Crónica y fotogalería del PURPLE WEEKEND

por

En pocas ocasiones los promotores y organizadores de festivales eligen fechas fuera del periodo estival. Menos a√ļn si la ciudad en la que se celebra tiene de media anual los 11¬ļ C. Pero, en este festival, ya en su vigesimoctava edici√≥n (casi nada), las cosas no son como deber√≠an, ¬Ņo quiz√° s√≠?

El Purple Weekend ha igualado datos de la edici√≥n anterior, a√ļn teniendo un d√≠a menos en su programaci√≥n. Alrededor de 14.000 participantes, 4 d√≠as, 9 escenarios y 25 grupos. Actividades de todo tipo, desde desfiles de moda, presentaci√≥n de libros como el de √Ālex Cooper y su ‚ÄúClub 45 Again‚ÄĚ, mercadillo de ropa vintage y vinilos; y hasta una carrera de vespas cl√°sicas por el centro de la ciudad. Todo eso aderezaba una puesta en escena de los grupos m√°s representativos del movimiento mod, beat, y garaje actual tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

El viernes asistimos a la actuaci√≥n de Melange, en el Gran Caf√©. La entrada era gratuita, y en poco tiempo ya no cab√≠a m√°s gente. Algunos tuvieron que esperar fuera haciendo cola. Esa es la influencia que ejerce estos madrile√Īos con su fusi√≥n de g√©neros de rock, folk, progresivo y hasta flamenco. Acto seguido comenzaba en el multifuncional Espacio V√≠as los italianos Radio Days, con alg√ļn que otro problema con la salida del bajo; y los Mark & The Spies desde Holanda.

Entrada ya la noche, en el espacio principal del festival, el SON Estrella Galicia ubicado en el pabell√≥n multiusos CHF acog√≠a a la t√≠mida pero diva Gizelle. La voz contempor√°nea de los 50 inundaba el pabell√≥n acompa√Īados de los portugueses TTSyndicate y su rythmn¬īblues. Tras ellos, unos The Jackets desde Suiza nos tra√≠an un potente garaje que dej√≥ a la mayor√≠a impresionados y seguro, pensando que fue de lo mejor del festival. Y luego lleg√≥ √©l. M√≠ster James Hunter, para dejar claro los a√Īos de profesi√≥n que lleva a sus espaldas. G√©neros y compases de muy distinto germen en la noche del viernes.

El s√°bado, en lo referente a lo musical, comenzaba con los portugueses LolaLola. El quinteto de rock¬īn¬īroll amenizaba la ma√Īana g√©lida a los m√°s madrugadores. Segu√≠an Los J√≠baros con su potente powerpop. The Barreracudas adelantaban su actuaci√≥n a primera hora de la tarde, y si The Jackets sorprendieron a muchos, √©stos hicieron fans ac√©rrimos a los que a√ļn no les conoc√≠an.

Pero sin duda, la noche del sábado fue apoteósica. Comenzando con Screaming Lord Stax & The Savages, donde la teatralidad rememora las andanzas del original, Lord Sutch. Popurrí de Mike Stax al frente junto a Anja Stax como bajista, ambos de The Loons. A la guitarra Pat Beers y Lety Beers a la batería, los dos de The Schizophonics. A los teclados Richard Whig de The Gargoyles. Sólo les faltó el mítico féretro.

Siguiendo a Lord Stax, el grupo asturiano-leon√©s Peralta sal√≠a a escena. El de Juancho, Montoto, Kaplan y Pibli dieron muestras de su feeling sobre tablas. Esto se acababa y a√ļn quedaba la traca final. The Woogles y √Ālex Cooper cerrar√≠an el festival. Los primeros con su incansable l√≠der Mighty Manfred, llevan m√°s de dos d√©cadas creando bombazos garajeros. El segundo, por un lado es el creador de los m√≠ticos Flechazos; por otro es responsable de que este festival siga siendo uno de los m√°s queridos por la escena mod, beat y garaje de este pa√≠s.

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.