Entrevista con ALLAH-LAS: “Aspiramos a parecernos a bandas como The Human Expression”

por

allah“Si existe Dios, le importamos un carajo. Por eso me cansé de ser un robot religioso sin cerebro, que cree ciegamente en alguien a quien le importamos un carajo. Así que me busqué otra cosa que adorar, algo en lo que pudiera confiar. E inmediatamente pensé en el Sol. Me convertí en un adorador del Sol”. Cito estas frases del genial monólogo “Religion is bullshit” del cómico neoyorquino George Carlin mientras los cuatro miembros de Allah-Las escuchan en conferencia a manos libres. “Joder, nos encanta ese tío pero no hemos visto ese monólogo, que al parecer se acerca muchísimo a la idea que queríamos expresar con el título de nuestro disco -interviene Miles Michaud (voz y guitarra)-, conceptualmente es casi lo que buscábamos, ¿qué más dice?”.

“Otra buena razón para adorar al Sol y no a un dios es que al Sol puedes verlo. No sé, eso ayuda con el tema de la credibilidad…”. Los cuatro se descojonan al otro lado del teléfono, así que termino la cita. “Lo mejor de todo es que el Sol nunca me dice que no soy digno, que soy una mala persona que necesita ser salvada. Además, yo adoro al Sol, pero no le rezo. Ya hace todo lo que necesito sin tener que pedírselo: me da vida, comida, flores en el parque, reflejos en el lago… a veces también cáncer de piel, pero ¡hey! al menos no hay crucifixiones”. El guitarrista Pedrum Siadatian estalla en carcajadas. “Claro, ¿por qué no adorar aquello que nos da calor, que da vida a este planeta? ¡Tiene muchísimo sentido! Fue una idea que nos estuvo rondando la cabeza durante el tiempo que estuvimos trabajando en este álbum”, dice en referencia a “Worship the Sun” (Innovative Leisure), su segunda colección de joyitas psicodélicas emparentadas con mitos como Love o The Byrds, pero también, y he ahí su quid, con oscuros combos de la década como The Human Expression, The Missing Links, The Misunderstood… Bandas fetiche las tendrán por docenas, así que dejemos que ellos mismos nos iluminen al respecto.

Tuvisteis un debut bastante sonado, gustó mucho vuestro estilo. ¿Teníais claro por dónde tendría que ir este segundo trabajo para mantener el tipo?

(Miles) Puede parecer que me tiro el rollo diciendo esto, pero te aseguro que simplemente salió así. Es fruto de la convivencia entre nosotros, porque creo que todo surge un poco del estado de ánimo que impregnó la gira de presentación del primer disco, que fue muy larga e intensa pero también muy inspiradora. Durante los viajes los cuatro escribíamos cosas individualmente, y después poníamos ideas en común de manera muy fluida.allah-las

Entonces en vuestra mente no existía la idea de buscar un punto de inflexión para la carrera de Allah-Las, ni nada parecido.

(M) Bueno, quizá no al principio, pero luego al ir viendo los resultados puede que sí, porque hemos comprobado que es un disco muy diferente al primero, especialmente en cuanto a todo lo que tiene que ver con las letras. La producción es bastante diferente también.

(Pedrum) Pero no creo que buscásemos un punto de inflexión, sino una progresión natural. Al menos yo lo he visto así.

Y en ese sentido, ¿habéis quedado plenamente satisfechos con el resultado?

(M) Estamos bastante satisfechos, sí, pero personalmente hay canciones en las que me gustaría hacer algunos cambios.

(P) Pero ya no tiene sentido mirar atrás.

(M) Sí, esta sensación siempre se te queda al terminar un disco, es casi inevitable. En realidad estamos muy contentos con cómo ha quedado el disco.

¿Cuál sería la principal diferencia entre este disco y el anterior, en cuanto al proceso que siguió su elaboración?

