Crónica del concierto de RUSSIAN RED en Kapital (Madrid, 27-12-12)

por


Llegaba la cantante Lourdes Hernández a la madrileña sala Kapital, con la última y enésima polémica recién desatada. Una web publicó ayer esta declaración de la cantante: “No tengo disco español favorito de 2012, porque ninguno ha pasado de mediocre”. Visto su historial de mogollones en Twitter podría ser verdad, pero todo ha sido por un perfil falso en dicha red social. Cosa que no se sabía aún cuando comenzaba su concierto. Sin embargo, el arranque de anoche fue toda una hipnosis que hizo olvidar cuestiones que, en Internet, todavía estaban provocando una auténtica cacería. 

La voz de Lourdes está alcanzando cotas de calidad vocal muy, muy altas. Su timbre ya es una cuestión de gustos, pero el manejo de los agudos tan perfecto que desplegó ayer dejaría sin aliento al más acérrimo detractor. Eso es indiscutible. Cuando llegó al primer hit del repertorio, “I hate but I love you”, demostró además que ese inestable terreno llamado escenario cada vez le es más familiar, se siente más cómoda en él, y eso hace que libere a sus canciones del yugo del plástico del CD con gracia y acierto.

“Estoy súpercontenta de tener a estos cinco súperhombres aquí a mi lado”, dijo en referencia a sus músicos -con dos miembros de Belle & Sebastian, con los que grabó su último trabajo- antes de atacar “The sun, the trees”, la joyita saltarina del disco “Fuerteventura”. Y al ritmo de ese “para-para-para-para-para-pará”, el público salió de su estado comatoso. Poco a poco fueron llegando los gritos de “¡guapa!”, y los puntitos de dinamismo escénico. Lourdes se quedó sola con su baterista y su ex novio Brian Hunt, que produjo su debut, del cual extrajeron unas cuantas tonadas para dar el toque nostálgico a la velada. A Hunt se le aplaudió mucho cuando se arrancó con varias estrofas de “Cigarettes”, el tema estrella de su debut, que mantuvo a los novios y novias de Kapital bien apretaditos durante los cuatro minutos que duró.

Los chicos de Belle & Sebastian volvieron al escenario con “Tarantino”, cuyo título explicó Lourdes con ese encanto “lolitero” del que nunca se deshará. Poco después abandonaba el escenario tras sólo una hora de actuación. Estaba más que claro que habría bises.

Lo que no sabían los fans es que habría cambio de vestuario -un vestidito matador- e invitado sorpresa: el dominicano Álex Ferreira, con el que interpretó “Lucy in the sky with diamonds”, “In my life”, “Come together” con Lourdes sorprendiendo a la batería, y “She said, she said” -¿hace falta decir de quién?-, para después hacer un último bis ultra-percusivo (“Mi canción 7”) y marcharse sin aclarar, sin decir nada del entuerto tuitero, que se había estado comentando en el público y del que a buen seguro era consciente. Para qué atender a ciber-cizañeros, cuando se rubrica un fin de gira capaz de eclipsar las peores intenciones…

PUBLICADO EN ABC

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*