Entrevista con STEVE VAI y crónica de su concierto en Madrid

por

Parece increíble, y en realidad es un pequeño milagro, que un artista con casi tres décadas de recorrido pueda seguir sorprendiendo como lo hizo anoche Steve Vai en La Riviera. El guitarrista norteamericano desató un verdadero terremoto desde el mástil de su instrumento, convertido en una fuente de la que manó un sinfín de nuevos sonidos y melodías que provocó miradas de asombro y admiración en el público, que no paró de grabar con sus móviles para repasar la clase magistral en casa.

La de ayer fue la cuarta cita de Vai con sus fans españoles, dentro de una gira que termina hoy en Murcia, con la que ha presentado “The Story of Light”, el segundo capítulo de una trilogía llamada “Real Illusions” que significa un nuevo paso adelante en el ambicioso universo creativo de este guitarrista, considerado uno de los mejores del mundo por la crítica especializada (comparte podio con Yngwie Malmsteen, Joe Satriani, Van Halen y muy poquitos más).

Anoche se formó una de esas colas de las grandes ocasiones en la sala del Manzanares, y tras emerger de entre el humo con su sombrero vaquero y lanzar un impetuoso arranque con “Racing the World”, sólo hubo que esperar unos segundos para certificar que la expectación era justificada. Contemplar el irrefrenable avance de semejante estallido de punteos, si es que el ojo humano es capaz de verlo en su totalidad, sumerge al espectador en una vertiginosa montaña rusa de sensaciones.

La extraordinaria velocidad y precisión con la que Vai encaró el primer tramo del concierto hizo que su público empezara a relamerse con lo que parecía iba a ser una noche histórica, y de hecho así fue: más de dos horas de viajes a la velocidad de la luz a través de los trastes de una Evo –el nombre con que ha bautizado a su inseparable guitarra Ibanez JEM blanca, aunque en realidad usó unos diez instrumentos en total- que parece más afinada y mejor moldeada que nunca para dar vida a los experimentos que el genio introduce en temas que ayer sonaron, como “Gravity Storm”, “The Animal”, “Salamanders in the Sun”, “The Ultra Zone”, “Build me a song” o el final con “Tarus Bulba”.

No hubo sólo derroche de técnica. También de sentimiento, de oficio, de arte, de saber manejar la dinámica de un recital para que resulte sugerente. Alternando profundidad con inmediatez y urgencia, eléctricas y acústicas, virtuosismo galáctico con hilarantes bromas con los fans, el guitarrista ofreció todos los matices que sus seguidores esperaban disfrutar. Vai vuelve a salir de España sin ninguna pena, y con mucha, muchísima gloria.

STEVE VAI: “La tecnología ayuda a la guitarra a seguir evolucionando”

Está considerado como uno de los mejores guitarristas del mundo, si no el mejor. Su trayectoria, llena de hitos creativos con el instrumento y colaboraciones estelares —especialmente con Frank Zappa—, deslumbra por sí sola, pero su último proyecto, una trilogía de discos conceptuales titulada «Real Illusions », está llamado a ser uno de los más ambiciosos de su carrera. Este lunes Vai cierra en Murcia la gira de presentación del segundo acto, «The Story of Light», tras la cual se enfrascará en la composición del tercero y en otras muchas ideas que rondan su hiperactiva mente. «La grabación de este trabajo se ha prolongado durante un año y medio, creo que estuve algo distraído durante esa temporada», bromea el artista. «Hay una historia, unos personajes complejos entrelazados con la música que hay en esta trilogía, y lleva su tiempo idearlo y plasmarlo de forma que satisfaga la idea original».

Pero los proyectos complicados no dan ningún miedo a Vai, que asegura estar «preparando ya una cuadralogía que reunirá los tres discos de «Real Illusions» más un extra con nuevas voces». Pero antes de todo eso, para 2013 tiene planeado «grabar una sinfonía que interpretará una orquesta holandesa en mayo, hacer una gira por el este de Europa en junio, con otra orquesta, esta vez rumana, y en julio, otros seis meses de gira de promoción de «The Story of Light. Quiero asegurarme de llegar a todos los países del mundo que pueda». Como ven, este hombre no para.

Aunque lleve décadas en esto, sigue descubriendo cosas nuevas cada día. «Mis composiciones son muy diversas -explica-, tengo canciones muy simples, muy fáciles de tocar en directo, y también piezas densas, largas, que son más producto del estudio y son un verdadero desafío sobre el escenario. Si quiero mantener esa variedad, esa heterogeneidad en el fondo y la forma, tengo que investigar, para profundizar en ello, y la tecnología provee de nuevas herramientas cada día. Gracias a ella, la guitarra sigue teniendo una evolución muy interesante hoy en día».

El concierto que dará este lunes en Murcia «ya se ha celebrado en mi cabeza», asegura Vai. «Suelo hacer eso, concentrarme y tratar de visualizar cómo será el comienzo, cómo se desarrollará y cómo debería terminar. Por eso, los ensayos con mi banda son muy concienzudos. Intento ofrecer lo mejor de mí mismo a los que pagan una entrada para verme».

ENTREVISTA Y CRÓNICA PUBLICADAS EN ABC

3 Comments

  1. Fantastico , llevo toda mi vida al servicio de ese instrumento , a veces de 6 cuerdas , o de 7 como en este caso nos deleita Steve Vai , en este fantastico concierto ,este gran hombre y gran genio , siempre suele sorprendernos a estas alturas , el concierto fue alucinante , te iba transportando poco a poco a su terreno , o a su galaxia , simplemente un tio bien vestido supersimpatico , agradable , el Genio de las 6 7 CUERDAS
    o lo que quieras , un profesional , que te hace sentirte orgulloso de haber elegido , que la musica ,sea , la senda en tu vida, gracias STEVE VAI ,.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*