Entrevista con CRYSTAL FIGHTERS: “Preferimos no hablar en público sobre el conflicto vasco”

por

crystal-fighters-love-is-all-i-gotEste martes hablamos con Graham Dickson, guitarra y txalaparta de la banda folktrónica de moda desde hace ya unos añitos. La banda se formó en 2007 en Inglaterra pero, para quien aún no lo sepa, todo empezó en Euskadi. Laure Stockling, una de las fundadoras del grupo, tuvo que viajar a una aldea en mitad de la campiña vasca, para hacerse cargo de las posesiones de su abuelo fallecido. Entonces se topó con una ópera a medio acabar llamada Crystal Fighters, que despertó su curiosidad y después, cuando la enseñó, la de sus compañeros. Juntos intentaron dar vida a esa ópera investigando las tradiciones musicales vascas, y de ahí salió su debut “Star of Love”, con el que lograron un gran éxito en la escena independiente. Ahora tras publicar su segundo disco, “Cave Rave”, llegan de gira a España (fechas aquí), con una primera cita muy especial este jueves: la cave rave en las cuevas de Zugarramurdi, Navarra, que comparten con Belako y Wilhelm and The Dancing Animals y que podréis ver y escuchar en streaming AQUÍ.

Hola Graham, ¿cómo estás?

Muy bien amigo, preparándome para la cave rave.

¿Ya estás en Navarra?Crystal+Fighters+in+the+woods+by+kirsty+mitchel

No, salgo mañana para allá.

¿Cómo y cuándo se gestó la idea de hacer este fiestorro en las cuevas de Zugarramurdi?

Pues prácticamente a la vez que cuando empezamos el proceso de elegir el título de nuestro disco. Desde que decidimos que sería “Cave Rave” ya hablamos de hacer una de verdad, y en el País Vasco. Así que la idea tiene tanto tiempo como el disco.

¿Qué puedes contar de este concierto tan especial? Imagino que el aspecto visual será tremendamente sugerente.

¡Jaja! Pues sí pero me da miedo contar demasiado. Espero que sea una experiencia muy enriquecedora para nuestros fans y para nosotros. Se ha implicado mucha gente de la zona, y será algo muy auténtico. Después nos iremos todos juntos de after-party a San Sebastián, para acabar la juerga al día siguiente, o el sábado, o cuando sea ¡jajaja! Va a ser una experiencia muy completa. En realidad no quiero pensar en ello ni imaginarme cómo será, prefiero dejarme llevar una vez esté allí. ¿Vas a venir?

No, tío, me pilla demasiado lejos, estoy en Madrid. Por cierto, ¿la after-party se celebrará en algún lugar en concreto?

Sí, pero… ¡aaahh! No me acuerdo del nombre ahora. Te lo diría, en serio, no es ningún problema, pero tengo una memoria de pena. Mañana me lo dirán otra vez, cuando lleguemos a Euskadi.

En España tenéis un nutrido grupo de fans muy entregados. Supongo que será  motivo de especial orgullo, ¿no?

Sí, por supuesto. España es nuestra principal inspiración. Y la gente siempre nos ha recibido genial allí. Recuerdo grandes momentos en la Razmatazz, por ejemplo. También escribimos nuestro nuevo disco en España, y definitivamente sentimos una conexión espiritual, es como nuestro hogar.

La historia del nacimiento del grupo es tan fascinante que parece sacada de una película de Ken Loach o algo así.

¡Jajaja! Sí, es bastante alucinante la historia de cómo ocurrió todo. Puesta sobre el papel suena incluso demasiado fantástica. Falleció el abuelo de nuestra amiga Laure, y como siempre pasa cuando alguien muere, alguien tiene que encargarse de limpiar su casa, reordenar y redistribuir o guardar sus posesiones… y le tocó a Laure. Cuando descubrió que su abuelo había dejado esa ópera expresamente para que ella la encontrara, fue demasiado fuerte. Se sintió muy inspirada por todo aquello, nos contó la historia y entonces empezamos a sumergirnos en la cultura vasca, en su música y sus tradiciones… Suena como una locura, pero para no nosotros no lo fue en absoluto.

Laure ya no está en la banda ¿no?

No, ya no actúa en directo con nosotros, pero todo aquel que ha pasado por Crystal Fighters siempre será un miembro Crystal-Fighters-21de la banda de por vida.

El comienzo del grupo fue muy excitante, ¿lo sigue siendo ahora, seis años después, ya convertidos en profesionales de tomo y lomo?

