El malditismo de DOGS D’AMOUR (crónica de su concierto en la Sala Caracol, 24 febrero)

por

Teloneados por los barceloneses Stop Stop, se presentó en la Sala Caracol, el cuarteto británico, THE DOGS D’AMOUR, convertido para la ocasión en flamante quinteto gracias a la participación de un teclista de apoyo. Con la Sala Caracol abarrotada, el respetable pudo disfrutar de unas formaciones de culto del sleazy-glam-rock (con cierto toque punk) de mediados de los ochenta.

Cuajaron una velada animosa que se caracterizó por el buen sonido que imprimieron nuestros protagonistas, si bien en cuanto canciones, las perlas que nos dejaron  no fueron tan brillantes como las diamantinas composiciones de sus paisanos Quireboys, con quienes guardan certeras similitudes musicales y estéticas.

Al final, los artistas son sus canciones, y sin ser estas flojas, las tonadas de Dogs D’Amour no tienen el peso específico para jugar en la primera división del rock más asilvestrado. No digamos ya en esa liga de campeones cuyos laureles reverdecieron Guns‘n’Roses como monarcas absolutos durante más de un lustro. De ahí que Dogs D’Amour siempre hayan sido considerados una ‘banda de culto’ que cultiva el ‘malditismo’ y la lírica de perdedores y borrachos.

Tim Taylor ‘Tyla’ a la guitarra y voz, como contramaestre en plena ebullición, Jo Dog en la segunda guitarra, Steve James como bajista:, más la participación del teclista de apoyo y Maurice RossBam’ como solvente batería, facturaron un show entretenido donde no faltaron clásicos como “Last bandit”, “Wait Until I’m Dead”, “Everything I Want”… en la parte inicial de la función o “How Come It Never Rains”, “Victim of Success” y “Errol Flynn” en el ecuador.

Desde las primeras tonadas:Firework Girl” o “The Kid from Kensington” hasta las últimas puñaladas de la noche: “No Gypsy Blood”, “Sometimes”, “What You Do”, todo fue coser y cantar, en un recital entusiasta que desprendió cierta atmósfera al calor de un público entregado a la causa de antemano.

Lo mejor, sin duda fue la entrega de los Dogs D’Amour y el buen sonido que cosecharon, empujados por una afición que animó lo suyo.“No Gypsy Blood”, y “Sometimes”, “What You Do” echaron el cierre a otro bolo que no pasará a la historia, pero que nos hizo pasar un buen rato. Es solo rock’n’roll, pero nos gusta.

3 Comments

  1. Buenas Fran.

    Me alegro que disfrutases del evento, yo también lo gocé de lo lindo, además estaban los Dogs birreando en el bar de al lado de la Caracol y me pude hacer una foto con Tyla, reconozco que estas choradillas me siguen ilusionando igual que cuando era un chavalín macarra.
    Respecto a la primera o segunda división del rock tengo algo que decir, porque me parece muy arriesgado e injusto “condenar” a los Dogs D´amour a una simplona segunda división, sobre todo por la calidad, romanticismo y autenticidad de su música, sus geniales letras, la forma que Tyla tiene de llevar a la banda y su enrome talento que está absolutamente fuera de duda, en mi opinión me parece un pedazo de artista. Mi pregunta es ¿quien juega para ti en primera división?¿y en Champions?¿la segunda división es para las bandas que tocan en salas pequeñas?¿o son de segunda esas bandas de culto que todos sabemos que merecen mucho más y que jamás llenaran estadios como Guns N Roses?¿consideras a bandas como por ejemplo Jim Jones Revue, The Bottle Rockets o Redd Kross de segunda división?, sinceramente espero que no. Si te das cuenta, los mejores conciertos del año los dan bandas de esas que tú dices “de segunda”, y sin embargo los de primera división luego no dan la talla (Black Keys en Madrid).

