DR. BURRUS “El Hada Helada”

por

Género: Rock

Sello: Top Artist

7/10

Dos ilustres trotamundos del rock canario, Miguel Estupiñán (guitarras, teclados, saxo, armónica y programaciones) y Angel Curujeira (bajo), publican este curioso proyecto a medio camino del funky capitalino underground (Clan Club, Soul Shake) y el pop-rock ochentero (Objetivo Birmania, Vicios Ocultos), con picantes voces soul femeninas y letras ocurrentes, sobre todo, con mucho desparpajo entre manos.

Ante la privatización de la sanidad pública, con lo feo que se está poniendo el patio, como no podía ser menos, el mundo de la música se llena de doctores y diplomados en el arte de vivir del cante, una profesión con riesgo añadido y plus de peligrosidad (social) según nuestros próceres políticos y queridos padres de la patria. Desde todos los puntos de nuestra geografía se suman a la marea blanca: a los bilbaínos Doctor Deseo, decanos en la materia,  los gijoneses ‘noise’ Doctor Explosión, los barceloneses Doctor Experience (neófitos guitarreros) y los edulcorados levantinos Doctor Pitangú, se suma el DOCTOR BURRUS desde las islas afortunadas. Nos regalan once píldoras contra el desaliento en un formato que nos recuerda mucho a VICIOS OCULTOS, aquel inefable combo de José Antonio Campos que se batió el cobre por los garitos madrileños a mediados de los noventa con pésima suerte en su haber.

Cuatro ilustres enfermeras: Adriana Brito, Susana Lang-Lenton, Cristina Otero y Adriana Canino se despachan las canciones con una sola voz, destripando a tipos aventajados como “El trepa”, operados “En la planta 2”, sin prisa pero sin pausa. Con cavernosa voz de música negra y húmedos labios carnosos, sacándonos la lengua al más puro estilo Rolling Stones, antes de poner rumbo al Nepal. Entonando, de paso, una oración apócrifa en el ecuador: “Padre nuestro que estás…” entre perdido y ausente, como nuestra querida democracia.

“El hada helada” se queda tiesa ante semejante panorama, mientras el “Monstruo de los techos” viene a arrancarnos el corazón, sembrando de blues-rock (pasado de decibelios) un plástico algo tibio, en cuanto a metal se refiere.  Moraleja: si no nos dejáis soñar no os dejaremos dormir, y el cirujano desliza su estilete cual serpiente por un cuerpo tan podrido y a la deriva como ustedes quieran ver. Que no hay peor ciego que el que no quiere escuchar.

Doctor Burrus: Agítese antes de usar y consultar al farmacéutico en caso de profundos temores. Inspirado cóctel que no deja pálido al paciente.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*