Entrevista con MUMFORD & SONS: “Si nuestros conciertos son apoteósicos, es gracias al público”

por

La suya es una historia de ascenso meteórico, fulminante, envidiable, para algunos incluso irritante. Hace poco más de tres años se presentaron en el estudio de Markus Dravs (productor de Arcade Fire, entre otros) con las manos vacías, sin instrumentos propios, y hace unas semanas ya estaban compartiendo escenario con un gigante como Elton John. «Desde que somos famosos hemos podido conocer a muchos de los artistas que admiramos, pero sin duda él está en lo más alto del podio», nos cuenta Ted Dwane (cantante y multiinstrumentista).

Fue en la última ceremonia de los Grammy, donde rindieron homenaje al recientemente fallecido Levon Helm junto a Mavis Staples, Brittany Howard (de Alabama Shakes) y T Bone Burnett, en un antológico tributo al alcance de un par de clicks gracias al todopoderoso YouTube. «Qué te voy a contar que no puedas imaginarte… fue uno de los mejores momentos de mi vida», dice Dwane.

De aquellas sesiones con Dravs salió su primer disco, «Sigh no more», que precipitó los acontecimientos. «Creo que gran parte de nuestro éxito inicial fue que no había bandas como la nuestra», opina Dwane con mucha razón. Hasta que ellos llegaron, mezclar la energía del pop más bailable, casi discotequero, con la tradición instrumental del country parecía una idea de lo más descabellada. «También nuestra puesta en escena creó cierto impacto, al movernos tanto por el escenario e intercambiar posiciones e instrumentos». Marcus Mumford es su líder y lo deja bien claro sobre las tablas, pero a partir de ahí, todo es posible cuando este grupo está en el escenario. Mandolinas, banjos, dobros, percusiones y demás cacharrería vuelan ante la mirada de sus enfervorizadas audiencias, que gritan y saltan como si estuvieran poseídas.

Su visita a España para presentar su nuevo disco, «Babel», ha superado todas las expectativas. Tras vender todas las entradas, el cuarteto tuvo que trasladar sus conciertos en Madrid y Barcelona a pabellones más grandes para atender la enorme demanda. Y aun así han vuelto a agotarse. Un pequeño «imprevisto» que Dwane celebra con entusiasmo: «Es genial, amigo, es genial… porque nuestra ilusión está sobre los escenarios. Hacemos discos solo para presentarlos en directo, esa es su única razón de ser. De hecho, consideramos que las canciones que hay en nuestros álbumes no están terminadas hasta que las tocamos en concierto. Siempre añadimos cambios inducidos por la energía del directo. Nuestras actuaciones, por decirlo de alguna manera, forman parte del proceso de composición de las canciones incluso después de publicarlas». Dwane confiesa, para no mitificar en exceso, que Mumford & Sons también han vivido «conciertos malos, porque alguna vez nos hemos encontrado audiencias frías». Pero siempre que la cita resulta apoteósica, «es gracias al público, si él no pone de su parte es totalmente imposible». Lo cierto es que de un tiempo a esta parte todos sus shows han ido acompañados por auténticas explosiones de jolgorio en la pista, «algo que se nota mucho cuando los aforos son cada día más grandes».

Y es que el ascenso a la primera división del pop internacional, está al caer. «Marcus dijo que prefería que la banda no llegue a convertirse en una banda de estadio, porque le gusta mucho tener a la gente cerca. Pero hay una circunstancia que no podemos ignorar: últimamente, cuando tocamos en un sitio con poco aforo, muchos fans se enfadan por no haber podido conseguir entrada. Y tampoco es eso…».

Madrid. Vistalegre. 20.30. Jueves 21

Barcelona. Sant Jordi, 20:30 Miércoles 20

ENTRADAS AGOTADAS: PUEDES CONSEGUIR A TRAVÉS DE VIAGOGO

 

ENTREVISTA PUBLICADA POR NACHO SERRANO EN ABC

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*