Crítica – ELISMA “Mundo inmundo”

por

ELISMA Mundo-InmundoGénero: Rock

Sello: Autoeditado

7 / 10

Desde Girona con amor aterrizan este power-trío de blues-rock y rocanrol urbano por derecho, con su segunda criatura bajo el brazo, un compendio de feroces guitarreos y riffs poderosos ya vistos con anterioridad en clásicos del género como Leño o Barón Rojo, o si ampliamos el foco, AC/DC y ZZ Top, en los cortes más inspirados.

Elisma lo forman los hermanos Ismael y Rubén Berengena, a la guitarra y voz, y batería respectivamente, más la participación del madrileño trotamundos Alex Morell al bajo. Muy conectados a la rabiosa actualidad, le dedican de inicio una certera puñalada a la corrompida clase política de nuestro desdichado país, “Calaña”, donde dejan claro que esos tipejos “no nos representan”, puro espíritu 15-M en la segunda canción, tras dejar claro que ellos son unos “Fieros guerreros”, devotos de los Leño, cuyos riffs fusilan en la tonada que abre el disco. Los aromas de “Es una mierda este Madrid” asoman a las primeras de cambio, antes de sacudirle fuerte al feo tiempo que nos ha tocado vivir, un “Mundo inmundo” que bien podrían firmar los mismísimos Barones, otra perla impagable que recuerda en exceso al “Incomunicación” que ya rubricaran los Hermanos De Castro hace tres décadas.

Con sentido de la ironía, dan unas breves pinceladas sobre la profesión de músico en estos momentos: “Torero en Finlandia” ellos quieren ser, para luego poner el cazo en casa, a la rica sopa boba, pues la cruel escena rocanrolera no da para más. Convertidos todos nosotros en deshechos de la sociedad, “Pobres con Wi-Fi”, ‘muchas calenturas y partidas que jugar’ para poder sobrevivir en “El viaje” incierto de la existencia precaria. De este modo trascurre el cañero álbum hasta topar con el “Velocirraptor”, una fiera salida de otra galaxia, que no deja hierba por donde pisa (se la han fumado ya) al más puro estilo ZZ Top, justo antes de lanzarse a tumba abierta con “La Gran Jam” y que no quede tieso ni el apuntador. La moraleja está clara: “Espabílate, que te van a comer la merienda; amóldate, no pidas peras al olmo, las vacas son flacas, ingenio y creatividad. Tocar la guitarra, tú lo puedes hacer…”. Si señor, a eso se le llama sinceridad.

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*