Entrevista con WHITE LIES: “El optimismo nos ha hecho mejores músicos”

por

White+LiesLa publicación de su tercer álbum es uno de los lanzamientos discográficos más sonados del verano indie. «Big TV», nuevo trabajo de los londinenses White Lies, ya está liderando el cotarro de novedades en España, donde hace una semana sumaron nuevos fans a su hinchada gracias a su multitudinaria actuación en el festival castellonenseArenal Sound. Sin embargo, ellos (Harry McVeigh, Charles Cave y Jack Lawrence-Brown) apuestan por la precaución. «Hay quien cree que vamos a llenar estadios muy pronto, pero a mí eso aún me suena descabellado», dice McVeigh, voz y guitarra de la banda, y autor de la mayoría de sus temas.

Lo que está demostrado es que sus canciones de corte bailable tienen un enorme tirón. Este verano están recorriendo medio mundo de festival en festival. «Creo que mucha gente se ha dado cuenta de que los singles que hemos adelantado de ‘Big TV’ han conectado muy bien con el whitelies2público. En los últimos festivales en los que hemos tocado, cuando llega la parte de los estribillos, la audiencia se sabía la letra mejor que yo. No existe mejor señal que esa, ni mejor sensación para un autor de canciones. Estuvimos trabajando durísimo en este álbum, y ahora nos sentimos muy satisfechos porque vemos que tenemos el material idóneo para que el grupo dé un gran paso adelante y escale un poquito más hacia un siguiente nivel».

De alguna manera, este buen karma que rodea a White Lies ha impregnado su música, normalmente tan oscura como puede permitirse su juego con el género parido por Joy Division hace más de treinta años. «Sí, definitivamente hay un optimismo muy claro en las melodías, cosa que ha pasado de manera inconsciente. Y ese optimismo nos ha dado una mayor riqueza de matices, ha mejorado nuestra música porque ya no parecemos tan monótonos como antes», bromea McVeigh. Así, podrán empezar a alejarse de las comparaciones con el grupo de Ian Curtis y compañía, que les han etiquetado junto a bandas contemporáneas como Editors o Interpol. «Olvidarme de todas esas comparaciones forma parte de mi nuevo optimismo», asegura McVeigh. «Solía ser un tipo que se comía mucho la cabeza. Vivo solo, y ¿sabes? Eso te garantiza muchas horas de darle vueltas a las cosas. Pero me ha salvado la cotidianidad. Me he convertido en un tipo muy doméstico, más práctico, más de hechos y menos de palabras, y eso se ha trasladado a mis canciones».

Por muy orwelliano que suene, el título de su nuevo trabajo también está tocado por la chispa del buen humor porque procede «de una broma interna del grupo», cuenta McVeigh. «Como pasamos tanto tiempo en los camerinos, siempre hablamos de que nos hace falta un gran televisor para entretenernos. Luego pensé que es una especie de imagen simbólica de lo vacío de estos tiempos, en los que ves a tanta gente comprarse televisores enormes aunque vivan en pisos minúsculos, como si tener una gran tele fuera lo más importante en su vida».

PUBLICADO EN ABC

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

 

Ir a Arriba