Entrevista con ACCEPT: “Un mundo sin Judas Priest… ¡no puedo imaginármelo!”

por
Hoy es día jevorro en HRB. Mañana desembarca en España una de las grandes bandas del género, para tomar Madrid (viernes 21, La Riviera), Bilbao (sábado 22, Rockstar Live) y Barcelona (domingo 23, Razmatazz) al asalto durante todo el fin de semana. Su guitarrista original, Wolf Hoffmann, responde a nuestras preguntas.

¿Cómo será esta gira, estáis preparando algo diferente?

¡Va a ser muy calentorra! Nos estamos concentrando al 110% en dar shows salvajes. Es tan divertido estar en el escenario con Mark Tornillo… a veces actúa como un torero español, tenéis que verlo. Accept somos conocidos por dar conciertos con diferentes fases. Trabajamos duro para satisfacer a los fans, y eso nos ha traído un éxito enorme. Puede que os demos alguna sorpresa, pero no la voy a contar, ¡ja, ja!

¿Cómo fue el proceso de grabación de “Blood of the nations”? Creo que hicisteis algo parecido a Metallica con su “Death Magnetic”, sentaros a escuchar los viejos discos y buscar esa sonoridad.

Sí, en parte algo viene de ahí… pero este disco ha sido una conjunción de milagros que ocurrieron al mismo tiempo. Yo había estado haciendo jams con Peter, y entonces Mark entró en nuestras vidas. Nadie podía predecir que aquel encuentro casual traería a Accept de vuelta. El segundo milagro fue Andy Sneap, ¡el productor del infierno! Tengo que contarte su historia. A finales de los 90 un amigo nos recomendó archivar toda la música de Accept en Internet. Entonces fuimos a nuestro almacén y empezamos a sacar baúles y baúles con grabaciones de todo tipo. Allí sentados, con el baúl de los recuerdos, empezaron a salirnos muchos  “uuuuuhh’s” y “aaaaaah’s” de puro gozo al escuchar viejas grabaciones. Ya sabes, “¿te acuerdas de esto tío?”, y frases así… Entonces, mirando uno de nuestros viejos posters, un amigo que estaba con nosotros me pidió que se lo regalara, con nuestras firmas, para dárselo a un tipo en Inglaterra que era muy fan nuestro, y que tenía el sueño de ser nuestro productor. La primera reacción fue, “Oh, no, nosotros ya no somos dioses del rock o algo así, ya no firmamos autógrafos”. Pero mi amigo me convenció, y escribí: “Mis mejores deseos para Andy Sneap, el productor con el que nunca he trabajado”. ¿Puede creerlo? Diez años después, Andy –que ya ha trabajado en Nashville y Tennessee- aparece y nos dice que quiere producirnos. Nos llevó 30 segundos darnos cuenta de que queríamos a Tornillo como cantante, y nos llevó otros 30 darnos cuenta de que queríamos a Andy como productor. ¡Mark y Andy son dos cosas que simplemente ocurrieron! ¡Créeme, es una historia increíble!

¿Y cómo fue en el estudio con el cambio de cantante?

Una revelación… nunca nos habíamos divertido tanto. Mark además es capaz de seguirnos allá donde vayan nuestras ideas. Es una nueva vida, y lo que ocurrió en el pasado… es el pasado. Estamos muy orgullosos de lo que ha logrado Accept, y muy orgullosos de lo que está haciendo ahora. Una década y media después, conseguimos nuestras mejores entradas en lista de ventas: nº 4 en Alemania, y dentro de los diez primeros en casi todos los países donde hemos tocado. Hemos actuado en 17 países en menos de 7 meses, ¡dime quién supera eso! Otro milagro: “Blood of the Nations” es nuestro álbum más radiado, y ha sido álbum del año en muchas publicaciones. En realidad somos los últimos que se creen que todo esto sea verdad.

Mark Tornillo ha convencido a todos, excepto quizá a una persona… en todo este planeta… que no estará de acuerdo con esto… esta persona…

¿Vuestros fans han recibido a Mark como esperábais?

Todo aquel que interprete algo que ama, será amado por el público. Aun así, ¿quién pasaría por todo esto de sustituir a un vocalista consagrado? Pero Mark lo tuvo clarísimo, y nosotros también. Si a nosotros nos noqueaba, cómo no iba a noquear al público. Es un torero, de verdad. Podríamos haber hecho un show muy grandioso para ocultar algo, pero es sólo un cantante dirigiéndose con su garganta a la audiencia. El comienzo fue duro, ya sabes, eso de atreverte a sustituir a alguien legendario, pero él se plantó en el escenario y, créeme, los famosos 30 segundos… todos ellos fueron devorados por Mark. Ha convencido a todos, excepto quizá a una persona… en todo este planeta… que no estará de acuerdo con esto… esta persona…

Je, je… El heavy metal no está muerto, pero ¿crees que algún día será tan popular como en los 80?

