Entrevista con DEF CON DOS: “Si los animales no tienen ningún derecho, Def Con Dos tampoco tenemos derechos”

por

Pillamos por banda a César Strawberry, Peón Kurtz y Jesús Arispont, en su refugio y le damos caña a ese concepto rancio y casposo de nación que no hay por donde cogerla, “Una, Grande y Libre”, cuyos valores eternos como reserva espiritual de occidente, destino en lo universal, son “Chapuza, Romería, Escaqueo e Ignorancia”, un encuentro muy jugoso para reírnos de lo divino y lo humano durante una hora sin desperdicio, a carcajada limpia.

“España es idiota” es el nuevo trabajo de los madrileños Def Con Dos, pura trilita sonora en canciones como puños, puro vitriolo que corroe la pútrida realidad nacional que sufrimos cada día y cuyas punzantes tonadas: “El cazador de elefantes”, “Miedo y asco en Madrid”, “Desahucio mental”, “Dios salve a MCA”… son el fiel reflejo de una realidad tan dura como triste (y molesta) para todos aquellos que hemos nacido en esta dichosa ‘piel de toro’.

En primer lugar, el título de vuestro nuevo disco es brillante, obvio y espectacular, algo que no necesita mucha explicación porque lo vemos a diario. Si nos vamos al idioma de Shakespeare, ssPAIN: España es un dolor, ¿es esto país o es penitencia?

César: “Ay Dolores”!! (Risas).

Peón Kurtz: La canción “España es idiota” es bastante explícita como para explicarla mucho, ya en su propio título. Digamos que es una actualización de un mensaje añoso, es decir, que ya tiene sus añitos, del siglo pasado, como es el tema de “Ultramemia”. España tiene mucho de eso en el fondo, pero en este caso, parece que hay que explicar las cosas más todavía y decirlo muy clarito para que se entienda. Es un disco muy coyuntural, que va ligado a una situación muy concreta, pero nos ha parecido que es lo que pedía el tiempo que vivimos. Parece que, al fin, la gente esta en un despertar a la realidad manipulada que ha estado viviendo durante tantos años. Cuando en España las cosas iban año a año un poquito a más, más poder adquisitivo, más capacidad de gasto, a la gente le preocupaba muy poco que la base del país, tanto política como económica fuera un poco cenagosa. Había dinero y es lo que interesaba. Y solo a unos pocos nos preocupaba ese transfondo. Y solo unos pocos hablábamos de eso.

César: En todas las canciones de Def con Dos se puede reconocer esa crítica al estado de las cosas; sin embargo, en aquella época mucha gente lo consideraba excesivamente pretencioso, mesiánico, incluso agorero, hablar de que las cosas estaban mal, porque una España muy triste, heredada del franquismo, empezaba a iluminarse un poco por la luz de los centros comerciales, que era lo que daba alegría. Al final, ha petado eso y de alguna manera, DEF CON DOS es un grupo que hoy en día se reivindica más, gracias a esa capacidad de tener ese aspecto “Nostradamus”, en el cual hemos hablado de cosas hace años que se están produciendo ahora. Eso es lo que nos mantiene en la actualidad y que seamos un grupo longevo, un grupo que habla de cosas que le interesan a la gente y de cosas en las que la peña no había caído

De hecho, en este disco hay una sensación de “Deja vu”, de “ya lo había visto antes”. Esto mismo ya lo contabais en “Ultramemia”, ¿la historia se repite?, de alguna manera…

César: Nos reivindicamos a nosotros mismos, es decir: “Ya os lo dijimos…” (Risas). Lo que pasa es que en la época de “Ultramemia” hacía como gracia, y ahora te dicen: ‘sois un grupo serio, ya no tenéis tanto humor como antes”. Creemos que es el mismo humor, pero como ahora está pasando lo que cuentan las canciones, ya no hace tanta gracia como hace quince años. Pero también lo vemos en canciones como “El cazador de Elefantes” que es una canción… que si se escucha “Mi reino por un poco de caballo” verás que la letra no difiere mucho, con lo cual, insisto, lo que hacemos en este disco es reivindicar lo que es el estilo de DEF CON DOS y la manera de hablar de las cosas de Def con Dos, que hoy en día viene muy a cuento de lo que está pasando.

