Entrevista con THE FUZZTONES: «El técnico de sonido de la sala El Sol es el mejor de Europa»

por

El proyecto de garaje-rock genuino y primitivo de la banda de Rudi Protrudi comenzó su andadura en 1980, con referentes del rock psicodélico de años anteriores que previamente pasaban por la trituradora del punk-rock.

Todos lo hemos visto, es uno de los gráficos más identificables del rock&roll. Una calavera con aspecto de malas pulgas sostenida por dos guitarras Vox Phantom con los mástiles cruzados al modo de tibias. Y todos sabemos lo que significa: The Fuzztones.

Hablar de los Fuzztones, evidentemente, es hacerlo de Rudi Protudi, su fundador, cantante, guitarrista, compositor, frontman y único miembro estable de la banda. Un auténtico huracán escénico de voz cavernosa, gafas oscuras, flequillo hasta las cejas, indumentaria de cuero, collar de dientes de tiburón y el célebre tatuaje que sirve de logo a la banda sobre su brazo derecho.

Protudi comenzó su carrera en 1980 tocando en Tina Peel, un grupo con marcadas influencias del pop bubblegum (1910 Fruit Gum Co, Ohio Express), si bien pasadas por la trituradora del punk-rock. Pero, amante como pocos del garage y el rock psicodélico de los sesenta, pronto optó por tomar a grupos como los Troggs y especialmente los Sonics como referentes y sumergirse de lleno en las pantanosas aguas del garage-rock. Cambio de rumbo y cambio de nombre: The Fuzztones.

Pese a que rápidamente se hicieron un nombre dentro del circuito neoyorkino gracias a sus continuas actuaciones en locales como el mítico CBGB y otros como el Mudd Club, su debut discográfico a título propio no llegaría hasta 1984, con la publicación del hoy cotizado single «Bad News Travels Fast», un auténtico trallazo de garage-rock de alta graduación.

Adictos de los escenarios, ya andaban girando por Europa antes de la salida, en 1985, de su extraordinario debut-álbum «Lysergic Emanations». Uno de los mejores discos del año e incluso de la década. Un brillante ejercicio de estilo que les encumbró -más en Europa que en Estados Unidos- como los monarcas del psycho-garage. Un grandísimo disco que marcaría un hito en su carrera. Después siguieron entregando trabajos dignos, cada vez más espaciados en el tiempo, pero lo suyo esencialmente siempre ha sido el directo; ahí es donde despliegan toda su intensidad.

 

Suena a oxímoron, pero es una realidad: The Fuzztones fueron los pioneros del revival. A principios de los ochenta, cuando nadie en su sano juicio pensaba en otra cosa que ser el más moderno del lugar para prosperar en la escena musical, apareció un cuarteto neoyorquino dispuesto a desenterrar el garaje sesentero y ponerlo de moda otra vez.

Lo más increíble es que lo consiguieron, y desde entonces la popularidad del género ha ido yendo y viniendo de forma cíclica, pero nunca se ha ido del todo. Como ellos. «Hemos tenido una vida ciertamente intensa, algo desordenada a veces, pero intensa y divertida», cuenta al teléfono Rudi Protrudi, que acaba de publicar la segunda parte de su descarnada autobiografía, titulada «A life at psychedelic velocity» en homenaje a The Human Expression, una oscura banda californiana que lanzó un puñado de singles a mediados de los sesenta, y que ahora es venerada en los círculos más selectos del mundillo garage-psych. «Sí, es una de nuestras bandas favoritas, por supuesto, pero tengo muchas más».

De casi todas ellas habla en su libro, donde también habla de cosas «que pensé que jamás le contaría a nadie. También hablo de mis errores, que fueron muchos», asegura «En los ochenta tocábamos para miles de personas, pudimos habernos hecho ricos, pero no tuvimos control sobre nuestra carrera».

Este sábado, Protrudi y los suyos volverán a subir al escenario de una de sus salas más queridas, El Sol (dentro de los conciertos SON Estrella Galicia). «Allí he vivido experiencias «realmente memorables, pero lo mejor del local es su técnico de sonido, es el mejor de toda Europa».

PUBLICADA POR NACHO SERRANO EN ABC

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a Arriba