ROSENDO, sembrado en Las Ventas (crónica del concierto en Madrid 27/9)

por

rosenEl maestro de Carabanchel puso broche de oro a la gira de “Vergüenza Torera” con un lleno a rebosar en la Plaza Monumental de Las Ventas, con lleno hasta la bandera, y dando rienda suelta a todo el arte que atesora en veintinueve cortes como veintinueve soles, que quedarán registrados para la posteridad en el quinto directo (se dice pronto !!) de su prolífica carrera en solitario.

Rodrigo MercadoTeloneado por su hijo Rodrigo Mercado, todo un orgullo para su progenitor, el vástago aventajado de la familia (a quien su padre dedicara hace dos décadas el puntero tema “De que vas?”), protagonizó un estupendo show, desgranando las perlas de su álbum “Puntualmente demora”, dibujando en el ambiente estupendas atmósferas de reggae y hip-hop acrisolado en piezas como “A pie”, “Astro rey”, “Brisa”, “Mentira”, más los trallazos “El alma se colma”, “No pararé” y el título que bautiza el disco, en cincuenta minutos de puro arte “Sensible”.

Aunque a Rosendo todavía le quedan algunas fechas por facturar (Fraga, Burlada, Barcelona, Londres) su parada en Las Ventas fue el broche de oro a otra gira inolvidable, en la que algunos aficionados han criticado al maestro por hilvanar esos recitales tan personales e intransferibles, donde las canciones de su último disco “Vergüenza torera” suenan con profusión, en detrimento de otros clásicos como “Vaya ejemplar de primavera”, “Obstáculo impertinente”, “La fauna”, “Menú de la cuneta” o “El ganador” (por poner algunos ejemplos) que tan bien son acogidos por los seguidores de nuestro protagonista.

Para nosotros era la quinta vez que disfrutábamos de él este año (Getafe, Rivas, Hoyos del Espino y Fuenlabrada) y como reza el dicho, no hay rosen4quinto malo. Tremendo baño de rock’n’roll el que nos pegamos en Las Ventas, con un trasiego para enmarcar, invitados de lujo incluidos, y un repertorio muy animoso que nos llevó en volandas, lo que unido a la rutilante escenografía y a la excelente calidad de sonido, completó un espectáculo sobresaliente, en la modesta opinión de este humilde escriba.

Desde los primeros compases: “A donde va el finado”, “Listos para la reconversión”, “Cosita”… todo fue coser y cantar, con algunas piezas más agrias: “Al lodo brillo”, “Ni fu ni fa”, “Delirio” (que personalmente me encantan) y otras que hacían al personal tocar el cielo como las brutales “Hasta de perfil”, “Salud y buenos alimentos” o “Cada día”. Como afirma el bardo de Carabanchel, no sin cierta ironía: “El viento sopla a favor y ha salido el sol…”, pese a la que está cayendo en el país, con una CRISIS con mayúscula (crisis de estado), que no nos permite levantar el vuelo. “Cuando” superemos nuestros avatares, nos va a parecer mentira. Mientras nos tocará hacer de tripas masa gris, “Muela la muela” a pachas con Kutxi Romero, todo corazón una vez más. A echarse a la mar y a mojarse el culo toca de nuevo, “A remar”, en la compañía de su querubín Rodrigo Mercado.

La gran sorpresa del show fue ver a Rosendo empuñar la guitarra acústica para marcarse sentado sobre el taburete un exquisito “Se acabó”, en estremecedor homenaje a Leño, y con el recuerdo especial a Toni Urbano, bajista de la banda recientemente fallecido. Momentos muy emotivos que tuvieron continuación con ese chorro de voz que aportó Luz Casal en la conmovedora “Entre las cejas”. Ya sabes, “si te importan los restantes, si tienes entre las cejas, libertad, no te vayas a dormir y tira pa’lante”, mensaje más necesario que nunca en un país en franca recesión a todos los niveles. Y es que nuestro héroe va muy “Sufrido” ante semejante panorama desolador. “Vergüenza torera” (compartida con Enrique Villareal “El Drogas”) de una pareja que tiene los bemoles suficientes para poner los puntos sobre las íes. Mejor dejarlo estar y bañarlo “En agua caliente”, como a los antiguos vinilos, antes de que haga su aparición el capo Fito Cabrales y entone “Flojos de Pantalón” y se desate el éxtasis total en la plaza…rosen3

De este modo, trascurrieron dos horas y cuarto de puro goce, mientras Rosendo exorcizaba a las fieras en “Amina tempestad” y el rey del rocanrol patrio Miguel Ríos, le cantaba “Agradecido” a nuestro protagonista, para deleite del personal. El último tramo del concierto, con otros dos trallazos: “Sorprendente” y “Masculino singular”, más las sempiternas “Pan de higo”, “Loco por incordiar”, “Y dale” o “Navegando”, entrelazadas por ese corte tan simpático y gracioso, “Majete”, en los bises, con aviso explícito a navegantes “no todo el que saca, mete”, jeje, desataron nuevas dosis de euforia entre la concurrencia, antes que “Maneras de vivir” (con todos los invitados sobre el escenario) pusiera el punto y final a una velada inolvidable. Una vez más, Rosendo dio sopas con honda, y van tantas ocasiones, que se hace imposible recordarlas con exactitud. Bravo por su talento y por no desfallecer en un oficio que cada día presenta rampas más empinadas. Chapeu por sus arrestos.

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

 

Ir a Arriba