Si se hubiera prestado un poco más atención a vuestro mensaje, que cuando cantabais ciertas canciones la gente se lo tomaba un poco a coña, a lo mejor ahora no estaríamos tan enfangados… En vuestro anterior álbum, “Hipotécate tú”, ya poníais el dedo en la llaga y ahora hay un tsunami de desahucios, y de suicidios… que es todavía más terrible.

Peon Kurtz: Es a lo que alude la portada del disco y la máscara que hemos traído aquí, de suicidio inducido, que es la que nos quiere poner el sistema, está clarísimo. Coaccionar a la gente, para en vez de tenerla que matar como hizo Franco, pues simplemente que se vaya matando cada uno, como pueda (risas).

O que se vayan de España…

Cesar: “No, que luego hablan mal..” (Risas).

Esa sensación de Deja Vu es muy acentuada cuando escuchas canciones como “Dile que no”, del chaval que no quiere marcharse de casa de sus padres, una profecía del “Hipotécate tú”. ¿Es este disco una versión del “Ultramemia” actualizada?

César: Pues sí, con todo el orgullo, lo podemos decir. Hay que actualizar mensajes y no olvidarlos. Hay discos denostados de Def Con Dos, por ejemplo, “De poca madre”, el disco de 1999, que fue muy denostado. La gente te decía: “Bueno… es que se han vuelto muy serios”, y era un disco que tiene canciones como “Y yo que” que hablan de desahucios, y suscribí: “Mi hambre es mía”, que luego los Marea sacaron ‘Mi hambre me la administro yo’ (el título exacto es: “En mi hambre mando yo”) y tiene otra canción que se llama “Somos enormes”, que habla sobre todo este lenguaje y este mundillo tenebroso de la construcción de Europa, en aquel momento, cuando no existía ni el Euro, que se llamaba ‘Eqqu’. Todo eso son canciones que la gente reivindica a través de las redes y dicen: ‘mira, ya lo decían estos tíos’. Nuestro mensaje no ha perdido actualidad, desgraciadamente, y canciones hechas hace quince años siguen siendo actuales. En ese sentido, la nueva propuesta de “España es idiota” no pretende ser original en cuanto a temática, sino reivindicarnos a nosotros mismos y hacer un álbum que esté a la altura de los discos anteriores, y que no sea ese disco ‘pobre, triste y malo’ que saca un grupo después de un ‘veinte años’, que es lo habitual. Hemos querido sacar un disco lo más fresco posible, muy punk, muy de rap-punk, muy anclados a sonidos ‘old school’ de Def Con Dos, sonidos de los años noventa, de los grupos que hemos mamado y que no han sido superados ni de coña, y es un disco que reivindica un tipo de maneras de pensar y también un tipo de manera de vivir, que es la trayectoria de Def Con Dos, veintitrés años en una misma línea.

“España no es un valor eterno, eso hay que asumirlo”

Os prodigáis muy poco en directo con las canciones “De Poca Madre”, ¿no os apetece recuperar para los conciertos canciones como “Falcon negro”, “Fin de siglo” o las anteriormente comentadas?

Jesús Arispont: Sí, porque en realidad fue un disco que pasó un poco desapercibido. Fue el último antes de separarnos y es cierto que ahora siempre va a haber gente que nos pida temas de ese disco.

Peón Kurtz: El repertorio te lo va marcando el público. Ha habido temas de estos que estamos hablando, que en el local de ensayo hemos dicho: “Cuando toquemos este tema se cae el sitio” y luego no. Depende de ciertos factores, hay temas que funcionan en directo mejor que otros, pero el repertorio, con el tiempo, lo va marcando el público que te va a ver.

César: De cada disco, a la larga, suelen quedar dos o tres temas, que son los que vamos tocando. En el caso “De poca Madre” quedaron en el repertorio “Ellas denunciaron” y “Fin de siglo”, que lo hemos tocado todo el año pasado. Hay muchas como “Blanco humano”, “Dile que no”… pero también es cierto que no puedes tocar todo, porque al final habrá que hacer giras especiales, gira “De Poca Madre”… (risas).

Peón Kurtz: Es muy complicado, porque al hacer un  repertorio, para poner hay que quitar. Vale, voy a tocar esta, pero tengo que quitar algo, ¿Cuál quito?. Es bastante complicado y luego no funcionan las cosas como uno piensa.

