone, cantante original de la banda, explica sin tapujos el porqué de su fracaso comercial en los sesenta.

Creo que vuestro regreso se fue fraguando poco a poco, que no fue una decisión de un momento determinado. ¿Es así?

Originalmente, hace diez años, Rod Argent y yo pensamos que sería divertido volver a juntarnos y tocar como cinco o seis conciertos. No se nos ocurrió ni por un momento llamarnos The Zombies ni tan siquiera tocar alguna canción del grupo. Sin embargo nos hemos dado cuenta que hemos juntado una banda muy especial y que nos divertimos incluso más que cuando lo hacíamos en los 60. Recuerdo la última vez que tocamos como The Zombies en 1967 y no fue considerado ningún éxito comercial. Ahora, 40 años más tarde, todo el mundo quería hablar sobre nuestra antigua banda, también los promotores (sin nuestro permiso) nos vendían como The Zombies y querían que tocáramos temas del grupo. Al final, y tras un período de tiempo, nos dimos por vencidos y aceptamos al estar el principal compositor y el cantante involucrados. La mayoría de la gente nos percibía como The Zombies, y para nuestra mayor sorpresa aún, en todo el mundo estaba la gente interesada en escuchar esas canciones que The Zombies grabaron hace tantos años…

¿Alguna vez os arrepentisteis de dejarlo?

Después de que The Zombies acabaran en 1967 giré como artista en solitario hasta mediados de los 70, me concentré en grabar y escribir. Pasé mucho tiempo en el estudio, años pasaron antes de que me diera cuenta que echaba mucho de menos tocar en directo. Al final, Don Airey, de Deep Purple, me llamó y me dijo sin más detalles que era hora de volver a la carretera. Juntó una banda  con él mismo tocando los teclados y en algún momento a mediados de los 90, me convertí en un músico que giraba de nuevo. Quizá debía haber intentado con más ímpetu tocar en directo durante los años, pero a veces pienso en qué forma física estaría si no hubiera parado un tiempo.

En directo, ¿no es muy difícil tocar “Odessey and Oracle” tal como suena en el disco?

Podemos adaptar la mayoría de “Odessey And Oracle” para que pueda ser tocado en directo, pero para tocar el álbum al completo necesitaríamos un teclista extra, voces extras, etc…

¿Crees que la mayoría de bandas de los 60 que se reúnen consiguen captar aquella energía en sus directos actuales?

No sé sobre otras bandas de los 60´s, pero te puedo decir con toda mi honestidad que esta nueva encarnación de The Zombies toca con tanta energía como la banda original.

¿Qué dirección musical habéis tomado en el nuevo disco que estáis grabando?

The Zombies nunca ha grabado álbumes conceptuales y nunca ha tenido una idea preconcebida de cómo debería sonar un disco, simplemente cogíamos nuestras 10 mejores canciones que podíamos encontrar y las tocábamos de la mejor manera posible.

Además de la publicación de ese disco, ¿cómo celebrareis el 50 aniversario de la banda?

Aparte de escribir y grabar un nuevo disco, estaremos girando por todo el mundo durante 2011 culminando nuestro 50 aniversario en un concierto en The Sheperds Bush Empire de Londres.

En la primera mitad de los sesenta, ¿qué influencias imperaban en vuestro entorno musical?

Nuestras influencias provienen de un amplio marco musical, empezando con la música clásica hasta el jazz moderno, desde el blues al rock’n’roll. Creo que todo esto ayudó a The Zombies a sonar un poco diferente del resto de las bandas de los 60, que era una de las mayores fuerzas, pero también una debilidad, ya que a la prensa le costaba catalogarnos dentro de un estilo musical concreto. En términos de artistas nos han influenciado Elvis Presley, Chuck Berry y Little Richard, y luego ya The Beatles, quienes demostraron que era posible escribir tus propias canciones, usar armonías sofisticadas y por encima de todo no cerrar las puertas a mercados fuera de Inglaterra.p

¿Crees que en algún momento fuisteis demasiado sofisticados para el gran público?

No estoy seguro sobre ser sofisticado, pero en términos comerciales el mundo ciertamente no estaba preparado para nuestro último disco, “Odessey and Oracle”. Después, de un modo extraño, se editó 15 años más tarde y empezó a vender considerables cantidades de copias, y así continúa hasta hoy en día, con las magníficas críticas e incluso la nominación de la revista Rolling Stone como uno de los mejores 100 álbumes de todos los tiempos, y el premio Mojo en la categoría de álbum clásico. Todo esto por un disco que fue un completo fracaso comercial hace 50 años.

