Entrevista con IDEALIPSTICKS: “No sentir la necesidad de hacerlo bien, sino de hacerlo a tu modo, te da una libertad inmensa”

por

ideaViejos conocidos en estas ciberpáginas, Idealipsticks regresan con “Surreal as Reality”, un disco con un sonido mucho más grueso, oscuro y contundente, en el que el blues se les ha metido hasta los huesos. Con los Ryjlen (son pareja artística y sentimental) nunca se sabe, lo mismo te montan un guateque pasado de voltios en ‘Under your bones’ o ‘Backtown Rd’, que te invitan a fumar un cigarrillo a la fresca con su productor, Paul Grau, en ‘Sick of this’. O igual te aplastan sin piedad bajo una pared de ladrillos en ‘The black Saints path’, así que no te fíes. Siguen fieles a su estilo de rock clásico y visceral, han cambiado la latitud y temperatura de sus composiciones, pero mantienen la clase, el estilo y un sonido perfectamente reconocible. El 30 de mayo presentan este nuevo trabajo en la Sala El Sol.

En todos vuestros discos hay muy buenos riffs. Pero en este último se identifican menos a los “maestros”, que eran más evidentes en los primeros trabajos. Quizá “On the run” sí sea muy Jon Spencer y “Black Hole” un poquito Black Keys, pero por lo general… ¿Hay un impulso consciente por vuesta parte en este sentido?

idea3Las fuentes de las que bebemos siempre están ahí, creo que, que sean más difíciles de identificar quiere decir que nos sentimos más a gusto con nuestra forma de hacer las cosas y nuestros propios sonidos. Es inevitable para nosotros mirar hacia los clásicos más antiguos a la hora de componer.

Abrís con un temazo, pero luego parece que cada canción pelea por ser el single. ¿Eso complica mucho el orden del tracklist?

La verdad es que lo tuvimos muy claro desde el principio, no sé por qué, todo salió rodado desde la grabación hasta la elección del orden.

“Sick of this” es la outsider del disco, en cierto modo. ¿Cómo surgió?

Al principio estaba planteada y ensayada como una canción eléctrica, pero al llegar al estudio Eva cambió la melodía del estribillo, y eso nos hizo replantearnos de nuevo el aire de la canción. De repente nos sentimos muy cómodos en este registro y decidimos tirar para delante con ella. Era algo que no habíamos hecho antes, y nos apetecía mucho.

En cuanto a la producción, ¿ha habido algún modelo a seguir? La electricidad de este disco es como más densa…

Antes de bajar al estudio Paul estuvo un par de meses pidiéndonos que le pasasamos las demos, nos insultó y nos llegó a amenazar pero no queríamos hacerlo. Queríamos que todo fuese más fresco, que fuese descubriendo las canciones allí. Queríamos dejar más hueco al instinto y menos a la razón y a la lógica. Queríamos crear una atmósfera común a todas las canciones que representara lo que éramos en ese momento, un poco como la primera vez que bajamos a Motril para grabar ‘Radio Days’. Sabemos que Paul Grau es un maestro, y que para él no sería difícil hacerlo, pero necesitábamos sacar su lado más salvaje, su parte más intima, y creíamos que esa era la mejor manera. Como siempre superó nuestras expectativas, es un hombre capaz de hacer cosas brillantes y tiene toda nuestra confianza y amor eterno.

En la voz también encuentro más personalidad, y más giros inesperados. Si os soy sincero notaba un poquito de cliché en algunos momentos del primer y el segundo disco. Están bien como seña de identidad y declaración de intenciones.. pero ¿sentíais que había que dar ese pequeño pero valiente paso?

Creo que como decía aquel, se hace camino al andar. Conforme vas haciendo discos, vas encontrando el hueco en el que te sientes cómodo, en el que no tienes la necesidad de hacerlo bien, sino de hacerlo a tu modo, de encontrarte a ti mismo y sentirte a gusto con lo que haces. Eso te da una libertad inmensa a la hora de componer, liberarte de polvo y paja, de prejuicios y clichés. No es algo que se pueda planear, es algo que tiene que surgir, tiene que salir de manera natural y entonces todo empieza a funcionar.

Todo esto ya estaba presente en vuestro EP “No one’s coming to save you”. ¿Diríais que ahí visteis claras muchas cosas sobre este nuevo largo?

Durante la grabación del EP se hicieron mucho más intensos los vínculos con nuestra banda, nos unímos muchísimo, todos estábamos a una y disfrutamos cada momento. En la grabación del disco fue más o menos igual pero a lo grande. Todos habíamos pasado por momentos difíciles y lejos de desinflarnos, eso nos hizo crecer como banda y como familia. Estábamos deseando volver al estudio y ver que iba a pasar con las nuevas canciones. idea2Intentamos llevar las cosas lo menos claras posibles, nos gusta ser flexibles y sorprendernos con las cosas que van surgiendo sobre la marcha.

¿Cómo se presenta la presentación del disco sobre los escenarios? ¿Alguna cita que haga especial ilusión, o que queráis recomendarnos?

Pues vamos a hacer un único concierto antes de la gira de otoño, así que estamos engoriladísimos con la presentación del disco en Madrid. Aunque no seamos de aquí, nos sentimos en casa porque siempre hemos tenido una gran acogida y estamos deseando que llegue el 30 de mayo para poner patas arriba la SALA EL SOL.

¿Ha cambiado en algo la dinámica dentro del grupo desde el primer ensayo?

Ha cambiado todo, vivimos en un cambio constante. No nos gusta apoltronarnos en un sonido o en una forma de hacer las cosas, somos más de investigar, experimentar, equivocarnos y sobre todo cambiar. Si te quedas en el mismo sitio, es imposible hacer cosas distintas.

¿Qué creéis que le falta al grupo para dar ese salto que todos sabemos que merece?

Nosotros no necesitamos el éxito, ya lo tenemos. Hacemos lo que nos gusta de la manera que queremos hacerlo, ¿cuánta gente puede decir eso? Si tener mayor repercusión implica renunciar a esto, no lo queremos.

La estética está bastante presente en todo lo que rodea al grupo. ¿Os sentís cómodos en las portadas, saliendo maqueados en fotos, etc…?

Sí, nos encanta todo el proceso creativo, históricamente la estética ha ido muy unida a la cultura rock. No es sólo música, nos gusta crear una historia, un ambiente, algo con lo que escapar de una realidad que a veces, por desgracia, no es tan atractiva como debería.

Hablando de estética, ¿qué significado tiene la imaginería comunista para vosotros?

Utilizamos el logo comunista porque tiene mucha fuerza y nos sentimos muy identificados con todo lo que representa, ambos provenimos de familias trabajadoras y muy activas políticamente. Cuando montamos la banda fue primero el logo y luego el nombre, decidimos convertir esa imaginería comunista en arte pop, por eso cambiamos el martillo por la barra de labios, que en parte, para nosotros, representa la palabra, que es nuestro medio para expresarnos.

Me llamó mucho la atención vuestra frase “No existe la clase media en la música. O vives de puta madre o tienes que buscarte tu red de contactos”, que encierra una gran paralelismo con la situación general. ¿Esa clase media se destruyó, o nunca existió?

La verdad es que no sabemos si llegó a existir. Nosotros aparecimos en escena cuando ya había salido el malo, así que no conocimos lo anterior mas que de oídas. Aunque si te digo la verdad, no nos importa lo más mínimo, jugamos con las cartas que nos han tocado y no gastamos ni un minuto en pensar en cómo hubiese sido. No nos gusta quejarnos, las cosas son como son, y eso no es ni bueno ni malo, es lo que hay.

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Ir a Arriba