SAVAGES: niebla, violencia y tacones rosas (crónica del concierto en Shoko, 20 feb.)

por

Savages - 1Savages firmaron el pasado 2013 uno de los debuts más prometedores que se recuerdan en mucho tiempo. Y es que estas cuatro londinenses han sabido crear himnos con una inmejorable esencia punk (si prefieren llamarlo post-punk, háganlo). Auténticos trallazos los que crean Camille Berthomier a la voz, Gemma Thomson a la guitarra, Ayse Hassan al bajo y una incansable (verla en directo es alucinante) Fay Milton a la batería. Teníamos que comprobar si “Silence Yourself” sonaba igual de bien que en el estudio, y el concierto de ayer organizado por SON Estrella Galicia era la oportunidad perfecta.

Savages - Shoko (Madrid) 016Pasadas las ocho y media aparecían sobre el escenario los hermanos Adam y Sam Sherry, es decir, A Dead Forest Index, que eran los encargados de abrir el espectáculo antes de que aparecieran las verdaderas protagonistas. Repasaron temas del hasta ahora único trabajo que tienen en su haber, un EP publicado en 2012 de título “Antique”.

Y es que, a pesar de estar sobre el escenario tan solo ellos dos, “Distance”, “Black Mud”, “A New Layer” o “Anchoring The Hands”, entre otras, sonaron enormes durante los alrededor de 40 minutos que estuvieron ahí arriba. Oscuridad, mucha energía contenida con momentos explosivos geniales y una mención especial tanto para la aguda y profunda voz de Adam como para la potente batería de Sam.

Esperaremos un trabajo completo de estos australianos, a los que desde luego no hay que perder la pista.

Tras el parón de rigor entre banda y banda y las habituales pruebas de sonido y afinamiento de los instrumentos aparecieron ellas. Todas de sobrio negro excepto Camille, que llevaba la parte superior blanca y unos inesperados tacones rosas.

Savages - Shoko (Madrid) 107

Comenzaban la noche de la mejor manera que se puede hacer, haciéndonos notar su presencia con un enérgico “I Am Here”. Desde el primer momento la delgada figura de Camille chocaba con la fiereza y rabia con la que entonaba cada nota, cada tema; en cada baile, cada movimiento mostraba una actitud por momentos desafiante y en otros totalmente encantadora.

Seguidamente continuaron con dos de sus mayores himnos como son “City´s Full” y “She Will”, donde tanto la guitarra de Gemma como la voz de Berthomier se afilaron hasta límites insospechados, logrando meterse al público en el bolsillo desde el principio.

Savages - Shoko (Madrid) 120

Con “I Need Something New” llegó la niebla, la oscuridad, una profunda calma se adueñaba por momentos del escenario alternados con otros brutales donde Camille hacía gala de una potente y llena de recursos voz. Lo pudimos observar también con la violencia de “Strife” o a continuación con el medio tiempo que es “Waiting For A Sign”.

Entre tema y tema pocas palabras, de vez en cuando Camille soltaba algún “gracias” con un marcado acento británico (a pesar de ser de origen francés), o algunas palabras en inglés preguntando al público qué tal estaba, o para “quejarse” más adelante del color rosa que tenían algunas veces las luces.

Contando tan solo con un disco en su haber, era de esperar que en algún momento llegara alguna versión, y así fue. Savages recuperaron ese mítico tema de Suicide, ese bailable “Dream Baby Dream” que supieron bien llevar a su terreno, sobre todo en los momentos finales, logrando desprender un exquisito aroma punk.

Tras el cierto sosiego que desprendió el tema, encadenaron de aquí hasta el final del show un no parar de hits. Comenzando por un himno como es “Shut Up”, con la sala entera cantando eso de and if you tell me to shut up/and if you tell to shut it/did you tell me to shut up/oh, if you tell me to shut it/I shut it now… Pero no, nadie quería que se callara y para colmo siguió con otro trallazo como es “No Face”, moviéndose como pez en el agua sobre el escenario, acercándose al público, con una asombrosa fortaleza y rotundidad, intentando romper por completo el silencio, ese silencio del que tanto hablan en sus letras, alzando esas voces que ahora aparecen, que nadie puede parar…

Sin duda estábamos ante el clímax del concierto, aún más cuando comenzaron las primeras notas de “Husbands”, con ese riff endiablado y esa batería hipnótica y llena de fuerza, que Camille complementa perfectamente con ese estribillo tan tremendo. “Hit Me” fue el penúltimo tema, ese explosivo corte que apenas pasa del minuto y medio en el estudio se extendió algo más en directo, un mar de distorsiones hacía acto de aparición para encaminarnos hacia un final algo más calmado. O eso creíamos.

Savages - Shoko (Madrid) 034Y es que Jenny Beth, no lo hemos comentado y es que a pesar de que su nombre real es Camille, así se hace llamar, nos hizo disfrutar unos últimos minutos de su presencia con “Fuckers”. Tema con el que animó al público a cantar todos juntos, no sin antes “quejarse”, ante las risas de la gente, de, como hemos comentado antes, las luces rosas.

Decíamos que eran sus últimos instantes allí arriba sí, pero qué minutos. Extendieron la canción más allá de los seiscientos segundos, concluyendo con una explosión de sonido y distorsiones; dando buena cuenta de que son perfectamente capaces de trasladar la complejidad de “Silence Yourself” al directo, un directo demoledor, que si bien se quedó tan solo en alrededor de una hora y quince minutos (tampoco tienen mucho más material que ofrecer, solo se quedaron sin sonar “Marshal Dear” -probablemente por el saxo que suena- y la instrumental “Dead Nature”) nos dejó con un inmejorable sabor de boca.

Y es que ayer en Madrid estas cuatro chicas dejaron claro que son una muestra de un futuro extraordinario, que de seguir así pueden marcarse cualquier meta, pues no parece que se les vea algún límite por ningún lado. Pero sin embargo, y lo que es más importante, mostraron que son también un presente. Bravo.Savages - Shoko (Madrid) 082

Tags:

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

 

Ir a Arriba