La venta de música por Internet representa ya un 29% del negocio discográfico – La venta de discos en todo el mundo cae un 9%

por

En 2010, la venta de discos en todo el mundo ha caído un 9 por ciento. Los representantes de la industria discográfica a nivel internacional califican este año como “agridulce”, ya que los datos negativos sobre descargas ilegales han tenido como contrapunto un aumento en las ventas de música a través de Internet, que ya representan el 29 por ciento del negocio. En la presentación en Londres del informe anual de la Federación Internacional de la Industria Discográfica (IFPI, en sus siglas en inglés), su responsable ejecutiva, Frances Moore, se ha mostrado optimista respecto a la evolución del negocio digital, que ha pasado de suponer el 2 por ciento de los ingresos al 29 en tan sólo seis años. A lo largo de 2010, el catálogo de canciones a disposición de los internautas ha superado los 13 millones de títulos, que se han distribuido a través de más de 400 servicios legales para el consumo de música, según las estimaciones de la IFPI. Moore subrayó la aceptación “masiva” que está cosechando en Estados Unidos la tienda virtual de Apple, “iTunes”, así como la progresiva implantación mundial de servicios de suscripción como “Spotify”. El presidente del área digital de Sony Music, Thomas Hesse, se mostró por su parte optimista respecto al crecimiento del sector, que encuentra cada vez más facilidades para acceder a un público provisto de todo tipo de dispositivos móviles con acceso a la Red. En su opinión, el mayor crecimiento en los ingresos llegará en los próximos años gracias a los contenidos “en la nube”, es decir, aquellos que el usuario no descarga en su ordenador, sino que están siempre disponibles en Internet previo pago de una suscripción. Pese a las buenas perspectivas, la industria discográfica advierte de que el 95 por ciento de las descargas en todo el mundo continúan siendo ilegales y “no comportan ningún tipo de compensación a los titularse de los derechos, aunque sí a quienes las explotan ilegalmente”, señala la IFPI. “Si no se toman medidas contra la piratería, las industrias europeas del ocio, la cultura y el entretenimiento perderán 1,2 millones de puestos de trabajo de aquí al año 2015”, pronosticó la representante de las discográficas. Según éstas, la piratería a través de Internet pone en riesgo no sólo su propio negocio, sino el de la cultura en general. El informe de la IFPI analiza la situación del sector audiovisual y editorial para concluir que “si no se hace algo, simplemente dejarán de existir”, pese a que las cifras de pérdidas no son tan acusadas como las de la industria discográfica. Un 14 por ciento de los internautas descargan películas y series de televisión “a través de servicios ilegales de intercambio de archivos”, asegura la Federación, lo que contribuye a que los grandes estudios encuentren cada vez más difícil obtener beneficios de las ventas de DVDs, que cayeron un 4,7 en 2010.

En cuanto al caso aprticular de  España, la IFPI ha instado  al Gobierno español a endurecer el contenido de la ley que regulará la propiedad intelectual en internet, impulsada por la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde. “Tenemos grandes dificultades para que el Gobierno de España apoye nuestras propuestas”, afirmó la responsable ejecutiva de la IFPI, Frances Moore, en la presentación del informe anual de la Federación en Londres. Moore ha lamentado la “lentitud” del Ejecutivo en impulsar medidas contra la piratería como las que ya han tomado otros países europeos y ha achacado a la falta de regulación estatal la mala situación de la industria musical en España, que según la estimación de la IFPI ha sufrido un descenso del 21 por ciento de las ventas en 2010. La representante de las compañías musicales ha subrayado, además, que la ley propuesta por la ministra no conseguirá reducir el consumo ilegal de música, ya que sólo limita las descargas a través de páginas web, lo que en su opinión llevará a los usuarios buscar alternativas como los programas de intercambio de archivos. Moore ha criticado, además, el papel del sector de las telecomunicaciones en España, que no comparten la “visión” de la industria musical respecto a la necesidad de limitar la descarga de canciones sin licencia. Los principales operadores de acceso a internet españoles, agrupados en la asociación Redtel, que incluye a Ono, Orange, Telefónica y Vodafone, se oponen a la “Ley Sinde” y rompieron las negociaciones para pactar una posible autorregulación del sector.

El 45 por ciento de los internautas españoles hacen uso frecuente de páginas o redes p2p con las que obtienen música sin el permiso de sus propietarios, mientras que la media en el resto de Europa es del 23 por ciento.

Deja una respuesta