Entrevista con BEATRIZ PÉCKER, presentadora del mítico ROCKOPOP: “El periodismo de hoy es sentarse a esperar delante del ordenador”

por

Tras el éxito del primer encuentro dedicado al fotoperiodismo, este martes 16 de abril el Teatro Calderón de Madrid acogerá la segunda edición de “Havana 7. Historias que cuentan”, dedicada en esta ocasión a los mejores comunicadores de la música. Un merecido tributo de la mano de cuatro iconos de la prensa musical española que compartirán, bajo la batuta del presentador Alberto Granados y ante un público compuesto por periodistas, músicos y referentes del mundo del arte y la cultura, sus mejores vivencias profesionales, abriéndonos así las puertas del backstage de su trabajo.

Serán protagonistas de la cita nombres como Diego A. Manrique, Oriol Llopis, Cifu y Beatriz Pécker, con la que nos ha parecido curioso charlar acerca de su perspectiva de la evolución del periodismo musical en España.

Las mejores historias en torno al periodismo musical serán relatadas po la voz de aquellos que con su trabajo nos han acercado durante décadas su pasión y conocimiento por la música desde diferentes perspectivas, bien sea desde la televisión, la radio, la prensa, las revistas especializadas o libros. Además de la conversación pausada y relajada de este cuarteto en un escenario que recreará el calor de un salón en una casa, el encuentro ofrecerá otros muchos testimonios de los nombres más destacables del periodismo musical de nuestro país, como Jesús Ordovás, Lara López, Julio Ruiz, Federico Volpini, Fernando Íñiguez, Javier Díez, Mariano Muniesa, Javier Márquez, Dimitri Papanikos y Arancha Moreno.

“Havana 7. Historias que cuentan” ha creado un canal de vídeo www.youtube.com/havana7historias donde podrás disfrutar de las historias de los principales protagonistas de cada uno de los encuentros.

Beatriz Pécker fue la inolvidable (si tienes unos añitos) presentadora del programa de TVE Rockopop, y entrevistó a toda la quinta popera de la Movida. Más adelante, dirigió RNE 3, presentó para la televisión pública varias ediciones de Eurovisión y codirigió, con Fernando Argenta, el programa de referencia en música culta en nuestro país, Clásicos Populares.

Muchos vimos nuestros primeros videoclips, actuaciones y entrevistas en programas como Rockopop. ¿Qué relevancia crees que alcanzó, viéndolo ahora con la perspectiva del tiempo? Y ¿por qué se terminó?

Yo creo que alcanzó mucha relevancia, porque en ese momento, sin la competición de las cadenas privadas, suponía una fuente de información muy importante. Además, acercaba la información musical a toda esa gente que no compraba revistas ni leía fanzines. En cuanto al porqué de su final… De pronto se empezó a dedicar menos dinero al programa, sin que nosotros supiéramos por qué, porque la audiencia iba bien. Pasamos de organizar conciertos, o ir a entrevistar a los Rolling Stones a Nueva York, o a The Cure a Londres, a quedarnos sin presupuesto para casi nada. Fue mejor que el programa se acabara en un punto álgido, con un buen nivel antes de asistir a una decadencia.

¿Por qué se recortó el presupuesto? Imagino que tú librarías tu batalla para que no ocurriera…

Sí, sí. Nosotros exigíamos que el programa se mantuviera con las mismas condiciones, pero no se pudo hace nada contra el cambio de dirección de Televisión Española. Rockopop empezó con Pilar Miró, ella lo puso en marcha. Después borraron del mapa a Pilar, de muy mala manera además, injustamente. Fue llegar la nueva dirección y aparecer los problemas económicos… hasta que decidieron quitar el programa.

O sea, que de la noche a la mañana, la música ya no era un producto vendible en televisión.

Eso dijeron, y a partir de entonces, es el discurso que se ha mantenido en la televisión. Después hubo otros programas, pero desaparecían en muy poco tiempo, y yo ya no he vuelto a ver ninguno que dure un mínimo como para seguirlo. Bueno sí, Operación Triunfo y cosas de estas… que no tienen nada que ver con lo que estamos hablando.

¿Crees que ha vuelto a haber algún interés “serio” por volver a hacer un programa de música televisión, con verdadera garantía de continuidad?

Creo que los periodistas nos hemos ido amoldando a la situación, resignándonos. Sí hubo intentos más pequeños, pero luego se ha ido dejando. Lo único que ha sobrevivido son los Conciertos de Radio 3, que por cierto puso en marcha Paco Pérez Díaz, cuando yo era subdirectora de Radio Nacional. Al final, lo que vemos es que hay poquísima música en televisión.

