Entrevista con DOVER: “Ha pasado suficiente tiempo, y joder, el rock es lo que mejor se nos da”

por

DOVER_1Hay momentos en los que mirar al retrovisor te puede salvar de pegarte una buena hostia. Ya hacía bastante tiempo (demasiado, para muchos) que Dover iban como locos en un viaje hacia ninguna parte, una travesía divertida para ellos, refrescante y enriquecedora, pero con un final de lo más incierto. La suya con la electrónica posiblemente haya sido una etapa ineludible, necesaria para descomprimir, para ventilar la habitación, aunque les costase perder algunos fans. Pero eso se acabó el día que al baterista Jesús Antúnez le dio por tocar un viejo ritmo en el local de ensayo.

Samuel y las Llanos le siguieron, inmediatamente notaron que se les había pasado el hastío por su repertorio de antaño y la intuición les dijo que era hora de recuperar algo de ferocidad. Y así lo hicieron, dando dos conciertos en El Sol con “Devil Came to Me” como único protagonista -de cuya apoteosis ya dimos buena cuenta en esta web-, como primer paso de una campaña de doverr2nostalgia que ha terminado fructificando en un disco en directo y una gira completa (que pasa este viernes 10 de enero por La Riviera de Madrid). Analizamos este autorevival con su guitarrista, Amparo Llanos.

¿Las ganas que la gente tiene de “Devil Came to Me” han superado vuestras expectativas?

Pues la verdad es que sí. De un momento nostálgico en el local salió todo, vimos que nos apetecía tocar esas canciones y pensábamos que podría haber gente a la que le podía apetecer volver a escucharlas en directo. Pero todo a un nivel minoritario, de alguna fecha concreta, citas especiales. Y de uno o dos conciertos, que era la idea original, hemos pasado a estar todo el año de gira, con “Devil Came to Me” para arriba y para abajo, y disfrutándolo mucho.

Todo empezó en El Sol, y no se me ocurre mejor lugar para que todas esas sensaciones volvieran.

Sí, fueron dos noches muy intensas, teníamos muchísimas ganas y la gente también. Se prendió la mecha con mucha energía.

También fueron dos noches de hablar sin pelos en la lengua.

¡Jajaja! Sí, me acuerdo de los speeches que dimos. En los conciertos hablo mucho,  Cristina también, pero sobre todo en estos, porque había muchos recuerdos y muchas anécdotas. Como sabía que la gente que venía era muy fan, me imaginé que les haría gracia recordar todo aquello con nosotros.

La idea de no dejarlo sólo en esas dos noches, ¿surgió en el mismo camerino de El Sol, al terminar?

Habíamos dado algún otro concierto más pequeñito, a modo de prueba, en Castellón, Vigo y Burgos, y ya se notaba que la cosa tenía algo especial. Cuando decidimos hacer lo de El Sol, las entradas se vendieron en un día. Pusimos otra fecha y también se agotó enseguida, y ahí fue cuando nos empezó a entrar el cosquilleo.

Debe ser curioso disfrutar de este repertorio con la madurez adquirida con los años.

Mucho, y también muy placentero, porque lo que estamos haciendo, que es tocar el disco en salas pequeñas, es la fase que nos perdimos en su momento. Todo fue tan rápido… De “Sister”, que fue un disco que pasó muy desapercibido, a “Devil Came to Me”, hubo un salto de gigante. De repente teníamos mánager, sello, y tocábamos en grandes recintos. Sólo habíamos dado unos pocos conciertos en salas pequeñas cuando todo empezó a desmadrarse. Ahora podemos disfrutar de lo que no tuvimos, y también por eso no queremos parar.

¿Haber pasado por la electrónica ha influido en que cojáis las guitarras con tantas ganas?

Lo que más ha influido es que somos un grupo que necesita cambiar, si no nos aburrimos. A finales de 2011 empezamos a aburrirnos de tocar “I ka kené”, de versionar los temas antiguos en formato electrónico, y empezamos a darle vueltas a esta idea.

Tocar estas canciones os ha obligado a poneros en forma, ¿no?

Sí sí… llevábamos bastantes años tocando de una forma completamente distinta, y claro, un concierto de los primeros Dover es un concierto muy cañero. Pero enseguida cogimos el punto, lo cual me puso muy contenta. Es genial ver que estás en forma, ¡jaja!