¿Por qué hay tantos discos que reciben buenas críticas sólo después de 30 o 40 años?

Creo que toma su tiempo entender realmente lo más complejo de cada aventura artística. Como siempre, hay discos pasados que suenan completamente actuales, y se les sigue apreciando el brillo a través del tiempo, sin tener que pensar en el año en el que fue editado.

Creo que no estáis muy contentos con la imagen que tenía el grupo en los 60, ¿qué había de malo en ella?

Cuando la primera vez firmamos con Decca Records en 1963 estábamos justo acabando la escuela. ¿Qué podía haber dicho la prensa y los departamentos de promoción de la compañía sobre nosotros? Se empezó a hablar locamente sobre esto y sobre nuestras fotos tan flojas. Lo veían como un suicidio profesional y algo increíble. La gente quería que los músicos fueran rebeldes, egocéntricos peligrosos, e impredecibles y sin estudios. Fue embarazoso y ridículo ponernos en esa gran desventaja.

¿Por qué nunca disteis con el mánager adecuado?

Tuvimos a nuestro lado a un mánager muy poderoso llamado Tito Burns. Tito nuevo vio el cuadro global, nunca entendió que el mundo estaba cambiando y que era posible tener una cerrera durante toda la vida en el negocio de la música.  Andrew Loog Oldham, por ejemplo, sí les dio eso a los Stones. Tito trabajó muy duro, pero cuando los hits comenzaron a ser de otras bandas, se fue con ellas. En el momento que nos liberamos de Tito, nadie parecía tener mucho interés en nosotros ni entre la prensa ni entre los managers del momento, por lo que decidimos llevar nosotros el management. Irónicamente, un par de años más tarde estábamos en lo más alto de las listas de éxitos con “Time Of The Season” y una vez más la gente estaba muy interesada en la banda, pero para nosotros era tarde, pero no para comprometernos con otros proyectos.

¿Todos habéis vivido de la música todo este tiempo? ¿Qué ha significado para vuestra economía la inclusión de canciones como “Time of the Season en tantas y tantas películas?

Rod Argent y yo siempre hemos trabajado junto en el negocio musical. Rod ha escrito para cine y para televisión y ha producido a muchos artistas a lo largo de estos años, al igual que ha estado grabando con su banda, Argent, como artista en solitario. Yo grabé muchos álbumes como artista en solitario y haciendo sesiones como cantante para otros, como The Alan Parsons Project, al mismo que escribía canciones para cine y televisión. Increíblemente, los derechos de nuestro grupo de los 60 nos empezaron a llegar hasta hace 20 años. Desde entonces los ingresos por los discos, las pelis, los anuncios, los juegos y las descargas han ido fenomenal, por lo que hemos sacado ahora bastante más de nuestras grabaciones de los 60, que jamás antes.

¿Puedes contarme algo sobre cómo ayudó Al Kooper a que “Odessey and Oracle” fuese reconocido?

Al Kooper ha sido un artista que muy influyente, que ha trabajado con gente como Bob Dylan y Blood Sweat And Tears, y se ha convertido en productor en C.B.S records. En un viaje a Londres él compro una selección de discos y entre ellos estaba una copia de “Odessey And Oracle”. Estaba tan impresionado que le sugirió a Clive Davis, la cabeza de C.B.S del momento en Nueva York, que fichara a una “banda magnífica” que ya había firmado previamente en un subsello de C.B.S (Date Records), los cuales no tenían planes para hacer un lanzamiento en Estados Unidos. Sin el interés de Al y su compromiso, “Odessey And Oracle” nuevo hubiera sido editado y convertido en un hit mundial. Tenemos una gran deuda y sentimos mucha gratitud, y estamos muy contentos de poder seguir diciendo durante años que le hemos conocido bien y que se ha convertido en un gran amigo.

¿Qué pensáis de que hayan surgido tantas bandas llamadas como vosotros?

Era consciente de que había bandas muchos años antes haciéndose pasar por The Zombies. Por un lado daba orgullo, pero una de esas bandas impostoras debió haber salido del negocio por enriquecerse con nuestro nombre, y lo hizo, yo pensaba que instigado por el sindicato de músicos. Más tarde me dijeron que la razón real por la que pararon de tocar era que a raíz de sus pobres actuaciones un espectador americano bastante enfadado entró en su camerino con una pistola cargada. Mucho más efectivo que el sindicato de músicos, y una lección para toda esta gente que estaba haciendo este tipo de cosas… ahora corrían el riesgo de ser disparados.

¿Cómo suena “Time of the Season”, tocada por los Zombies de 2010? Véanlo y juzguen.

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*