Sí, sí, más excitante, porque ahora podemos hacer cosas como la cave rave ¡jaja! Para nosotros todo esto es como una lenta progresión, no ha sido nada de la noche a la mañana. Y además todavía no somos una banda enorme, si es que aún día llegamos ahí. Estamos contentísimos con la posición en la que estamos ahora, allá donde vamos la gente está muy excitada con nuestra visita. No queremos más que eso. Hace tres años no era así, por eso ahora es incluso más excitante.

No os he visto en directo, pero por los vídeos parece que cada noche os entregáis al cien por cien, sin importar cuántos conciertos seguidos lleváis. En mi opinión esa es la prueba de que lo que acabas de decirme es la pura verdad.

Sí, gracias tío. Cada oportunidad que nos dan, nos la tomamos muy en serio. Cada concierto es el último y el más importante. No nos cansamos nunca, sólo nos cansaríamos del aburrimiento, y por suerte ese cabrón nunca aparece.

Os he oído decir varias veces que al componer, siempre tratáis de hacer algo grande, trascendental y atemporal. ¿O resulta fácil conseguirlo? ¿Os imponéis mucha exigencia?

No, no es fácil para nada. Necesitamos que se creen situaciones creativas, y para eso casi siempre hace falta que estemos todos juntos el suficiente tiempo para que surja la magia, y si uno de nosotros no tiene su mejor día se hace complicado. Cada pieza de nuestra máquina es fundamental. Y nos comemos mucho la cabeza, que si deberíamos alargar esto, acortar aquello, suprimir un instrumento, añadir otro…  Cuando llega el momento de decir, “ok, el disco ya está acabado”, al final siempre surgen mil cosas de última hora. Al final casi es mejor que llegue alguien y nos diga: “chicos, así se queda”, porque así se captura mejor la espontaneidad. Supongo que es parte del proceso natural de nuestra evolución como  creadores, y que cuando llevemos más tiempo en esto tendremos las cosas más claras y dudaremos menos. Siempre tratamos de romper el molde, de hacer algo diferente, superarnos a nosotros mismos, y asegurarnos de que estamos transmitiendo todo el aprendizaje acumulado.

“Vamos a intentar incorporar más y más instrumentos de pueblos cada vez más antiguos”

Quizá la música electrónica da más posibilidades para acabar en ese mar de dudas de última hora, que la música de guitarras, ¿no?

Bueno, puede ser… Para grabar nuestro primer disco tuvimos mucho tiempo, nadie nos conocía así que no había la menor presión, y tomamos la rutina de escribir primero los beats y las guitarras, y después, sobre eso, la letra y el resto de arreglos e instrumentaciones. Por eso al final suele quedar un poso muy orgánico, que hace que no diferenciemos tanto entre música electrónica y de guitarras.

Además de la inspiración vasca, cada vez añadís más elementos africanos y suramericanos. ¿Tenéis pensado profundizar en esto en el futuro, o quizá veamos un tercer disco experimentando con, qué se yo, música tradicional japonesa, indonesia o eslava?

¡Jaja! ¿Sabes? Cada vez nos vamos introduciendo más y más en culturas ancestrales, anteriores a la vasca, y estoy hablando de dos mil años antes de cristo. Queremos intentar transmitir algunas cosas interesantes que estamos encontrando acerca de antiquísimas tradiciones de alteración de la consciencia, de comunión con el universo… ese tipo de cosas. Definitivamente, vamos a intentar incorporar más y más instrumentos de pueblos cada vez más antiguos. Es súper excitante saber que podemos seguir nuestro aprendizaje casi hasta el infinito.

Hablando de cosas antiquísimas, ¿estáis intentando aprender euskera?

Sí, pero es jodidísimo… estoy aprendiendo algo de español, que es mucho más fácil. Puedo entender casi todo aunque luego no me sale ni una palabra. La lengua vasca es una de las tres que no proceden de otra lengua, y eso es fascinante… pero sí, es demasiado difícil aprenderlo.

Para acabar, quería preguntarte por una cuestión, por mera curiosidad mía. ¿Os interesa el tema del conflicto vasco, o pasáis del todo?

No, no pasamos. Estamos al tanto de todo eso, pero ¿sabes? Preferimos nos expresar nuestra opinión sobre ello en público. Hay tantísima gente que podría malinterpretarnos, o manipular nuestras palabras, que preferimos dejar eso para las conversaciones privadas. Además, lo peor que podría ocurrir sería que la gente dejara de entender nuestra música por lo que es, y no por lo que se habla de nosotros. Lo que intentamos es transmitir la belleza, el positivismo, la profundidad de la riqueza cultural vasca y española, ese es nuestro lugar. Espero que lo entiendas.

Seguimos hablando de ello pero… el off the record es sagrado amigos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

 

Ir a Arriba