(M) Las canciones del primer disco ya habían tenido un recorrido muy largo sobre los escenarios antes de que entráramos al estudio para grabarlas. Quedaron muy influidas por la improvisación, por la interacción con el público, y de esa experiencia del directo recogimos un montón de ideas que facilitaron mucho el trabajo, así que cuando entramos al estudio teníamos clarísimo lo que buscábamos. Con “Worship the Sun” no ha sido así. Es un disco que empezó a ser gestado en mitad de una gira, sí, pero nunca las tocamos en directo, sólo las habíamos tocado un poco para nosotros mismos así que todo fue desarrollado en el estudio. Esa es la principal diferencia, la cantidad de trabajo que quedaba por hacer al entrar al estudio.

Y en ese aspecto, ¿la aportación de Nick Waterhouse como productor se dejó notar más, o menos?

(M) En este punto quiero aclarar una cosa, porque los periodistas parecéis bastante obsesionados con Nick, todos preguntáis por él. Él ha trabajado con nosotros en nuestro debut y en otras grabaciones de singles, etc… pero esta vez él fue solo una parte del equipo, no el que lo lideraba. Nadie nos pregunta por Dan Horne, que ha tenido un papel muy significativo en ese sentido, y que por eso también figura en los créditos de producción. De hecho pasamos muchísimo más tiempo en el estudio con Dan que con Nick. Las partes más básicas fueron grabadas con Nick, pero los desarrollos instrumentales, arreglos, incluso las mezclas, tuvieron más que ver con Dan en general.

El single “501-415” no es nada representativo del disco, ¿queríais dar una pequeña sorpresa o algo así?

(P) Sí, es cierto que no tiene casi nada que ver con las demás canciones, es la más diferente. Creo que lo de su elección como single tiene que ver con su duración, es la más corta y eso puede haber influido. Me gusta la idea de lanzar como single un tema que no sea representativo, no tendría por qué ser siempre así, pero para serte sincero, fue nuestro sello el que optó por ella.

Volviendo al tema del título “Worship the Sun”, ¿qué otras interpretaciones os habéis encontrado hablando con periodistas?

(Spencer Dunham, bajo) Pues casi todos creen, por aquello de la costa oeste, de las playas de California y todo eso, que se trata de una especie de oda a la diversión bajo el cielo soleado. Pero ya sabes que no nos referíamos a eso para nada, jaja.

El primer tema se titula “De Vida Voz”, ¿por qué esa expresión en castellano que, por cierto, no es exactamente así?

(Spencer) No sé, tú eres español, ¿cómo lo interpretas?

Hombre, lo primero que pensé fue que en realidad, lo que se dice por aquí es “de viva voz”. Me quedé con la duda de si era un error o un juego de palabras para expresar una idea de entusiasmo, de alegría. O quizá un ligero homenaje al “¡Qué vida!” de Love, jaja.

(Miles) ¡Aaahhh! ¡Jajaja! Bueno, para nosotros, “De vida voz” significa vivir acorde a lo que dices, a tus principios. Al principio se iba a llamar “The voice of life”, pero decidimos cambiarlo porque nos sonaba demasiado obvio. Ese giro lo hacía un poco misterioso, le daba un feeling de underground de Los Angeles, con toda esa presencia hispana.

alla2Decíais que este disco marca la diferencia en cuanto a las letras, pero curiosamente, una de mis favoritas es la instrumental “Yemini Jade”.

(M) Eso es genial, es una de las canciones de las que más satisfecho me siento. Una de las que no cambiaría para nada, jaja. “Worship the Sun” sería mi otra favorita del disco.

En el formato digital que tengo hay dos bonus tracks, “Every girl”, que fue la cara B del single “Had it all”, y “Werewolf”.

Son dos canciones que no fueron grabadas durante el proceso de “Worship the Sun”, y que están sólo en la edición digital y en CD, no estarán en el vinilo.

En este punto os confieso que el álbum me parece realmente bueno. ¿Creéis que puede sser el disco que os catapulte al siguiente nivel de popularidad?

(M) Es difícil de decir, tío. Si te soy sincero, sí que tenemos ciertas esperanzas aunque no vayamos necesariamente con ese objetivo en la cabeza.

Quién os diría que tendríais que responder a preguntas como esta, cuando currábais en una tienda de discos.

