Los BAD MONGOS reúnen a la banda

por

BadMongos_Lluis-Catala-11-1-1140x640¡El secreto mejor guardado de la Costa Brava esta de vuelta! Bad Mongos, la banda más cafre de l’Empordà (Girona), vuelve 12 años después de su separación. En su primer acto ya dejaron para la posteridad un buen puñado de conciertos y varias referencias discográficas que no dejaron indiferente a quienes tuvieron la suerte de degustarlos; pero esta vez, como si de un milagroso resurgir se tratara, vuelven en un estado de forma envidiable, con nueva formación y un discazo que no se anda con chiquitas. Grabado por su inseparable productor, Santi García, Shoot the Bullet, su flamante obra, es un disco que va a volar la cabeza de los paladares más exigentes del planeta punk-rock. Una apisonadora cargada de ponzoña y bilis, la cual dibuja una línea imaginaria entre Detroit (The Stooges, MC5), New York (Ramones, Dead Boys), Escandinavia (Turbonegro, Gluecifer) y, por supuesto, la Costa Brava.

Desde que se da el pistoletazo de salida con esa declaración de intenciones llamada ‘Rocking Shoes’, hasta que echan el cierre con ‘Up in the Sky’, Shoot the Bullet no ofrece tregua, manteniendo una sólida erección de 35 minutos. Escupitajo tras escupitajo el álbum conforma un sólido artefacto donde se dan cita todos los elementos que le pedimos a un buen disco de punk-rock. Con humor, rabia y amor, Chris (voz y guitarra), Pifa (batería), Pks (bajo) y Carlus (guitarra) ondean la bandera del rock and roll más genuino, aquel que huye de modas, estereotipos y demás cortinas de humo, centrándose en lo realmente importante, las canciones. Y si de algo anda sobrado Shoot the Bullet es de canciones. Canciones a las que Iggy, Danzig, Lemmy o Dee Dee no tocarían ni una coma. Y es que los Mongos se saben hasta el último truco del librillo de estilo de la mejor tradición punk and roll. De ahí que canciones como ‘Got To Lose’, ‘I Fuck’ o ‘A Pendre Pel Cul’ emanen la inmundicia de un antro de carretera, de una patada donde más duele o de una micción en toda la cara, todo ello regado con el genuino aroma de las enseñanzas de ‘Apocalypse Dudes’ o ‘Raw Power’. Shoot the Bullet es un disco honesto donde se rinde pleitesía a lo que para los monguers fue su particular universidad, la escuela del punk-rock más cafre y perdurable. ¡Llarga vida a los Bad Mongos!

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*