Unas criaturas se asoman en la Clamores: Crónica de Mujeres + Deers + The Bärds (18/10)

por

La Clamores nos sorprende de vez en cuando cediendo su espacio de virtuosismo y músicos de cámara a las pequeñas criaturas salvajes que muchos llevamos dentro y que debemos ocultar entre semana. Drogas y sexo suelen ser las culpables de que se manifiesten, y por suerte para nuestra inclinación social, la música también. La banda Mujeres es uno de los mejores ejemplos de este fenómeno en el territorio español, y es que allí donde tocan se desata inmediatamente la locura del gremlin bañado en lejía.

Mujeres-madrid-1

Antes, The Bärds habían comenzado la sesión haciendo de paracetamol contra la resaca que algunos seguro traían del día anterior, viendo la cantidad de buenos bolos y fiestas con los que ha empezado la capital el nuevo curso de noches de cebada, malta y caña de azúcar. Llegamos justos para ver a Deers y sólo pudimos ver el final de su concierto, pero por lo que nos dijeron estamos seguros de que les disfrutaremos mejor muy pronto.

Menuda la que están liando Deers. Que si un día teloneo a The Libertines, que si dentro de poco toco junto a los Black Lips en Londres… en fin, un sueño húmedo del que no quieres despertar es lo que están viviendo estas madrileñas. Ya lo dijimos cuando anunciamos el bolo de la Clamores: al oír su EP Demo en Bandcamp se te despejan algunas dudas de por qué están triunfando tanto, a lo que se une la nueva ola de garagepsych-afección como tendencia entre los más cool. Aunque probablemente su manager sepa mucho más de cómo han llegado hasta ahí.

Deers-madridUn día antes habían tocado en la sala Butt junto a Crocodiles, y algunos compis nos comentaron que ellas y no los cabezas de cartel fueron las que más brillaron. Así que fuimos con bastantes ganas de verlas para comprobar in situ cómo se las gastan. Tocaron el tema de su último videoclip, Castigadas en el granero, y otras como Bamboo y Trippy gum, y la verdad es que clavaron los temas. Aún así, no llegamos a entender del todo qué es lo que ofrecen como valor añadido en directo, aparte de una estética muy pensada para enganchar a los más trendys. Lo que les puede hacer grandes es currar y evolucionar sin parar, si no quieren convertirse en un producto mercantil más.

Pero las criaturas, como dice el gran Diego RJ del Sótano de Radio3, apenas se habían asomado. Qué mejor que Salvaje, para que las que estaban agazapadas en las primeras filas saltaran al unísono con los primeros acordes de Mujeres. Se nota que los encargados de la Clamores no están acostumbrados a vérselas con una jauría semejante. “¡Atrás, Atrás!, ¡Tranquilizaos un poco!” ¿Acaso no sabían a quién habían invitado para tocar en ese escondite del jazz?

Nos dieron por perdidos así que con que no rompiéramos nada ni subiéramos al escenario éramos libres. De sus directos es difícil recordar el orden en que tocan sus temas, más bien te acuerdas de contra quién te diste un cabezazo o en qué canción cayó alguien al suelo. A destacar sobre todo los nuevos temas de su nuevo EP Aquellos ojos, como son Uncertain Paradise, Night Bloom, Lose Control y Eterno Normal. Mezcla su estilo más primitivo, con influencias directas de los Black Lips, con un registro más surfero y llevadero para nuestras caderas, del que el tema homónimo es su mejor ejemplo, y con el que los asistentes hicieron de excelentes coristas al son de Aquellos Ojos.

Mujeres-madrid-4Se nota que Mujeres tienen una buena panda de incondicionales dispuestos a dejarse la piel por verlos cada vez que pasan por aquí y bailotear sin parar durante sus conciertos. Y eso que hay que estar en buena forma para no salirse de los pogos durante la hora y media que duró este pildorazo de Rock&Roll que nos alegró el sábado. En pocos meses sacaran su nuevo LP. Que sepan que las criaturas madrileñas siempre están ansiosas por manifestarse.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*