    Hay otro asunto que creo debes tener en cuenta, los Dogs D´amour estan bastante alejados en practicamente todo de lo que se cocía en los Los Ángeles a mediados de los ochenta. Es evidente que la los Dogs D´amour son como la versión ochentera de los Stones de los setenta, su mússica esta plagada de giños a los Stones. Supongo que sabrás que el guittarrista inicial de los Dogs, el genial Dave Kusworth formo en los 80s junto al ya fallecido Nikki Sudden los increibles Jacobites (seguro que recuerdas ese estremecedor Big Store, genial canción que no es más que otra muestra de que los Stones dominan su espíritu). A Tyla le sucede lo mismo, ama a los Stones, su musica así lo dice (por favor, escucha su enorme balada The State Im In de su primer disco, parece sacada del Exiile On Main Street !!). Por todo esto que te cuento, permite que te corrija en querer meter a los Dogs en en saco de los G´N R, L.A Guns,Motley Crue o los Junkyard, en lo que si te doy la razón es en que los Dogs se dejarón llevar un poco por la pintillas glam sleazy de la época, pero su orientación e intención musical no tiene nada que ver con esas bandas y si muchísimo que ver con el estilo de los Faces, Slade, Mott The Hoople y los más evidentes, los amos de la historia, los Stones.

    Dicho esto Fran, a mi el concierto me encantó, Tyla mostro estar en un excelente estado de forma, esa voz rasgada no ha perdido ni fuerza ni potencia, sigue emocionando, y querido amigo tienes toda la razón en el sonido, fue acojonante, pero por el buen hacer que tiene esta banda, que lejos de estar en segunda división creo que da sopas con onda a las frias bandas de primera división que van a por los talegos con shows carísimo, cortísimos, sosos y hasta un pelín vacios. El rock es emoción, sudor, actitud y “que le den por culo a todo” y los Dogs D´amour, apesar de estar ya un pelín arrugados, nos lo recordaron de deliciosa forma.

    Un abrazo a todos los de HRB, enhorabuena, en especial al Peludo, sois unos máquinas y vuestra web es de lo mejorcito que hay en este puto pepero pais.

  2. Aupa Alvin,

    Estoy de acuerdo con tu comentario casi al 100%. Es verdad, los DOGS D’AMOUR están más cerca de los Faces que de cualquier otra cosa. Muchas bandas han heredado esa impronta rocanrolera, que conecta también con los Stones, Mott The Hoople, etc

    También noté cierto poso The Clash (debe ser que como buenos británicos ese punk les influyó…) en las canciones de los DOGS D’AMOUR. Pero, no me negarás, que las canciones de Tyla y compañía no son tan redondas, tan impactantes como las de Quireboys, sin ir más lejos. Creo que a ese se refiere la crónica, y sin establecer categorías ni divisiones, los DOGS D’AMOUR siempre fueron un grupo perseguido por su ‘malditismo’, incapaces de conquistar (sería quizás porque no tuvieron suficiente promoción… o vaya usted a saber) al gran público rockero de los años ochenta…

    Hoy tocan los legendarios UFO en Madrid. Ya sé que es otro rollo… (muchos los califican de ‘viejas glorias’), pero Phil Mogg y compañía sí jugaron el la liga de campeones en los años setenta (cuando estaba Michael Schenker con ellos), codeándose con los más grandes, Led Zeppelin, Deep Purple, Black Sabbath… y años más tarde, compitiendo en el circuito del GRAND ROCK de entonces: Judas, Scorpions, Thin Lizzy, AC/DC… Bien es verdad, que a mediados de los ochenta, cuando estaba Tommy McLeandon en la banda, su público había decrecido, y jugaban entonces en la liga de las salas de mediano aforo: El Candem Palace, Astoria, etc, pero venían de muy arriba, y la calidad de sus conciertos así lo atesoraba…

    Los DOGS D’AMOUR nunca jugaron tan arriba, su techo siempre fue las salas de mediano aforo, y eso da dimensión de la calidad de sus canciones y su propuesta musical. Alvin, ya sé que te gustan mucho los conciertos en pequeños garitos tipo El Sol o La Boite (yo también los disfruto mucho), pero cuando centenares de bandas revivaleras foráneas ni tan siquiera llenan esos aforos y la reunión de Black Sabbath sigue llenando estadios por algo es… Y no digo que bandas como Kyuss, Clutch o Orange Globlin (por poner un ejemplo) no sea un gusto verlas en directo (yo disfruto mucho) y esa gente derrocha ‘emoción, sudor y actitud’, como tú dices, pero el ROCK (con mayúsculas) no es solo eso, es otra cosa… convendrás conmigo que están a años luz del talento de unos Queen o unos Stones, por poner otro ejemplo de manual.