En este disco, los arreglos electronico-guitarreros están muy currados, ¿Cómo habéis trabajado esos elementos?

Jesús Arispont: Siempre nos ha gustado, desde el principio, meter cosas de maquinitas y tal. Intentando hacer un disco más noventero, de punk-rap, también es un disco del 2013. Siempre nos ha gustado mantener esa alternancia entre lo más rockero, lo más duro y lo más electrónica.

Utilizáis el sarcasmo y la ironía como armas de corrosión masiva, ¿o de molestia masiva?

César: Más que nada de distensión masiva. Porque vivimos en un estado de tensión constante, en una tensión diaria excesiva.

Peón Kurtz: Sobre todo más IVA, no se te olvide el 21% (risas).

El video-clip de “España es idiota” es un orgasmo para el cerebro, muy puntero, de verdad, (risas), cuando lo vi, pensé ‘Esto es lo que sentimos todos’, ¿‘Qué voy a hacer ahora con mi vida loca’? (carjadas), ¿Cómo voy a sostener la bohemia?

César: Lo piensas tú, lo pensamos nosotros y lo piensa Ricky Martin (risas). Es lo mismo que hemos pensado todos. “Chapuza, Romería, Escaqueo e Ignorancia” son los pilares básicos de la sociedad española. Lo que está petando también es el concepto de España. Es decir, España no es un valor eterno, eso hay que asumirlo, es un valor mutante, que tendrá que ir cambiando como todo en la vida y no hay por qué anclarse en una idea estática de una España inamovible, porque en realidad cuando se habla del auge del nacionalismo, de que Catalunya y Euskadi piden la independencia, lo que no se da cuenta el estado español es que no está muy definido. Saliéndonos de la chapuza, la romería, el escaqueo y la ignorancia, no está muy definido que es ser español. Si yo no soy fascista, si no me gustan los toros ni el flamenco, ni la rumba, perdón, más que el flamenco, ¿dónde está la españolidad? Es lo que habría que redefinir para crear una identidad colectiva. Y eso es algo en lo que no se quiere meter nadie. Porqué si lo sacas de ahí y quitas a Francisco Franco, al Rey, a los toros, te quedas sin España.

Peón Kurtz: Si quitamos al Toro de Osborne, quitamos el flamenco, quitamos la rumba, la Semana Santa…

Ese es un modelo de identidad para cortarse las venas…

Peón Kurtz: A lo mejor nos convenía más hacer una especie de dación en pago de país (risas). Coger el país y hacer que seamos una provincia de Alemania o de Dinamarca.

César: Formar parte de Dinamarca y beneficiarnos de un sistema social, de un estado del bienestar de los más desarrollados del mundo, a cambio de playas y buen tiempo. Creo que esa es una buena transacción… y paellita (risas), que lo ofreceríamos como un valor local.

Este país es una verdadera mortificación, un país folklórico hasta decir basta, y encima el modelo de estado ha saltado todo por los aires, con ese nacionalismo español insufrible. Es muy lógico que los catalanes y los vascos, viendo esta vergüenza de país, digan: ‘yo no quiero formar parte de España’

Jesús Arispont: Lo mejor que ha hecho España en veinticinco años ha sido ganar un mundial de fútbol. Que más podemos pedirle a la patria.

También hemos dado un salto económico muy importante…

Jesús Arispont: Un salto a lo loco, un salto sin red y ahora la caída es espectacular.

César: El gran salto… y más dura será la caída.

Peón Kurtz: La gravedad no perdona (risas). Ha sido una estafa. Durante muchos años nos han dicho: ‘compre, compre’. Que aquí hay dinero y esto es jauja. Y  la gente se lo ha creído y ya ves ahora.

César: La diferencia con Europa es que el nazismo y el fascismo allí fueron derrotados, y en España no. Somos el único país de Europa donde el fascismo perduró, De alguna manera, se le lavó la cara y consiguió entrar en la O.N.U., se levantó el embargo y Franco, al final, fue considerado como un pionero de la lucha contra el comunismo. Y sobre esas bases tan cenagosas, se ha construido la identidad española actual. Un país donde el gobierno actual no reconoce que Franco fue un dictador, es un país que tiene mucho que revisar de su pasado y de su presente. Es bueno que esto pase porque nos está haciendo despertar a la gente a una realidad muy dura, pero si no despertamos vamos a seguir viviendo en un mundo absolutamente falso, en la “Ultramemia” que hemos construido entre todos (risas).

