Crónica y fotogalería del festival WOS

por

MelandromedaHay ciudades donde la música, tanto a nivel cultural como en su expresión de entretenimiento, es tratada con el máximo rigor que se merece. Es el caso de Santiago de Compostela, donde no le basta con ser la etapa final del mundialmente conocido Camino, sino que apuesta por un programa de 5 días consecutivos, con más de 30 artistas, y con varios espacios dedicados a la música alternativa más vanguardista, tanto nacional como internacional. Estuvimos en la tercera edición del WOS Festival.

Desde el 7 de septiembre, pudimos contemplar como el centro de Santiago se convertía en un híbrido de tradición peregrina, y vanguardia musical, en el que el programa de cada día, recorría emplazamientos y recintos de referencia cultural de la ciudad.

Comenzaba el miércoles inaugurando el grupo “Thee Oh Sees” en la azotea de la Fundación Granell, en el centro neurálgico de la ciudad. Estos californianos, liderados por John Dwyer, desarrollaron todo su material psicodélico con tintes garageros, y dejaron ver temas de su álbum recién publicado “A Weird Exists” (lástima que no pudimos sacar fotos).

Moura3

Moura5

Moura2

Moura

El jueves cambiamos de ubicación, y nos trasladamos a la Fundación SGAE. Tres grupos compondrían la jornada. Los primeros, “Moura”. Un quinteto de recién formada alineación en el que sus ritmos tribales, melodías psicodélicas, y riffs lisérgicos, calentaron el ambiente de la fundación, dando pie a que el siguiente grupo; “Dead Meadow”, tan sólo tuviera que desplegar su stoner rock para desatar a los asistentes.

DeadMeadow2

DeadMeadow

Riffs que recuerdan al clásico hard rock de los 70s en sus bases, y a la psicodelia de los 60 en sus melodías y arreglos. A continuación, y para terminar la velada, “Silver Apples”, o lo que es lo mismo, Simeon Cox.  Con toda la parafernalia electrónica de propia creación, inundó el pabellón de sonidos únicos, espaciales, prototipos de hace décadas que aún hoy, son referencias para muchos otros.

Fogbound3

Fogbound2

Fogbound

Al día siguiente, viernes, nos dirigimos de nuevo a la azotea de la Fundación Granell primero, donde la psicodelia sesentera de los “FogBound” haría bailotear a todos los asistentes. Sonidos muy “Blues Magoos”, mezclado con “Electric Prunes”, y servido a lo “Chocolate WatchBand”. Tras ellos, uno de los más esperados. “Feels”. Este cuarteto proviene de California, y su primer largo fue producido por el prolífico Ty Segall. Sonido postpunk con progresión de acordes muy grunges, que demuestran porqué cuelgan un Sold Out allá por donde van.

Feels3

Feels2 Feels

Casi sin acabar su último tema, nos trasladamos a la “Sala Capitol”, donde la noche continuaría durante varias horas. “Radar Men From The Moon”, directos desde Eindhoven, el cuarteto supo sacarle partido a las posibilidades de la sala, y creó un ambiente espacial idóneo para su música spacerock y kraut haciendo alarde de su estilo shoegaze (tocar mirando hacia el suelo).

RadarMen4

RadarMen3

RadarMen

RaarMen5

En contrapartida, “Triángulo de Amor Bizarro”, y su siempre sonriente Isabel Cea. Estaban en casa, pero su potente directo no difiere de otros en los que hemos podido asistir. Siempre dando el máximo, el cuarteto dejó oír temas clásicos y de su último disco publicado este mismo año “Salve Discordia”.

Triángulo

Para finalizar la noche, un duo con más de quince años de experiencia sobre las tablas, Black Cobras. Sólo eran dos, pero estos dos metaleros californianos llenaron la sala de tempos típicos del doom metal, y de riffs de hardcore punk. Virtuosismo y complicidad.

BlackCobra4

BlackCobra3

BlackCobra

 Llegaba el sábado casi sin darnos cuenta. Había muchas ofertas culturales que ofrecía el WOS, pero no podíamos acudir a todas. Así que en nuestra agenda tuvimos que elegir, y por supuesto, en ese día era cita obligada de nuevo la azotea de la Fundación Granell. El tono más experimental y vanguardista se pondría en las manos de “Malandrómeda  VS L.A.R. Legido”. Melandromeda2

MalandromedaEl primero, cantante de rap. El segundo percursionista de jazz. Casi nada. Llevaban más cachivaches para su performance que las películas de Almodóvar en los ochenta. Sonidos de globos explotando, cerdos de goma empalados, cintas de celo rellenando los samplers. Toda una experiencia verlos en acción. Después de ellos venían “Fiera”. Quizá menos estrambóticos, pero más maduros musicalmente, estos dos sevillanos son cuarto y mitad de “Pony Bravo”, a los cuales tuvimos el placer de descubrir en directo en el pasado Portamerica.

Fiera3

Fiera2

Fiera

Para terminar la sesión, ya con noche cerrada, que eso en las azoteas se sabe que da un plus de implicación; “Rats On The Rafts”, holandeses y con ganas de hacer mucho ruido. Consagrados en la escena noise, y con una línea de bajo contundente y visceral, el cuarteto dejó una muy buena impresión, aunque antes de su fin, tendríamos que marchar.

RatsOnRafts3

RatsOnRafts2

RatsOnRafts

Como en la noche anterior, nuestra agenda apremiaba volver a la Sala Capitol, para ver a los madrileños “Melange” cómo coloreaban la sala con sus progresivos riffs y melodías psicodélicas, tintadas de folk e incluso southern rock.

Melange4

Melange3

Melange2

Melange

Después saldrían a escena los brasileños “Boogarins”, y su pop caribeño lisérgico.

Boogarins6

Boogarins3

Boogarins2

Boogarins

Para nosotros “The Soft Moon” sería el último del festival, pero eso no nos impidió comprobar como el trío de postpunk liderado por Luis Vasquez dejó a los asistentes atónitos y abrumados por su directo.

Nos hubiera gustado poder cubrir más, mucho más, porque se nos escaparon muchas oportunidades de ver a otros grandes, y también de descubrir muchos otros. Por eso, ya estamos esperando al programa del 2017 para empezar a planificar concienzudamente la agenda.

 

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*