    Un abrazo fuerte y hermandad rockera !!!

  3. Hi Frakie !!

    Que suerte poder haber asistido a U.F.O, banda descomunal donde las haya, el Strangers In the Night es de esos 10 discos que me llevaría a una isla desierta, me acompaña desde mi mas tierna y dulce infancia y es un directo que sonara potente y fresco aunque pase un milenio, comparable al Made In Japan de los Purple, asi de claro. El tandem Moog-Schenker ha sido de los más grande que ha dado el rock, la de veces que habré visto el video en directo del Lights Out, con esa acojonante rockera voz que se gastaba Moog, que gran cantante!!Pero los MSG también son una enorme banda, sobre todo cuando estaba Graham Bonnet en sus filas, lo de ese vocal merece mención aparte, lo que hizo en el Down To Earth con los Rainbow (banda de Champions, jeje) rozó la perfeccción, y también desarrolló grandes trabajos con MSG (el Assault Attack es una maravilla metal) y con los no tan brillantes Alcatrazz, eso si, con Implleteri y su Stand In Line volvió a brillar con luz propia. Estaré pendiente de vuestra crítica del concert de los U.F.O.

    Bien, volviendo al ausnto del concierto de los Dogs, difiero un pelín contigo en cuanto a destacar a los Quierboys como grupo estandarte del rock-glam británico de los 80 (ojo, banda que me gusta y respeto, sin duda), no veo por ningún lado más redondez a las canciones de ellos que a las paridas por el bueno de Tyla, lo que si veo es que los Quireboys son “digamos” la versión comercial de los Dogs D´amour, sin por ello desmerecer, los Quireboys claro que me parecen buena e interesante banda, sin duda.

    También discrepo contigo en que la formula: buena banda+sala grande = primera división+grandes canciones. Claro que he entendido lo que quieres decir, pero Fran, el rock está plagado de muchos ejemplos que contradicen precisamente eso. Por ejemplo los Stooges fue una banda de bajo-medio aforo y sin embargo es una banda tan buena (sin tener nada que ver…. o si!!) como Led Zeppelin y probablemente hayan ejercido igual o mayor influencia en el rock que el cuarteto británico. Lo que pretendo decir es que esto del rock no es una ciencia exacta (por suerte!!) y categorizar con que el publico que llena grandes pabellones da una idea de la grandeza de sus canciones, me parece dar por sentado demasiadas cosas, es mi opinión y supongo que en cierto modo estarás de acuerdo conmigo. Otro ejemplo son los Cream, tocaron para medio-bajo aforo durante toda su cortísima carrera (creo que no mas de tres años), pero eso que hicieron sin abarrotrar grandes superficies ha servido de ejmplo a bandas que tocaron para cientos de miles de personas, además de sentar las bases de ese blues rock psicodélico que sólo supieron hacer ellos, y de “poner de moda” en el rock el concepto de power-trio, casi nada !!!!.

    Y claro que si, los Thin Lizzy son de primerísima división, Van Halen ni te cuento, como los KISS, al igual que King Crimson y que los White Stripes.

    Y ya creo saber el por qué valoro “quizá” tanto al música de los Dogs D´amour, comentas y con muy buen criterio que a su música siempre le rodeo cierto “malditismo” (al igual que a los Lizzy de Lynott), y amigo mío, yo soy del Atleti, equipo que por su calidad simpre mereció champions pero que su malditismo siempre le condenó a la mediocridad.

    Un fuerte abrazo Fran, un verdadero y rockero placer.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*