BIFANNAH: Olor a mar

por

Con su primer disco han epatado en el underground, e incluso han asomado la patita en el primer estrato que hay por encima. Ahora queda confirmar que están preparados para el ascenso.

Su sonido es exótico, pero a la vez reconocible, porque en la escena no hay mucho exotismo que se diga. Cantan en inglés, portugués, gallego y castellano, en sus canciones hay garaje y lisergia, pero también una embriagadora atmósfera oceánica que nace de la interconexión estilística de las tradiciones de varios países costeros, una marca de la casa que supieron poner en valor en Maresia, su primer disco, y que llevarán mucho más allá en su segunda entrega, a grabar a finales de año. Pero antes nos sirven un aperitivo que también sabe a mar: dos fantásticas versiones de Erasmo Carlos («Vem Quente Que Eu Estou Fervendo») y Los Chijuas («Mudando as cores») Nos lo cuenta Guille V. Zapata (guitarra y voz), la mañana siguiente a su intensísima velada de Sound Isidro junto a sus compañeros de sello Los Estanques.

Estáis entablando una gran amistad con Los Estanques, ¿verdad?

Sí, habíamos coincidido hace un año en Cantabria, cuando ellos no habían editado nada con Colby todavía. Después de aquello se vinieron a Madrid, y una cosa llevó a la otra y hemos estado grabando las versiones en el estudio de Íñigo (Bregel, líder de Los Estanques). Tiene gracia, porque tenemos referencias muy parecidas pero a la hora de grabar como como la Luna y el Sol, completamente diferentes. A ellos les encanta el sonido seco, y nosotros lo inundamos todo de reverb. Pero nos encanta tener tan buen feeling con gente que suena tan distinto a nosotros.

¿Para cuándo el nuevo disco?

Estamos viendo los calendarios, y queremos grabar antes de acabar el año. Sacarlo ya sería a principios del año que viene. Estamos empezando a componer, viendo por dónde tirar, con calma. Queremos grabarlo en Holanda, en el estudio donde mezclamos el primer disco.

¿Por qué elegisteis estas versiones?

Fue un ¿por qué no? La de Erasmo la veníamos tocando desde siempre, pero la teníamos ya un poco olvidaba y nos molaba la idea de darle nueva vida, igual que la idea de adaptar la de Los Chijuas al portugués. Un poco llamar la atención antes del verano, que siempre viene bien.

Habéis comentado que sentís que vuestra propuesta tiene buena aceptación, y que veis a la gente “más abierta de mente” últimamente.

Sí, lo vemos con nosotros y con más grupos. La gente está quitándose clichés de encima, lo de “a mí me gusta esto y nada más”. Sigue habiendo gente pureta que se mantiene en sus trece, pero notamos que hay cierta apertura en el público, ya no a etiquetas o estilos, sino a sensaciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

Una consecuencia sana de la era de las playlists, creo. También estamos viviendo una nueva era dorada del videoclip, ¿cómo lleváis vosotros ese aspecto?

Ahora tenemos ya el primer videoclip de nuestro primer disco. Llegamos un año tarde, pero es que hemos tenido varias intentonas, hasta tres, que al final no salieron por diferentes motivos. Con el segundo disco supongo que nos lo montaremos mejor (risas).

Dices que aún queda mucho por hacer para saber por dónde tirará el nuevo disco, pero a nivel de energía, ¿sabéis si se acercará más a vuestros directos, que son bastante más punks que vuestras grabaciones?

En verano tuvimos a una persona que nos ayudó con las percusiones en los directos, y estamos recuperando eso para tener más caña, pero también más matices. Queremos que haya partes más rítmicas, algo más de soul, iremos viendo. Pero por ahora no estamos siendo tan bestias como en los directos.

Habéis tocado fuera de España, y vayáis donde vayáis se os considera un grupo “exótico”.

Sí. A la gente de Portugal no les entra en la cabeza que cantemos en portugués (risas), y cuando hemos ido a Estados Unidos nos han preguntado también mucho por el tema de los idiomas. En el South By Southwest una chica nos preguntó si éramos franceses (risas), y en Madrid también ha habido anécdotas curiosas con el tema. En cuanto al sonido no tenemos unas líneas establecidas. Si suena bien tiramos para adelante con ello, nos da igual si suena a Sao Paulo o a Vigo. Ahora por ejemplo nos está tirando bastante el rollo afro-beat, y a lo mejor tiramos un poco por ahí.

Live Nation os ha fichado para su roster de bandas en directo. ¿Cómo surgió esta relación?

Primer hubo un contacto cuando supieron que íbamos al SXSW, y en Austin coincidimos con ellos. Estuvimos hablando con ellos, un poco como “ligando” (risas), y a la vuelta se formalizó la cosa, después de dejar claro cuáles son sus expectativas con nosotros. Dejamos lado que tenemos al baterista viviendo en Londres y por ahora no tiene planes de venirse, pero los otros tres ahora vivimos en Madrid así que la cosa puede fluir bastante bien de ahora en adelante.

Entonces, cuando el baterista viene, ¿aprovecháis para ensayar a saco?

Sí, nos tiramos varios días dándole para aprovechar. Además tiene una casa en la playa en Galicia, y allí se toca y se compone bastante mejor (risas).

¿Se puede comer bifana en Madrid?

– (Risas) Pues juraría que hay un restaurante portugués en San Bernardo, donde la tienen. Tengo que confirmarlo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

 

Ir a Arriba