SPECTRUM, burbujas de satisfacción (crónica del concierto en El Sol, 19 mayo)

por


La cosa prometía para acabar bien la semana. El grupo nacido de las disputas entre los líderes de Spacemen 3 a principios de los 90, Jason Pierce y Peter Kember (Sonic Boom), posaba su nave en Madrid para deleite de aquellos que se hayan dejado atrapar en algún momento por los sonidos atemporales de estos tipos.

Boom se ha reunido en esta nueva gira de Spectrum con colegas de toda la vida: Jason Holt, guitarrista original de la banda, el bajista de Spacemen 3, Spiritualized, y más recientemente de Brian Jonestown Massacre y Dead Skeletons, Will Carruthers, y el batería Roger Brogan.

A la entrada del grupo al escenario descubrimos que los ánimos en la sala estaban como la noche, fría y en calma, quizá demasiada, aunque sí acorde con las sensaciones que producen los Spectrum. Copas de más y todo tipo de deformaciones siempre ayudarán a navegar por el espacio. “Todo está muy tranquilo por aquí, me gusta” decía Peter.

Sonaba “When tomorrow hits” (cover de Mudhoney) y los cuellos ya cogían ritmo de mecedora, y “Revolution” (del disco “Playing with fire” de los Spacemen 3), pero cuando empezábamos a entrar en la burbuja la banda se retiró a los camerinos cuando no llevaban ni 40 minutos en las tablas. A por otra copa.

La “Ode to Street Hassle” de Lou Reed fue la respuesta perfecta a esta huída inesperada. Más aún cuando fue seguida de “How you satisfy me” (“esta es mítica de Spectrum”, se oía entre los comentarios, mientras otros clamaban por un contacto urgente con algún dealer).

Como suelen hacer últimamente, terminaron haciendo tributo a Suicide para aprovechar el desconcierto que nos producían los flashes e ir retirándose del escenario mientras los reverbs y delays nos impedían despertarnos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

 

Ir a Arriba