Derby Motoreta’s Burrito Kachimba alcanzan con “Hilo negro” el número 1 en la lista de ventas de vinilos

por

Derby Motoreta’s Burrito Kachimba revalidan su estatus de banda rock del momento, al alcanzar con “Hilo negro” (Primavera Labels / Universal Music) el número 1 en la lista de ventas de vinilos y el puesto 5º en el Top 100 de Álbumes en nuestro país. Toda una hazaña para un segundo disco de un grupo llamado a recoger el testigo de los grandes nombres de nuestra escena.

Los sevillanos, imparables, siguen sumando también nuevas fechas y nuevos sold outs a la gira de presentación de “Hilo negro” que ya ha pasado, hasta el momento, por Barcelona, Valencia, Alicante y Almería, y que visitará próximamente Guadalajara, Madrid, Moguer, Iruña, Bilbao, Mieres, Sevilla, Granada, Fuengirola, Ibiza, Palma de Mallorca y Maó.

“Nunca se sabe qué deparará el futuro para cualquier grupo que empieza, incluso para los que están ya consolidados, pero a veces es posible encontrar magnetismos extraordinarios. Derby Motoreta’s Burrito Kachimba tienen esa clase de energía artística que arrasa a las primeras de cambio. Un carácter que se sale del molde, que les hace especiales”. Así presentaba en 2019 el periodista Fernando Navarro, “con los oídos desbordados en decibelios y auxilios”, a la banda andaluza del momento. No era para menos.

DMBK, reconocido acrónimo 100% puro y sin cortar, lo petaba de mala manera sin importar demasiado de dónde provenían sus músicos, el porqué de sus seudónimos (Bacca, Soni, Papi, Gringo y Dandy Piranha) o hasta qué punto la etiqueta kinkidelia hacía realmente justicia a su sonido, más cercano a unos Triana en clave stoner que a la penúltima generación de estetas de lo psych, con Thee Oh Sees a la entrada y King Gizzard & The Lizard Wizard a la salida.

De banda telonera a nueva promesa en ciernes, los DMBK prosperaron vertiginosamente en pocos meses, fomentando una irreductible militancia entre un público cada vez más variopinto. Pero, ¿qué les hacía tan singulares como para acabar colgando el cartel de “no hay entradas” en la mayoría de sus bolos? Sus pintas de hippies delincuentes desde luego que no. Quizás tampoco fuera su música, esa musculosa propuesta sonora tan destinada en un principio a fracasar en el nuevo contexto post millennial.

Si considerásemos que la industria obedece a un continuo desplazamiento de gustos, los DMBK no deberían haber entrado en el esquema compraventa del momento. Sin embargo, lo hicieron y acabaron empoderándose con un celebrado debut homónimo editado en 2019 con el sello del Primavera Sound; vibrante manual de estilo donde se cruzaban tangencialmente “Physical Graffiti” con “La esquina del viento”, “Nuevo día” con “Welcome to Sky Valley” y “La leyenda del tiempo” con “Sabotage”. “Si lo consiguen, si no se tuercen ni se autocomplacen, estaríamos hablando ya de la siguiente gran banda del rock español”, sentenciaba Fernando Navarro en aquel artículo publicado en El País en mayo de 2019. Eso sí que era aventurar el futuro.

En mayo de 2021 y tan solo dos temporadas después de aquel visionario artículo, Derby Motoreta’s Burrito Kachimba se han convertido por méritos propios en la banda rock del momento. La calurosa acogida a su segundo álbum, el portentoso y hercúleo “Hilo negro”, no ha hecho sino corroborar esta afirmación. Como muestra, un botón. O mejor dos, porque hoy los sevillanos se despertaban con una doble grata noticia: su “Hilo negro” alcanzaba el número 1 en la lista de ventas de vinilos en nuestro país, a la vez que se encaramaba al puesto 5º en el Top 100 de Álbumes.

Para comprobar la magnitud de esta hazaña, impensable casi para un segundo trabajo discográfico de un artista, basta echar un vistazo a los cuatro nombres que le siguen en esas ventas de vinilo: Héroes del Silencio, Robe, C. Tangana y Miguel Ríos. Palabras mayores, sin duda. Y si ojeamos la preciada lista del Top 100 de Álbumes, agüita: por delante tienen tan solo, en riguroso orden de ventas, a C. Tangana, Robe, Camilo y Héroes del Silencio, pero los sevillanos adelantan a otros superventas como Dua Lipa, Miguel Ríos, Karol G, Sech, Love of Lesbian y Van Morrison.

Esta doble noticia es sin duda alguna el mejor reconocimiento posible al impecable trabajo tras un disco, “Hilo negro”, en el que la banda se ha volcado durante la pandemia. Desconectados del abandono hedonista que les habría provocado la vida en carretera, los Derby pudieron dedicar más tiempo del que nunca imaginaron a pespuntar aquellas nuevas canciones sobre escampaos, ojos gitanos y estados alterados de conciencia. Confinados y constantes, terminaron construyendo su tremebunda nueva obra.

Producto sui géneris de un tiempo único, el flamante “Hilo negro” aparece por lo tanto como la mejor continuación posible al seminal “Derby Motoreta’s Burrito Kachimba”. Un disco monumental y pegajoso con un sonido catedralicio, fruto de la labor de producción de Jordi Gil (habitual en el microcosmos de la banda sevillana), Tera Bada; Derby Motoreta’s Burrito Kachimba; y Brian Lucey (Arctic Monkeys, Black Keys), este último responsable de la masterización de sus las canciones.

El resultado: un perfecto remake del genuino rock andaluz abordado desde la óptica de unos bicivoladores del espacio exterior; un remolino sónico donde los riffs de guitarra explotan entre efluvios orientales, percusiones monolíticas, arreglos proto-funk y dinámicas expansivas herederas de aquella oscura época en la que bandas como Hawkwind reinaban entre estallidos de colores imposibles. Ya sea sonando como unos Soundgarden de extrarradio (imponente “13 monos”), como los Smash en mitad de un trip mental (“El valle”, su primer single de adelanto, ya apuntaba directamente al centro incandescente del mismísimo Sol) o como unos Monster Magnet de cañas en la Calle Pureza (fuerza bruta la que encierra su segundo single “Gitana”), los DMBK de “Hilo negro” se destapan, si cabe, más robustos que nunca y dispuestos a reinventar su leyenda viva a costa de rayos y truenos, de sangre y vino, de olor a incienso y porro bajo un palio hinchado en oro.

El disco de hard-rock que se merecía la generación Tik-Tok.