Imagino que esta gira os estará trayendo muchísimos recuerdos, no sé si como para hacer balance…

Muchos, sí. De la composición de los temas, de la grabación… Al haber pasado tanto tiempo sí da la sensación de eso, de vista al pasado. Este disco nos cambió la vida, y estamos agradecidos a estas canciones.

“Sólo hay un pequeño pasito entre lo que es cool y lo que no”

Os cambió la vida, pero vosotros se la cambiasteis a muchos también. Fueron legión las bandas que imitaron vuestro sonido, y el empleo del inglés.

Desde luego, creo que abrimos una brecha que luego nunca se cerró. Después de eso ha habido de todo en este país, bandas que tiran para el flamenquito, etc… pero nosotros hicimos posible algo que parecía imposible. Cuando nosotros empezamos, lo de cantar en inglés era casi una anatema. También que fueran dos mujeres las que componían y lideraban el grupo…. Era todo nuevo, y me siento muy orgullosa de haber sido nosotras las que abrieron esa puerta.

Parece que ahora se da el fenómeno contrario… Si Dover abrió la moda de cantar en inglés, desde Vetusta Morla muchos se están pasando al castellano.

Yo creo que hay de todo. Porque Russian Red sigue teniendo mucho éxito en inglés. Eso antes era muy difícil. Y lo mismo con las boy-bands para quinceañeras, antes era imposible ver una española cantando en inglés, y ahora salen por todos lados, estoy pensando en Auryn, por ejemplo. Y los grupos que se pasan al español, supongo que lo hacen porque quieren y no porque les comen la cabeza diciéndoles que todo va a ser más fácil así.

En una entrevista que hice a Auryn me decían que su sueño es tocar en el Arenal Sound, jeje…

Ay pobrecitos… pues nada, si es su sueño ojalá lo consigan. Si no lo consiguen será por prejuicios. Querer es poder. Cosas más raras se han visto. Además, ¿quién dice qué es cool y qué no? En el fondo, entre una cosa y otra sólo hay un pasito.

Vosotros erais muy “nirvaneros”, pero me imagino que los Pixies también os dejarían huella. ¿Qué os parece la actual gira y sus EPs?

Samuel siempre ha sido muy fan, Cristina también. Yo, curiosamente, he empezado a escucharlos más con el paso de los años, y me he dado cuenta de que tienen ideas muy buenas, muy distintas entre sí además. Tuvimos la suerte de tocar con ellos en un festival en Alemania. De sus Eps sólo hemos oído una canción, y nos gustó.

dover2

Sería “Indie Cindy”… Ellos también hicieron lo de tocar un disco de principio a fin, por cierto.

La idea de tocar “Devil Came to Me” entero en realidad la tuvo Jesús en el verano de 2012, que fue a un festival en Helsinki y vio a Bob Mould tocando “Copper Blue” de principio a fin. Volvió entusiasmado y dijo que por qué no lo hacíamos nosotros. Esa fue la primera vez que surgió la idea.

Claro, hizo falta la perspectiva del fan para ver que la cosa podía ser interesante.

Claro, sí, sí.  Bien visto.

Para terminar, la pregunta que todos vuestros fans están esperando. ¿Afectará este revival a vuestro próximo disco?

Tenemos varias ideas a las que estamos dando forma durante las pruebas de sonido. Pero son embriones, nada más. Hasta que nos sentemos a componer en serio no lo sabremos. Nos pasó igual con “Follow the City Lights”. Iba a ser rock, pero nos cayó un rayo en la cabeza y escribimos “Let me out”, y las canciones rockeras se quedaron en un cajón del que ya nunca salieron. Podemos cambiar las tornas en el último momento.

Pero los discos siempre se impregnan del estado de ánimo que uno tiene…

Sí. Pudiera ser… Es pronto para asegurarlo. Lo que es seguro es que no haremos algo que ya hayamos hecho. No vamos a imitarnos a nosotros mismos, pero sí es posible que hagamos un disco de rock. Ha pasado el tiempo suficiente, y joder, es lo que mejor se nos da.

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Ir a Arriba