Crónica y fotogalería del concierto de IMELDA MAY + LUCKY DADOS en Madgarden

por

imelda00

Jornada de inauguración de la segunda edición del MADGARDEN FESTIVAL que se saldó con tres cuartos de entrada (casi lleno), y buen sabor de boca en la concurrencia gracias a la estupenda actuación de IMELDA MAY como artista principal, teloneada por los madrileños Lucky Dados que dejaron un notable menú de rock’n’roll primigenio y rockabilly sui generis…   (FOTOS DE CARLOS MELCHOR)

imelda0Como me decía un amigo al finalizar el evento, aunque pueda parecerlo, el show de IMELDA MAY no se trata de un revival al uso, ni en un sentido estricto, pues esta irlandesa volcánica arrima el ascua a su sardina y se lleva las composiciones al terreno donde más le conviene, al ‘feeling’ y al ‘groove’ de una piezas que igual incluyen blues incandescente (“Spoonful” de Willie Dixon) que canciones más propias de un espectáculo de Las Vegas (“Bang Bang”- Nancy Sinatra y Cher popularizaron esta gema). El único punto negativo a considerar: tenemos más que comprobado que las cantantes que deciden medirse a la diosa CHER, interpretando sus canciones, pierden el envite. Ya le pasó hace poco a Robin Beck en la Sala Caracol con “Save up all your tears” y anoche a nuestra protagonista, por mucha personalidad propia que quiera imprimir a sus tonadas, el torrente de voz de Cherilyn Sarkisian no lo iguala nadie.

lucky9

Rodeada de una banda muy solvente, en la que destacaban su marido Darrel Higham en la guitarra y Steve Rushton en la batería, Al Gare al contrabajo (y bajo eléctrico) más el serpenteante Dave Priseman a la trompeta, completaban un quinteto de rocanrol clásico para relamerse los dedos. Imelda Mary Clabby (su nombre en la vida real) se mostró contenida en el primer tramo del concierto, mostrando de inicio piezas como “Tribal” (que da título a su último disco), “Wild woman”, “Big Bad Handsome Man” o “Wicked way”… dejando claro al respetable desde los primeros compases que ella es una gata salvaje que gusta de surcar tejados ardientes : “Five good men”, “Hell Fire Club” o “Go tell the devil” pusieron de manifiesto su efusivo talante antes de sacar a colación una interpretación temperamental en el maravilloso blues “Sponful” de Willie Dixon, que también (y tan bien) hicieran suyo grandes artistas como Woolin’ Wolf o los mismísimos Cream de Eric Clapton.imelda1imelda2imelda5

De este modo fue transcurriendo una actuación más que correcta que puso nuevas dosis de mordiente en piezas como “Oh my god”, “Ghost of love”, “Eternity”, “Gipsy in me” o “Zomby girl”… así hasta llegar al encendido tramo final, donde la peña se soltó el tupé y se entregó a tope a la causa del rock’n’roll, al ritmo de perlas como “Round the bend”, “Pshycho”, “Mayhem” o la estupenda “Johnny got a boom boom”. Mucho calor (y no solo por la tórrida noche que hacía en el Jardín Botánico de la Complutense) en los postreros bises: “Bang bang” y “Deaming” (casi a capella, solo guitarra y voz) más “Pullin’ the rug” y “Right amount of wrong” que pusieron un broche de oro a una velada donde el público se lo pasó muy bien y pudo disfrutar del extra que ofrece el MADGARDEN FESTIVAl, como un pequeño mercadillo de ropa, un Food Track con riquísimas viandas tex-mex (nachos, tacos, guacamole y esas cositas ricas que tanto nos alegran el paladar) y un puesto de discos y merchandising donde irse servido con el material de la artista irlandesa. A buenos precios, además, pues sus elepés estaban a 10 euros, un precio decente. Seguiremos informando.

imelda6imelda7imelda8imelda9imelda10imelda12imelda11imelda13imeldafin2imeldafin4imeldafin3imeldafin

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*