(M) Sí, así es como empezó todo. Amoeba Music nos unió por nuestros intereses comunes, todos amábamos la música y la amábamos en su formato físico. Nos divertíamos muchísimo y ganábamos dinero con ello, era el trabajo de nuestros sueños… o al menos lo fue durante un tiempo. Al cabo de unos meses, se convirtió en un trabajo como cualquier otro al que odias tener que ir obligatoriamente cada mañana.

¿Cuál fue el primer disco que amásteis al mismo tiempo todos juntos?

(Spencer) Oohh, una gran pregunta. Vamos a tener que hacer memoria.

(Matthew Correia, que se anima a participar) Yo sé cuál fue. Fue el primer disco de Sixto Rodríguez.

(Miles) Yo también me acuerdo mucho de la cera que le dábamos a los discos de Basement Three.

Ya es vox populi lo nutrida que es la escena de garaje-psicodelia internacional actual. No es ninguna exageración decir que se vive un momento bonito, ¿no?

(Miles) Creo que no, que es cierto. Muchos artistas se están encaminando en esa dirección porque después de tantas décadas de música, se están dando cuenta de que el período en el que nació este estilo, es probablemente el que mayor número de obras maestras haya dado. Hay algo muy bueno ahí, ¿sabes lo que quiero decir? Puede ser por eso que haya tantas bandas psicodélicas por ahí ahora mismo. Pero ni de coña son tantas como las que hubo en los sesenta, ¡eran cientos, miles de buenísmas bandas!

Algunas de las que me vinieron a la cabeza al escucharos por primera vez fueron The Pebbles Episode o The Human Expression.

(Matthew entra en la conversación entusiasmado) The Human Expression, ¡wow tío, ese grupo era alucinante! Ese tipo de grupos es a los que nos sentimos realmente conectados. Fue uno de nuestros descubrimientos más flipantes en Amoeba, así que está muy, muy unido al origen de los Allah-Las. A ese sonido es al que queremos acercarnos. De hecho, aprendí a tocar la batería escuchándolos. Esas baterías son lo mejor.

(M) ¿La otra banda qué es? ¿Sale en algún volumen de la serie Pebbles?

Eso es lo que piensa todo el mundo cuando la menciono, jeje. No, salían en el recopilatorio “Beyond the Calico Wall”. Otra pregunta al respecto: acercarse a ese sonido puede parecer sencillo a priori, pero lograrlo es muy, muy difícil. Sed sinceros, ¿os costó trabajo al principio? ¿de verdad os salió de forma tan natural?

(Miles) Ahh… Sí, así es como sonamos juntos, es difícil de explicar desde dentro. Supongo que todos esos intereses comunes se alinean cuando nos juntamos a tocar. Nos conocemos y sabemos qué es lo que nos gusta a todos, así que trabajamos para coneguirlo.

¿Y hasta qué punto es importante el equipo de sonido?

Es muy, muy importante, por supuesto. Las dosis justas de reverb, por ejemplo, constituyen una gran parte del asunto. Si no tienes eso bien controlado puedes sonar a alguna banda que no tiene nada que ver con lo que buscas, incluso que odias, jaja.

Para terminar… intuyo que disfrutáis más del estudio que de las giras, ¿no?

(Ríen todos y se atropellan para responder, pero Miles toma la iniciativa de nuevo) La respuesta es sí, pero no me malinterpretes… nos encantan los conciertos, son el motivo ultimo de todo esto, pero tras la última gira nos hemos dado cuenta de lo jodido que puede ser enfermar lejos de casa, y con tanto trabajo por hacer. Nos da mucha rabia decepcionar a los fans así que a veces hemos pasado días realmente malos para salir del paso, en los que acabas un poco harto.

ALLAH-LAS ESTARÁN TOCANDO EL FUZVILLE! (5 Y 6 DE SEPTIEMBRE EN BENIDORM http://fuzzville.es/)

ENTREVISTA PUBLICADA POR NACHO SERRANO EN RUTA 66

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

 

Ir a Arriba