SOPA DE CABRA arrasa entre gritos de independencia

por

El grupo gerundense Sopa de Cabra conseguió enloquecer a las más de 17.000 personas que el pasado viernes llenaron el Palau Sant Jordi de Barcelona, y que no pararon de pedir la independencia de Cataluña.

Gerard Quintana y los suyos aparecieron puntuales bajo el grito de ‘Bona nit malparits (Buenas noches malnacidos)’, palabras que se han convertido en una frase mítica no solo para los espectadores más veteranos, que recordaban emocionados épocas pasadas, sino también para miles de jóvenes que han encontrado en esta banda un referente tanto musical como de reivindicación política. Sopa de Cabra inició el concierto con ‘El boig de la ciutat’, una canción que fue la primera de un repertorio que ha repasado los grandes éxitos de la banda, sin olvidar grandes clásicos como ‘Dies de carretera’, ‘Sota una estrella’ y ‘Per no dir res’.

Pese a que el grupo llevaba diez años sin subirse a un escenario, parece que el tiempo no ha pasado para Quintana, Josep Thió, Cuco Lisicic, Pep Bosch y Jaume Solé, que han derrochado energía bailando y se han desenvuelto cómodamente en el escenario, decorado con antiguos coches, piezas de garaje, pantallas y una tela llena de luces que emulaban a un cielo estrellado. El concierto ha continuado con canciones como ‘El carrer dels torrats’, ‘Instants de temps’, ‘No tinguis pressa’ y ‘El far del sud’, que han sido coreadas y aplaudidas sin excepción por un público entregado, formado por rockeros de la vieja guardia, jóvenes envueltos en ‘estelades’, centenares de gerundenses que se han desplazado a la capital catalana, adolescentes con sus padres y mucha gente vistiendo la camiseta conmemorativa de los 25 años del grupo.

La reivindicación política ha sido una constante, con un Quintana que no se ha cansado de reclamar la identidad catalana: “Son tiempos extraños, son tiempos difíciles, lo sabemos. Y vendrán tiempos más difíciles. Tiempos con barba, con demasiada barba”, ha espetado. “El problema son las grandes corporaciones que han hecho de este mundo su juguete”, ha criticado el cantante, que ha añadido que el pueblo debería estar unido con una sola voz justo antes de interpretar ‘Guerra’, una canción sobre los derechos humanos y la libertad de los pueblos que han versionado con un ritmo más ‘reegae’.

Los gritos que reivindicaban la independencia de Catalunya han acompañado a Sopa de Cabra entre canción y canción, grupo que ha vivido uno de los momentos más emotivos con la canción ‘Seguirem somiant’, que han dedicado a Joan Cardona ‘Ninyín’, antiguo guitarrista de la banda, fallecido en 2002. Los años y las canas no han hecho mella en unos músicos que han entusiasmado al público, especialmente cuando han llegado los bises y han cantado sus canciones más conocidas: ‘Si et quedes amb mi’, ‘Mai trobarás’, ‘Camins’ y ‘Nits de glòria’. Pero la banda todavía tenía guardado un as en la manga con ‘L’Empordà’ y ‘Podré tornar enrere’, dos ‘hits’ que han hecho enloquecer a los espectadores, con los que han concluido con este repaso a la historia de Sopa de Cabra.

Éste fue el primero de los tres conciertos consecutivos que acogió el Palau Sant Jordi, tras lo que vendrán dos recitales más en Girona (30 de septiembre y 1 de octubre) y dos en Palma de Mallorca y Tarragona, el 17 y 24 de septiembre, respectivamente. Sopa de Cabra ha aprovechado la efeméride para editar un DVD con la mítica actuación que realizaron en 1991 en la Sala Zeleste –hoy en día conocida como Razzmatazz– y los 14 ‘singles’ editados por Salseta Discos.

Deja una respuesta