¿Cuánto pudo influir el ocaso de “la Movida” en todo esto?

No sé… yo creo que más que eso, fue la llegada de las nuevas tecnologías. La llegada de las cadenas privadas impuso nuevas reglas del juego, y no digamos ya internet. Lo paradójico es que la gente sigue escuchando muchísima música, mis hijos no paran de escucharla, y de interesarse por los artistas, leen revistas, están pendientes de todo lo que pasa, etc. En la época de Rockopop era muy difícil acceder a la música, la gente estaba muy pendiente de qué grupo íbamos a entrevistar en el siguiente programa, cuáles actuarían, nuestras primicias, los singles que aún no se habían escuchado en ninguna parte… y ahora todo eso es completamente accesible para cualquiera y de modo instantáneo.

Aquellos viajes para entrevistar a las bandas, ahora están prácticamente olvidados en el periodismo. ¡Y dan mucha envidia! Por otro lado, ¿crees que esa falta de medios afecta a la calidad del periodismo?

Yo ya estoy jubilada, así que no puedo opinar en primera persona sobre ese aspecto de la actualidad periodística. Pero como oyente de radio, por ejemplo, me da la sensación de que ese periodismo de salir a la calle ha pasado a la historia. Uno se sienta delante del ordenador y espera a que pasen cosas en la pantalla. Antes había que moverse, y además de que ese periodismo era más bonito, era más cercano. Quieras que no, tener a Mick Jagger al teléfono será la leche, pero no es lo mismo que tenerlo cara a cara, viendo sus gestos. Nadie dice lo mismo en un cara a cara, y eso se está perdiendo. Nosotros fuimos a Nueva York a grabar un concierto de los Rolling Stones, y hablamos con ellos, hicimos entrevistas con los fans en la calle… no sé, es otra cosa. Desde que esas cosas no pueden hacerse, el periodista pierde la oportunidad de vivir algo único, que luego se relata con un entusiasmo especial, y el espectador, la de recibir información contextualizada de verdad.

¿Crees que después del reajuste ciberespacial, ese periodismo volverá a tener una posibilidad?

Lo siento mucho por vosotros, pero ese periodismo nunca volverá. Esa es mi opinión, no lo sé. Antes, si había una guerra mandabas a un corresponsal, para que viviera con los soldados, con los civiles, etc. y eso está cada vez más deshumanizado, está perdiendo el sentido y terminará desapareciendo porque ya no tiene sentido para los intereses de la Red.

Tienes varias anécdotas legendarias. ¿Con cuál te quedas?

Con la del viaje a Hawai para entrevistar a Nirvana, antes de que Kurt Cobain se casara con Courtney Love. Fuimos al concierto, grabamos una parte, por cierto en un local bastante pequeño, luego hicimos la entrevista, y aunque no estuvimos en la boda, fueron días bastante alucinantes porque la compañía de Nirvana estaba haciendo un documental sobre la historia del grupo, y recogieron en él el montaje que el equipo de Rockopop hicimos del concierto. Rockopop, dentro de la historia de Nirvana. Fue muy interesante, la verdad (risas).

¿La de Rockopop fue la edad dorada de tu carrera?

Bueno, yo siempre he querido involucrarme en todos los proyectos con el mismo entusiasmo, dedicando toda mi pasión. Rockopop fue muy divertido, pero antes ya habíamos hecho el programa Don Domingo, que también era muy apasionante porque emitíamos música en directo desde 4 o 5 ciudades a la vez. Después no he estado tan involucrada en programas musicales, pero sí como director de Radio 3. De esa etapa estoy especialmente orgullosa de los conciertos gratuitos que montamos en Callao, llenando la plaza hasta arriba de gente.

Para terminar, me gustaría saber tu opinión acerca del debate que hay ahora mismo en el periodismo. Algunos piensan que actualmente sobra crítica, y falta periodismo. ¿Cómo lo ves?

Estoy totalmente en contra de eso. Yo creo que el trabajo de los críticos es muy necesario. ¿Por qué iba a dejar de serlo sólo porque todos puedan opinar ahora? Casi diría que es importante precisamente por eso, hay muchísima mediocridad en internet. Yo creo que la gente agradece contar con la opinión de una persona conocedora de la materia, alguien que esté metido a fondo en ese mundo y sepa de lo que habla.

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*