ETTA JAMES sale del hospital

por

Lo que normalmente es buena señal… pero en este caso tiene toda la pinta de ser el último alta que se le da a un enfermo terminal.

La cantante de soul de 73 años, con una carrera en la que ha visto lo mejor y lo peor (a pesar de su adicción a la heroína en los 60, consiguió recuperarse y termina su trayectoria con más de 30 discos a sus espaldas), ha sido enviada a su casa de Riverside (california) para pasar en familia sus últimos días. Aquejada de una leucemia, problemas renales y demencia senil, Etta, que ya casi no puede comunicarse verbalmente, afrontará con los suyos sus últimos días antes de descansar definitivamente.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*