Según veo las cosas, ahora es tan popular como en el momento de su concepción, puede que Accept tenga algo que ver en eso. Cuando una fórmula se adapta al mainstream, se queda ahí para siempre, y todo lo que tiene que ver con ella, la manera de expresarse, la estética, se convierte en moda. Eso no nos ha pasado. Además, no veo a ninguna banda ni a ningún género que sea tan longevo sin sufrir cambios radicales.

¿Cuál aporta el heavy metal en el siglo XXI?

Una forma de vida, algo que está ahí para quedarse.

Cuando estáis sobre las tablas, ¿son vuestros sentimientos tan fuertes como en los primeros días?

Hemos cambiado, como es natural, y el mundo ha cambiado, nada puede compararse con el pasado. Pero un periodista escribió esto tras vernos en directo en esta gira: “Accept es como un animal enjaulado… al que abres la puerta”. Nada podía haberlo expresado mejor, Mark Tornillo nos abrió la puerta de la jaula, y Andy Sneap nos situó delante de nuestros mejores temas.

La banda tuvo un largo descanso entre 1995 y 2005. ¿Cómo afectó eso a los miembros de la banda, a nivel personal?

Antes de nada, comenzamos el descanso el 17 de julio del 96, tras un último concierto en Japón. En 2005 sólo participamos en un festival de verano, así que puede decirse que hemos estado 14 años sin estar juntos, y eso nos afectó mucho a todos. Peter y yo –dicen que somos el alma del grupo- hemos vivido nuestras vidas, y nos hemos dado cuenta de que sí, de que hay otras cosas en la vida que pueden dar muchas satisfacciones… pero nada puede darme lo que me da la música: sentirme completamente realizado. Estábamos destinados a regresar, aunque ninguna de nosotros hizo nada por ello. Como te he comentado, ha sido un cúmulo de pequeños milagros.

Dicen que Alemania es el mejor lugar para tocar heavy metal en Europa. ¿Estás de acuerdo? ¿Dónde os habéis encontrado las audiencias más energéticas?

Yo no diría eso. Allá donde vamos, esa noche, esa noche especial tiene a la mejor audiencia del planeta. Para mí, los fans son eso, fans, luego viene la nacionalidad. Son ellos los que te convierten en rey por un día, y ver que los viejos seguidores siguen, acompañados de otros nuevos, es algo muy emotivo, muy especial.

¿Tenéis algún ritual antes de salir a escena?

Pues no, en realidad no tenemos ninguno…

¿No crees que la mayoría de vuestros fans no puede evitar acordarse de UDO cuando escuchan el nuevo disco?

Cada uno toma sus decisiones. Hay millones de músicos ahí fuera, y no puedes creerte la cantidad de buenos artistas desconocidos que hay. Lo único que puedo decir es que las reseñas y críticas son todo elogios y respeto, parece que hemos dado a la gente lo que quería.

Habéis girado con AC/DC el año pasado, ¿cómo fue la experiencia? ¿Os habló Brian Johnson acerca de su futuro? Ha insinuado que ya no da más…

Lo disfrutamos muchísimo. Obviamente, son nuestra banda favorita de todos los tiempos. Hey, tenía que haber sabido que estabas interesado en el futuro de Brian, le había preguntado, ¡ja, ja, ja!

Qué vacilón… Cambiando a un tema más serio, ¿qué fue lo primero que pensaste cuando supiste del fallecimiento de Dio?

Sabía la batalla que estaba librando, y cuando llegó la fatal noticia, me quedé paralizado. Es una pérdida terrible, terrible… Me ha hecho pararme a pensar sobre muchas cosas, sobre esta forma de vida, sobre muchas cosas.

Otra mala noticia, la separación de Judas Priest.

¡¡¿¿Cómo??!! (la entrevista se hizo al día siguiente del anuncio del Farewell Tour, Wolf aún no se había enterado) ¡No puede ser! Son una parte importantísima de nuestras vidas. Ellos fueron nuestra piedra de toque, nos invitaron a telonearles en Inglaterra en nuestros comienzos. Recuerdo que la compañía se negó a pagarnos, pero Gaby (nuestro mánager) consiguió financiarlo todo él sólo. Aquello nos dio reconocimiento mundial. Las giras con Judas Priest en Europa, y con KISS, Iron Maiden y Ozzy en Estados Unidos, sellaron nuestro destino. Buf… un mundo sin Judas Priest, ¡no puedo imaginármelo!

Para terminar, ¿crees que Accept inventó el thrash metal?

Yo no podría decir eso sobre nosotros, pero muchos sí lo hacen, aseguran que tuvimos un importante papel en su creación. Pocas bandas pueden mirar atrás y decir eso.

Muchas gracias Wolf, mucha mierda con la gira.

¡Gracias a ti por tu tiempo, espero que vengas a vernos!

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*