LOS CORONAS “Adiós Sancho”

por

Género: Surf Rock

Sello: Tritone Records

8/10

Sin suponer un concepto que guíe las canciones (si acaso una, la que da título al álbum), sí hay algo de germen de este disco en la muerte de Sancho Gracia, ese Curro Jiménez idolatrado por los críos de los 80, cuya esencia mística y heroica quedó plasmada en una de las mejores sintonías que haya dado la televisión española –ahí ahí con la de “El Hombre y la Tierra”-.

Ese espíritu bandolero se respira en cada corte de “Adiós Sancho”, pero lo más importante que nos trae este nuevo trabajo de Los Coronas son dos cosas más terrenales: la diversidad estilística por un lado, y la predominancia, feliz predominancia, de la trompeta por otro. No faltan las habituales incursiones interfronterizas (“Adiós Sancho” o “Fuerte Comansi”) y ecos del surf tradicional (con homenaje al “Wipe Out” de los Surfaris incluido en “Dance Danny Dance”, o la exuberante “Cleopatra Stomp”), pero encontrarse con flamenco-surf (“La leyenda del Solitario”, tributo a Camarón hecho con mucha seriedad y acierto), disco-latin-surf (“Baila Lola”) y acid-surf (“Way to San Jose”, una joya crepuscular e hipnótica, para servidor la mayor bestialidad del álbum) en deliciosas mareas instrumentales cuya argamasa reside en el instrumento de viento, hace llegar a la conclusión de que la banda madrileña está entrando en una nueva etapa, que, amigos, dará más sorpresas en breve (ya os iremos contando a qué viene tanto misterio…).

La vida que desprende “Adiós Sancho”, indudablemente beneficiada por un parto analógico, tiene también mucho que ver con una forma de trabajar, la de Los Coronas, que procura mantener la frescura por encima de la perfección milimétrica. Hay además, algo muy evocador en los desarrollos instrumentales de este trabajo, algo que suena a cima conquistada, algo pleno de gancho y tino que está tocado por la gracia de la ola sagrada. Recuéstense en el sofá, pónganse unos cascos o en su defecto avisen con antelación al vecino, y prepárense para relajar esfínteres durante tres cuartos de hora de música con mayúsculas.

El disco, de deliciosa portada por cierto, sale el 29 de enero -también en vinilo, yeah-, y desde ya os decimos que once meses después andará arriba arriba en las listas de lo mejor de 2013.

2 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*