Crítica – TOM WAITS, “Bad as me”

por

Género: Folk-Rock

Sello: Anti

PUNTUACIÓN: 8,5

Personaje peculiar donde los haya, Tom Waits regresa ya situado en lo más alto del altar de los músicos de culto.  Y, tras siete años de silencio discográfico, no hay excesivas sorpresas, casi por suerte. Ya hace mucho tiempo que sus discos vienen siendo una sucesión de gruñidos salvajes combinados con extrañas y sobrecogedoras baladas. Todo apuntaba a que con la edad iba a ir radicalizando su propuesta, algo que parecía inevitable tras aquel “Real gone”. Aquí parece que se tranquilizan las aguas tras aquella tormenta, y en el apartado de colaboraciones llama la atención la incorporación de Flea y el regreso de Keith Richards a su vera.

Pero, por mucho gran artista que se esconda detrás de su banda (como Marc Ribot, ya como de la casa), no hay lugar para lucimientos que no sean los vocales de Waits. La verbena de sonidos (hasta una metralleta en “Hell broke Luce”, sirve únicamente para arropar su poesía surrealista y a la garganta más áspera del planeta desde el fallecimiento de Louis Armstrong. Un genio y un loco, todo a la vez , pero también con una enorme sabiduría sobre las raíces del sueño musical americano. El álbum comienza con “Chicago” a ritmo de blues de locomotora, sigue a golpe de martillo y cantera con “Raised right men”… Se agradece, de todas formas, que no haya largos desarrollos, sino que vayamos más al grano con la duración de las canciones. Y es que uno, personalmente, prefiere los medios tiempos como “Face to the highway” o “Pay me”, verdaderos monumentos a la hermosa singularidad humana.

1 Comment

Deja una respuesta