LEO SUSANA “The Opposite of Now”

por

Leo-SusanaGénero: Pop-Rock

Sello: MP5 Records

8/10

El neoyorkino de ascendencia dominicana Leo Susana es conocido por su participación en ese combo de metal latino inclasificable llamado JSL (Jodio Loco Sucio) y por sus aventuras como guitarrista de Huecco.

El barbudo y talentoso outsider, afincado actualmente en Zaragoza, publica ahora un disco acústico ‘antitesis de la actualidad’, como su propio título indica.

Con una discografía descacharrante, en la que destacan tres títulos realmente explosivos con JSL:,”Testigos de la historia”(97), “Serpiente en el huerto”(00) y “Un año de odio… un siglo de miedo”(03), Leo Susana se zambulle ahora, a tumba abierta, por los sonidos electroacústicos, rindiendo homenaje a los ancestros, a esos artistas que le sirvieron de alimento cuando era un pipiolo en esto del rock.

De este modo, se marca interesantes versiones de Bob Dylan, rindiendo especial pleitesía a su particular héroe de adolescencia: “Don’t think twice, It’s alright”, “Make you feel my love”, “Not dark yet”, amén de Leonard Cohen “Hallelujah”, John Lennon “Jealous guy”, Nick Cave “Into my arms” y el cantautor tejano, no muy conocido entre el gran público, Townes Van Zandt “Be here to love me”, intercalando estas piezas rutilantes con composiciones suyas que no desmerecen, en absoluto: “Just one reason”, “One man show”…. Incluso se atreve con el “Breaking the law” de Judas Priest con sorprendente resultado, además de “Paranoid” de Black Sabbath y “Smells like teen spirit” de Nirvana, irreconocibles ambas, en un triple mortal sin red. Un salto al vacío tratando de actualizar al lenguaje de Leonard Cohen estos trallazos, su particular visión del esperanto rockero, en clave despojada.

Muy interesante también el trabajo de Gerald Merke en el pedal steel guitar, en unas composiciones vestidas en tres cortes netamente diferenciados: guitarra acústica, voz cavernosa y pedal steel atmosférico, con resonancias Pinkfloydianas y Bowienianas de primera categoría. Como expresa su título, lo opuesto a la actualidad: música-basura y clones por doquier… Leo se marca un álbum astral, recordando cuando reverdecían los laureles en esto del rock’n’roll y cuando las veredas eran pobladas por los dinosaurios que llenaban estadios y nos hacían tan felices. Tiempos prehistóricos, añorados por todos aquellos que amamos esta bendita locura, sinónimo de perdición.                         

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*