Xoel López: hoy como yesterday

por

Desde el pasado lunes, ya está disponible en las tiendas (que quedan) y Spotify el disco de versiones de los Fab Four que, coincidiendo con el cincuenta aniversario del advenimiento de la mejor maquinaria de hacer pop jamás diseñada, han pergeñado artistas españoles de todo pelaje. La causa, colaborar con Médicos sin Fronteras y Acordes Para la Paz, es buena. El efecto, dudoso, aunque ya le iremos contando las secuelas a medida que se vayan manifestando. Son 58 sorbos, nos tememos que no todos digeribles, del inagotable manantial de sabiduría pop de Liverpool a cargo de, entre otros, Andrés Calamaro, Miguel Ríos, Medina Azahara, Coque Malla, Coti, Los Coronas o, glupfs, Manolo Tena. Pese a que algunas propuestas amenazan con convertir el término terror en un eufemismo piadoso, es un hecho constatado que con esa harina no se puede fabricar un mal pan; en todo caso, y actuando a conciencia y con muchísima mala fe, sólo dejarlo correoso. Particularmente, en esta redacción estamos deseando echar el oído a lo que el gran Jorge Martínez, de los Ilegales, haya podido hacer con “I should have known better”.

También hay que reconocer que entre los sospechosos habituales del disco hay beatlemaníacos de largo recorrido. Es el caso de Xoel López (el artista antes conocido como Deluxe), a los que los menos jóvenes del lugar recordamos (maldita videoteca) por su estelar actuación en “Lluvia de estrellas” imitando, flequilllo mediante y junto a otros tres inconscientes cómplices, a los más grandes. Xoel se pidió Lennon, claro. Llegaron a las semifinales y remedaron “Help!”. Pero, siento decir que no, que no, que no: ni con la ayuda de los mejores amigos podría escapar nadie de una situación tan embarazosa como la de tener que hacer chistes sobre la piedra del riñón de Lennon junto a Bertín Osborne. Ahí va el entrañable documento arqueológico…


2 Comments

  1. Soy súper fan de Manolo Tena y me parece fatal el comentario del supuesto periodista que firma la supuesta información. Ya me gustaría verlo a él cantando Revolution 9. Number nine, number nine, number nine…

Deja una respuesta