“Toni Cantó parece retrasado mental. La verdad es que es insuperable”

“Yo me doy en adopción” (risas), ¿estamos todos regalados actualmente?

Peón Kurtz: Estamos un poco en ese proceso Def Con Dos, estamos empezando a tocar con cierta regularidad en Latinoamérica y lo que buscamos en realidad es que nos adopten por ahí. (Risas)

César: A ver si Catalunya se independiza y pedir asilo político, o en Euskadi (risas), y si eso no funciona, a ver si nos dejan ir a México. O a Chile, que también es un gran país.

Peón Kurtz: Seremos los ‘chamacosos’ Def Con Dos, (risas)

Me vendo a quien me quiera…

Peón Kurtz: Ya lo dijo ayer Toni Cantó en el Parlamento, que los animales no tienen ningún derecho, pues como animales que somos no tenemos ningún derecho Def Con Dos (Risas).

César: Vamos a peor, si esa es la nueva clase política española, parece un retrasado mental. (Risas). Es la marca blanca del P.P… La verdad es que Toni Cantó es insuperable (risas).

Otra de las composiciones más espectaculares del disco es “El cazador de elefantes”, con el sampler de Tarzán, el rey de la selva…

Peón Kurtz: ¿Acaso hay otro rey? (risas).

¿No tenéis miedo a alguna querella por lo que contáis en la canción?

Peón Kurtz: No, porque Johnny Weissmüller está muerto  hace años (risas).

César: A lo mejor nos pueden demandar las hormigas o las abejas porque son insectos especialmente monárquicos, pero es una canción inocua…

Peón Kurtz: La relación de ideas que uno haga a raíz de la canción es libre, pero si la escuchas atentamente, en la canción en ningún momento se habla de ningún monarca, se habla de un cazador blanco. Tarzán era un cazador blanco. Y Elvis Presley era rey (risas).

Polvo blanco en la política y el banco…

(Carcajadas)  Peón Kurtz: Vivimos en un mundo donde la principal fuente de ingresos para los estados son las armas, las drogas y la prostitución. No se puede negar que la cocaína tiene una penetración social que va mucho más allá de los supuestos ámbitos donde se deberá consumir normalmente. Hay muchísimos abogados, jueces, políticos y ministros que lo tienen como hábito. Eso tiene que invitar un poco a una reflexión sobre que tipo de dirigentes tenemos. Se ha probado que tiene una penetración social tremenda, hasta las más altas esferas del estado.

¿Apostáis por el control ‘antidopping’ en el Congreso de los Diputados?

Peón Kurtz: Eso iba a ser… lo iban a blanquear (risas). Armstrong iba a quedar como una nenita. Para Eufemiano Fuentes a lo mejor era una buena ocasión para comerciar con sangre (risas).

¿Y qué os parece el macro poblado, para el juego y el vicio que nos quieren plantar en Alcorcón?, ¿Cómo se llama (lapsus del entrevistador)…?

Peón Kurtz: Eurovegas, un sitio para nuestro retiro (risas), cantando tres veces por día: “Pánico, Pánico” en clave de swing. Habrá que competir con Loquillo (risas). Lo estoy viendo ya el ‘Ratpack de Eurovegas’: Loquillo, Jaime Urrutia… todos fotografiados por Alberto García Alix (carcajadas). Yo los veo en Eurovegas o en la cuarta temporada de The Walking Dead (risas). En uno de los dos sitios acaban seguro.

En un disco tan corrosivo como este, falta una canción sobre el Madrid-Arena y la horrible Fiesta de Halloween, con todos los subnormales por allí danzando…

Peón Kurtz: La putada es que ya estaba hecho el disco (risas). Hubiéramos hecho la cara B sobre la dimisión del Papa (risas), que es otra cosa que nos ha dejado a cuadros. “Me cansé de ser Papa, ya no quiero seguir…” (risas).

César: Nada es para siempre. Eso está bien. Ha sido realista, por lo menos pasó a la historia por algo: ser el único Papa que ha dimitido (risas).

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*