Entrevista SÔBER: “Hay que cambiar uno mismo, antes de decirle a los demás lo que deben hacer”

por

Soberpromo2014_01El concepto de “Letargo”, título del nuevo disco del cuarteto madrileño (que este sábado estará presentándolo en La Riviera, entradas AQUÍ), puede tener mil interpretaciones pero tal como andan las cosas, parece inspirado por el estado de nuestro sentido de la justicia social. Así de ligerita empieza nuestra charla con los hermanos Escobedo y compañía, unos tipos ya legendarios de nuestro metal.

¿Qué opináis? ¿Me equivoco?

(Carlos Escobedo) Es como el video de “Blancanieve”, que sale una ciudad helada, con la gente aletargada… “Letargo” refleja lo que estamos viviendo nosotros, y la sociedad en general. El disco tiene un contexto social muy negativo, pero he intentado que las canciones muestren un poco de luz al final del túnel. Es el mensaje de buscar fuerza dentro de ti para tirar para adelante cuando nada puede ir peor. Tenemos armas para cambiar, pero están dentro de nosotros mismos.

Siempre mensajes personales, nunca colectivos, de “venga, todos juntos a cambiar el mundo”.

(C. E.) Es que yo tengo que cambiar mi vida primero, antes de intentar transmitir algo tan osado a los demás.Soberpromo2014_07

¿Qué tipo de cambios puede hacer uno mismo para cambiar? Me viene a la cabeza, así a bote pronto, reflexionar sobre la constante creación de nuevas necesidades materiales. 

(C. E.) Eso lo tiene que ver cada uno. Con un poco que cambiemos cada uno, haríamos muchísimo. Sólo tener otra actitud puede cambiar muchas cosas. Tú imagínate que me encuentras por la calle, me preguntas qué tal todo, y te digo, “mal, fatal, estoy hasta la polla de todo, déjame en paz”. Si en lugar de eso te digo “de puta madre tío, hace un día espléndido ¿hacemos algo?”, a lo mejor te saco una sonrisa y tú mismo te dices, “joder, qué buen rollo”. Cambios de actitud y de prioridades.

(Antonio Bernardini) Tú mismo por ejemplo, escribes para un periódico pero también tienes lo de He Reunido a la Banda, que es algo que te está llenando. ¿Cuánto cobras por tu trabajo en la web? Seguramente cero. Pero sigues ahí, y seguramente con más fuerza todavía, dedicándole tiempo, porque te gusta y no porque te dé dinero. Eso es un cambio, tío, y lo has hecho tú sólo.

Glups.

(C. E.) Exacto, a ese tipo de cosas me refería.

Volviendo al disco… ¿el orden de los temas está tan estudiado como parece?

(C. E.) Estudiadísimo. Es un puzzle perfectamente colocado, una canción no tiene sentido sin la anterior. Y la última no se entendería sin escuchar lo anterior. Es el mensaje final, y luego puedes seguir el bucle y empezar otra vez el disco.

Estoy de acuerdo en eso, el primer tema arranca muy bien, y te da ganas de dejarla otra vez…

(C. E.) De alguna forma lo has captado, genial.

“Encadenado” me parece el gran temón del disco.

(Jorge Escobedo) Para el single estábamos entre esa y “Blancanieve”. Se las propusimos a la compañía y nos dijeron que cualquier de las dos les valía. Así que nos hicieron la pequeña putada de tener que decidirlo nosotros. Cogimos “Blancanieve” por una cuestión de que su estructura quizá ofrecía una mayor representatividad de lo que es el disco. En directo las tocamos seguidas, de hecho.

En el metal español ya es muy utilizada la frase “esto suena muy Sôber”. Vamos que tenéis una marca de la casa inconfundible y muy influyente.

(C. E.) Sí claro, sin duda, pero en este disco hemos tratado de captar el lado más luminoso y frío de nuestro sonido. “Superbia” era más gordo, más oscuro, “Letargo” es más para afuera que para adentro. Y el resultado, creo que es el disco más equilibrado. En otros las guitarras quizá estaban demasiado afiladas, o la batería demasiado seca… En este todo suena de puta madre.

sober4(A. B.) Y eso que ha sido complicadísimo. En algún tema hay hasta 120 pistas.

(J. E.) En ese sentido hemos dado un paso adelante respecto a “Superbia”. Superarlo ha sido un reto a todos los niveles. Para mí Pink Floyd tuvo su “muro” (“The Wall”), y éste es el nuestro. Con todos los respetos a Pink Floyd, por supuesto.

Todo esto que decís me hace pensar que la grabación no ha sido precisamente sencilla.

(A.B.) Ha sido el disco que más quebraderos de cabeza nos ha dado.

(C. E.) Sí, no ha sido una grabación “fluida y relajada”, como se suele decir. No ha sido sencillo. Hemos disfrutado momentos, otros no tanto, pero el resultado final es lo que queríamos. Instrumentalmente, hemos llegado a sitios a los que no pensábamos que pudiéramos llegar. Hay contrarritmos, siete por ochos, veinte cambios de tiempo en un solo tema, auténticas locuras de métrica, y superar todos los desafíos nos ha potenciado como músicos. Los fans que sean músicos profesionales podrán indagar en lo que hemos hecho y comprobar que es cierto.

Haberos superado como músicos os dará más ganas que nunca de empezar la gira.

(Manu Reyes) Sí, pero cuesta, cuesta…

(J. E.) A la hora de ensayar, estamos trabajando como nunca. Para sonar como el disco ha habido que trabajar que te cagas. El público a lo mejor nota que en canciones como “Letargo”, por ejemplo, me moveré menos sobre el escenario. Pero es que si me muevo, se va la canción, ¡jaja!

(A. B.) Bueno, al cuarto o quinto concierto todo estará perfilado. De todas formas, qué coño. El disco es el disco y el directo es el directo.

Tags:

2 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

 

Ir a Arriba