SONOTONES “No hay futuro”

por

Sonotones-2016-No-hay-futuroEl quinteto madrileño vuelve con un tremendo séptimo elepé de estudio, pura trilita con la desmemoria, un conglomerado de rabiosas canciones sin colorantes ni conservantes, con la malencarada voz de Javi Dean por estandarte, directos al corazón.

Como una regresión a los feroces años de la seminal era punk, los Sex Pistols ya anunciaban en aquel lejano 1977, el viejo aforismo de “No hay Futuro”. Cuarenta años después, el mensaje cobra más fuerza si cabe, con el sueño de la posguerra hecho añicos y el estado del bienestar cayéndose a pedazos. “El dinero es el que manda”. Se acabaron los disfraces, los disimulos. ‘Si quieres entrar en el juego de la vida, debes rebajarte’, venderte al mejor postor, como putas por rastrojo, poner el culo, en definitiva. Pero todavía quedan miembros de la Resistencia en la Aldea Global. “Es simplemente lo que hay, o lo tomas o lo dejas”.

Energía a borbotones y descaro, necesario impudor en tonadas sin concesiones como “Qué estás contando”, “Señoras y Señores”, “Vais Mal”… que hacen las delicias del más pintado. Tener la información al momento, para olvidarla al instante. Sociedad de la información, ceremonia de la confusión, para que los listos de siempre puedan trincar. Corrupción por doquier, decadencia a flor de piel, con el personal adocenado, aturdido ante tanta miseria a su alrededor. “¿Qué mundo es este?, ¿que está sucediendo?” se preguntan nuestros protagonistas, mientras los sicarios del poder cobran el estipendio de las ilusiones colectivas, que se desvanecen por la alcantarilla de la podredumbre. “Soy un rebelde, un vividor, un trastornado, un claro ejemplo de que algo funciona mal…”.

Influencias musicales de primer nivel, en un álbum muy Ramoniano que regala pinceladas de Black Sabbath, Rammstein, AC/DC, en definitiva, ROCK de verdad, sin posturnos ni gilipolleces. Luminoso mensaje libertario para enjuagar la amargura, himnos a quemarropa como “Punk-Rocker” para alegrar al personal, contra los sombríos ángeles de la desolación. “Está todo atado y bien atado” como afirmó el anciano genocida. Los pilares del sistema hunden sus cimientos en la ciénaga del franquismo. Siniestros poderes financieros gobiernan un planeta a la deriva. No hay donde escapar. “Creímos en el rock’n’roll, en la movida y en la diversión. El viento que se los llevo, lo envuelve todo de color…”. Píldoras para ver el mundo de otro color, una docena de canciones como 12 soles, en clave de punk-rock maduro y destilado en el alambique de la cuerda floja, que invitan a vivir al día y apurar la existencia hasta el último trago. Carpe Diem.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*