Entrevista con PRIMAL SCREAM: “Nos gustaría ver las calles españolas ardiendo”

por

Primal-ScreamEn los 90 Primal Scream eran prácticamente intocables. Creativos, contundentes, los más molones en los escenarios festivaleros, creíbles, con suficiente personalidad y talento como para tener a sus pies a millones de fans de muy diferentes filiaciones musicales, desde el rocker nostálgico hasta el indie adicto a la modernidad. Pero al contrario que otros grupos contemporáneos de similares características, durante los años 00’s supieron mantener el tipo.  En esto sin duda ha tenido mucho que ver Bobby Gillespie, fundador de la banda tras salir de Jesus & Mary Chain. Una estrella del rock a la vieja usanza, curtida en mil batallas, de las que se empeña en no alejarse de la cima porque, sencillamente, no sabe estar en otro lugar.

Bobby-Gillespie-Primal-Scream-450x297Vuestro nuevo disco «More Light» ha tenido un excelente recibimiento. ¿Resultó fácil dar con la inspiración correcta?
Tuvimos que explorar mucho dentro de nosotros para llegar hasta ella. Tenemos un estudio propio, y allí pasamos cinco días a la semana para cavar y cavar hasta dar con el yacimiento. Trabajamos durísimo en el disco, sin dejar lugar para la autocomplacencia, buscando que las canciones realmente tuvieran un impacto, que se sintiese ese impacto al escucharlas, así que estoy contentísimo de que esté recibiendo buenas críticas.

Llama la atención la presencia de un fuerte espíritu psicodélico. ¿No hay cierto revival de esta vertiente del rock?
Oh, sí, «More Light» es muy psicodélico. Han pegado fuerte Tame Impala, por ejemplo, pero me haría muy feliz escuchar a muchas más bandas tocar rock psicodélico.

¿Cómo influyó la marcha de Mani a Stone Roses?
Bueno, durante un tiempo la dinámica del grupo se alteró un poco. Ya sabes, encontrar a un buen bajista sustituto es importante. Ahora tenemos a Simone Butler, y daremos la mejor gira de Primal Scream hasta la fecha, te lo aseguro (risas).

Lleva ya 30 años en el negocio de la música. ¿Cuál ha sido el mayor desafío?
Pues… ha habido muchos, pero creo que el principal ha sido mantener la mente cuerda, o incluso diría que mantenerme vivo. En este estilo de vida todo puede ponerse insoportablemente surrealista, pero al final, el rock’n’roll es una buena razón para mantenerse vivo (risas).

Las drogas hicieron su mella en ti, pero tampoco eres de los que se arrepientan de nada, ¿no?
Sí, eso es cierto, no sirve de nada arrepentirse. Ahora me acuerdo de la primera vez que tomamos ácido todos los del grupo. Creíamos que nos ayudaría a tener visiones poéticas, a destruir nuestro ego, a disfrutar de otra perspectiva de la vida, que podríamos ser como Arthur Lee, Sky Saxon, Rocky Erickson o Jim Morrison (risas). Pero también he tenido muchos malos viajes en mi vida, muchos. La verdad es que cuando vuelva a tomar algo así creo que preferiré setas, son más suaves y placenteras (risas).

En este álbum también hay un cierto componente de crítica social, resultado de la situación actual supongo.
Sí, soy de la opinión de que de toda esta crisis sólo se puede salir si la gente toma una conciencia política, y de clase. Puede sonar anticuado, pero es evidente que la crisis a algunos no les afecta, y a otros les está destrozando la vida, literalmente. Ya no hablamos de malas situaciones económicas, hablamos de gente que está perdiendo la vida por la crisis. Y los gobiernos no van a estar ahí para ellos. Lo único que hacen es cambiar las leyes para salvarlos con nuestro dinero. Creo que desgraciadamente, la situación es irreversible. Quizá tuvimos una oportunidad en 2008, cuando todo esto empezó. Debían haber dejado quebrar a los bancos, y sí, probablemente hubiera habido convulsiones económicas, pero… ¿sería tan malo como lo que tenemos en la actualidad? No lo sé. Creo que en España lo debéis tener bastante claro…212_x600_music_PrimalScream_prev(2)

Pues no sé yo, Bobby, no sé yo… no sé si falta conciencia política, sangre en las venas, o qué. En tu caso, creo que la historia de tu padre te influyó mucho políticamente.
Sí, fue un sindicalista muy activo, pero ¿sabes? Donde yo crecí, en Glasgow, todos los jóvenes de mi edad pensaban lo mismo que yo acerca de lo injusto que es el sistema, y no tuvieron un padre como el mío. En realidad, pensar que el mundo puede ser un lugar mejor es algo instintivo, no algo que te tengan que inculcar.

A veces no se entiende que persista el lenguaje de pacifismo absoluto e inamovible frente a todo esto.
Sí, tío, yo tampoco lo entiendo. La gente está dormida. Es incomprensible que no se reaccione con más contundencia, al menos contra ciertas cosas concretas. Mira, en Londres, el 30 por ciento de los niños vive en la pobreza, y tenemos a miles de ricos que viven en la ostentación. Eso, simplemente no está bien. Y punto. Creo que no hay que discutir detalles sobre cómo solucionar cosas como esa, deberían solucionarse lo primero, y luego ver cuál es el siguiente problema.

La tecnología probablemente tenga algo que ver en nuestro letargo.
Más que la tecnología, que puede usarse de un modo provechoso, son los mass-media saben cómo distraer, cómo fomentar el consumismo por encima de todo, y la sensación de esclavitud. Sólo hay que ver la estupidez rampante que hay en los programas de televisión. Espectáculo, espectáculo… Los gobiernos y las grandes corporaciones conocen perfectamente cómo manejar ese gran poder para persuadir a la gente para que haga o piense ciertas cosas. Así consiguen que todos vayamos a lo nuestro y no nos preocupemos por el del lado. Es como cuando estás en el colegio, y ves al típico abusón pegando a un niño. No te metes a defenderle porque tú también tienes miedo. Nos quitan la energía que se necesita para hacerlo. Eso es lo que han conseguido.

Gracias por tu tiempo Bobby, ¿algo más que quieras decir como despedida?

Me gustaría ver las calles españolas ardiendo, ojalá sea pronto amigo, porque el enemigo lo tiene muy claro. ¡Gracias a ti, nos vemos!

AMPLIACIÓN DE LA ENTREVISTA PUBLICADA EN ABC

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

 

Ir a Arriba