ANDRÉS CALAMARO debuta en EE.UU. como una estrella del rock, acompañado por BUNBURY

por

Parece mentira pero no lo es: Calamaro no había actuado nunca en la tierra gringa. Por eso, anoche al argentino se transformó en toda una estrella de Hollywood en el primer concierto de su carrera en EEUU, debut de su gira “Still Alive & Well”, que le llevará el 1 de octubre a Las Vegas y posteriormente a Nueva York, Miami y Chicago.
Se estrenó ante 1.500 espectadores en el Hollywood Palladium en casi dos horas de rock que rescataron algunas canciones de Los Rodríguez (“Sin documentos”, “Para no olvidar”, “Todavía una canción de amor”), y en las que el argentino repasó su trayectoria en un crescendo que terminó con el apoyo del español Enrique Bunbury, con el que cantó “Crímenes perfectos, y con la histeria de una fan que se revolcó por las tablas del escenario con El Salmón.

“¿Quién asó la manteca?” fue el arranque de una velada en la que Andrés compareció con su chupa de cuero, pañuelo anudado al cuello y gafas de sol, para interpretar unos veinte temas entre los que estuvieron “Mi gin tonic”, “Media Verónica”, “El tercio de los sueños”, “Para no olvidar”, “Estadio Azteca”, “Siete segundos”, “El día que me quieras”, “Los aviones”, la celebradísima “Mi enfermedad”, “Maradona”, “Sin documentos”, “Los chicos”, “Paloma”.

Además del citado momento junto a Bunbury, Calamaro compartió chupitos con la su pianista, llamado Alfonso “Al” Pacino, y otros grandes momentos con El Niño (batería), Candy Caramelo (bajo), Diego y Julián K (guitarras).
“Una banda sin guitarras es como un hombre heterosexual de más de 30 años sin barriga”, afirmó el argentino sobre el escenario ante las risas del público, que volvieron a aparecer cuando hizo referencia a Charlie Sheen, a quien considera su ídolo, y a su compatriota, el futbolista Carlos Tévez.

Justo al final, con “Flaca”, una fan se dejó llevar por la euforia, subió al escenario y abrazó a Andrés hasta tirarlo al suelo entre la perplejidad de los miembros de seguridad, que encajaron la situación con una sonrisa.

Deja una respuesta