Del caloret faller al SURFORAMA 2015 (crónica de la XXI edicion del festival)

por


Tras una de las fiestas falleras más polémicas por la intervención surrealista de la ya ex alcaldesa de Valencia en la “Cridà”, llegó el mes de las flores y con él, el festival más esperado por los amantes de los sonidos retro del panorama valenciano: una nueva edición del Surforama. Valencia ponía así fin al mes de mayo en el espacio cultural La Rambleta con una programación muy atractiva donde tenían cabida bandas de surf, garaje, rockabilly y rythm and blues tanto nacionales como internacionales.

La 12ª edición del Surforama, dedicada al guitarrista americano Link Wray, se presentaba, en la primavera valenciana, con un cartel súper atractivo donde destacaba la presencia del mito del surf David Marks, miembro de la banda californiana The Beach Boys; los escoceses The Kaisers; o la bestia del R&B, Barrence Whitfield con los Mambo Jambo.

El festival daba su pistoletazo de salida el viernes 22 con el concierto del cuarteto catalán 13th Magic Skull; una banda novel de surf español que daba el salto de los garitos de la Costa Brava al Surforama y no defraudaron para nada con un directo intenso y potente. Tras ellos, uno de los platos fuertes del festival: los brasileños The Dead Rocks; el trío sudamericano salía a escena impecablemente vestido con americana roja y corbata y dando un concierto fresco y divertido que repasaba, cronológicamente, sus trece años de carrera musical. A las 23.00h en punto, llegó la hora de una de las cabezas de cartel: los mexicanos Lost Acapulco; tres guerreros de lucha libre que se presentaban en escena con máscara incorporada, ofreciendo un directo agresivo y rabioso que hizo saltar al personal.

Tras cuatro horas de surf en vena, llegó la hora de cambiar de estilo con la presencia de los valencianos Wau y los Arrrghs; banda de sonido garaje y retro-punk que ofreció un concierto a base de sucios guitarrazos y salvajes aullidos que fue el preámbulo de lo que iba a acontecer a continuación. Eran casi las dos de la madrugada y se notaba en el ambiente las ganas de fiesta; entonces, una de las bandas más esperabas de la noche, los escoceses The Kaisers, salieron al escenario para dar un recital del mejor beat que se puede escuchar, actualmente, en el planeta, a base de pistoletazos como “Alligator twist”, “Whising street” o “Shake me”.

La continuación del Surforama 2015 no se hizo esperar pues a las 13.00h del sábado 23, el festival ofrecía un aperitivo con cocktail en la terraza de La Rambleta musicado por The Limboos; una simpática banda madrileña que dio un concierto diurno a base de divertido R&B con pinceladas de mambo y otros exóticos sonidos. A las 20.00h, se reinauguraba el escenario principal con la presencia de una de las referencias del rock and roll español: el guitarrista Marío Cobo, líder de The Nu Niles; el concierto fue un emotivo tributo al dúo americano Santo & Jhonny conocido como The Farina Brothers.

Seguidamente, volvía el sonido surfero al festival con los vascos The Longboard; el trío bilbaíno ofreció un buen concierto dejando claro que ya son una referencia del surf nacional a base de melodías marcadas por la batería y los acordes potentes. A continuación, y para reafirmar que el Surforama es, sobre todo, un festival de surf, llegó la hora de una de las bandas europeas más laureadas del género: The Bambi Molesters; el cuarteto croata cumplió con creces las expectativas ofreciendo un directo con su ya típico sonido oscuro y espeso donde destacaron, de sobremanera, los sólidos solos del guitarrista Dalibor Pavicic y el sexy balanceo de la bajista Lara Furlan.

Y por si quedaban dudas de que la música surf es la principal protagonista del festival, pasada la medianoche, era el turno de David Marks, miembro de la banda más influyente de la historia del género: The Beach Boys. El californiano se hizo acompañar de Els A-Phonics; cambiando así  el océano Pacífico por el mar Mediterráneo. Los valencianos estuvieron a la altura de su misión pues acompañar a un mito siempre fue una gran responsabilidad. La primera parte del show, fue un recital de equilibrio musical donde la banda local sirvió de base para el lucimiento del señor Marks a base de sofisticados solos guitarreros y armoniosas melodías vocales.  Posteriormente y para ganarse, definitivamente, al personal, interpretó una serie de grandes éxitos donde no faltaron “Surfin’usa”, “Catch a wave” o “Surfer girl”.

Como fin de fiesta y para cerrar el festival, Surfurama 2015 todavía guardaba su último bombazo: el directo de Barrence Whitfield & Mambo Jambo. Sin duda, una de los mejores voces de soul en Estados Unidos junto a una de las mejores bandas de Rythm and Blues en Europa. La cosa prometía. El afro-americano, lució como lo que es, uno de los grandes, dando toda una lección de saber estar y de poderío escénico cantando, dirigiendo impecablemente a la banda barcelonesa y dando unos agudísimos gritos rompe-tímpanos y que entusiasmaron al público. En mi opinión, todo un acierto de los programadores acabar con esa categoría.

Definitivamente, el Surforama va creciendo y es una estupenda noticia. Una programación de calidad, echa con criterio; un set de buenos deejays para los amantes de la trasnoche; un mercado paralelo con discos en vinilo, ropa vintage, camisas hawaianas, tikis y otras rarezas; exposiciones; terraza; buenas instalaciones; precios razonables; y un ambiente muy agradable y acogedor. Hasta se ha visto a chicos y chicas bailar de manera espontánea en pareja, debido, seguramente, a que el Lindy Hop también se ha puesto de moda por estas tierras. Todo un lujo en un territorio donde parece que el electro-pop y el hipsterismo contemporáneo invaden todo el panorama alternativo.

Por Sento Sesé-Aloy (sesento@hotmail.com)

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Ir a Arriba