SÔBER «Vulcano»

por

El séptimo elepé de estudio de los madrileños vuelve a dar en el clavo de lo que se espera de ellos, dentro de una obra rutilante con metal atmosférico de muchísimo nivel y cuerdas a flor de piel.

Se marcan un pedazo de disco a la altura de las mejores bandas internacionales, poniendo de manifiesto que el cuarteto formado por los hermanos Escobedo, Antonio Bernardini y Manu Reyes, se encuentra en plena madurez artística,  creativa y musical.

El dios del fuego, Vulcano, en un antológico vuelo a la eternidad con canciones como diamantes, alfombras mágicas que llevan al oyente en volandas hacía el paraíso prometido, almas que se inmolan en pos de la eternidad.  “Héroes” que han luchado en mil batallas, guerreros que se creyeron invencibles, defendiendo la trinchera de la cultura con mayúsculas. “Las batallas perdidas nos enseñaron a luchar por un ideal…no nos rendiremos jamás”. Sober entonan su particular “No surrender” con una afinación y un talento dignos de encomio. Con el paso del tiempo han ido puliendo las letras hasta dar con esta alquimia de lo químicamente cristalino, tramas progresivas entrelazadas con sonidos épicos hasta dar con el santo grial del ROCK en estado puro.

Tonadas como “Vulcano”, que da título al álbum, “Enterrado” o “El Viaje” (muy influenciada por “Eclipse” de Pink Floyd) ponen rumbo a las estrellas y frente a tal derroche de sonoridad y talento bien explotado no hay sino quitarse el sombrero. Así hasta llegar a la “Estrella polar” que guiará nuestros pasos. En esta constelación, la luz de las ilusiones colectivas se va apagando indefectiblemente; nuestros derechos se convierten en “Papel mojado” al tiempo que el mundo gira tan deprisa que no da tiempo a pensar.  “Arena” que se resbala por nuestras manos, mientras las expectativas de un mundo mejor se desvanecen como lágrimas en la lluvia. El salto al vacío se completa con un sonido absorbente y poderoso.

Lamerse las heridas, levantarse tras los inevitables tropiezos en el camino y encajar los golpes con dignidad, esa es la filosofía que nos propone “Vulcano”, un sendero de fortaleza para superar las adversidades. Hacer “Click”, ‘dentro de ti está la fuerza’. La cuenta atrás de tu liberación ha empezado, un “Tic-Tac” que ya nos ofrecieron en anteriores entregas. Tiempo y espacio, fuego y pasión, ¿estás dispuesto a pagar la cuenta? y asumir la factura de una combustión temprana. Mejor arder para siempre que consumirse lentamente. “Sueña con Ángeles”, le escribió Neil Young a Kurt Cobain tras su trágico final. Un glorioso epitafio. ‘Quiero ser el escritor que sangra y llora con cada canción’. A buen entendedor, sobran las palabras.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*