RICH ROBINSON: “Si la música es algo genial es precisamente porque es humana, no un puto acorde perfeccionado por un ordenador”

por

A muchos de sus fans les duelen como una almorrana, pero los Black Crowes necesitan descansos. Sí amigos, los hermanos Robinson, de vez en cuando necesitan dejar de verse el careto durante una temporada, y oigan, por ahora la táctica funciona. Cuando vuelven sacan buenos discos y dan mejores giras, y entre medias, retoman proyectos en solitario que también están de rechupete. El que vamos a disfrutar este fin de semana es del guitarrista, Rich, quizá menos carismático que su hermano Chris, pero igualmente venerado por los amantes de ese rock que suena bluesero, sureño, pelín psicodélico, pero siempre con mucha, mucha raíz.

Charlamos por teléfono con él hace sólo unos días, a poco más de una semana de su llegada a la piel de toro. “Hace tiempo que no toco en Madrid y Barcelona”, comenta –estuvo el verano pasado en el festival Azkena de Vitoria-.

Ahora, asegura, su banda está mucho más rodada que el pasado verano en Vitoria. “Disfruté mucho el Azkena, pero honestamente, creo que no dimos el mejor concierto posible porque llevábamos muchísimo tiempo sin tocar juntos, más de cinco meses. Fue una cosa un poco fría, reunirnos para dar sólo ese show. Pero es un festival que me gusta mucho y no quisimos rechazar la propuesta. Ahora, en salas pequeñas, va a ser mucho mejor ya veréis”. Para estos bolos, nos promete “un repertorio mitad “Papers”, mitad “Through a crooked sun”, más algún tema del EP “Llama Blues” y un par de versiones. Lo vamos a pasar en grande”.
La grabación de su último trabajo siguió los procedimientos acostumbrados en Robinson, “un buen estudio, un buen ingeniero, y un buen instrumento –asegura-. No usé ningún equipo electrónico ni ordenadores, ni quise doblar demasiadas capas de guitarras. Al escuchar las canciones puedes sentir los espacios abiertos, respirar dentro de cada canción”.

Lo único que busca Robinson es “crear canciones que me emocionen, que sirvan a mi interés expresivo, y para eso no hace falta que intervenga la tecnología. De hecho, creo que no añade nada, sino que resta, es perjudicial porque resta humanidad a la interpretación a la guitarra. Los errores deben estar ahí, a veces son lo mejor de una interpretación, lo que hace que las cosas sean únicas. Puedes escuchar discos de los sesenta o los setenta, en los que alguno de los músicos la caga, se equivoca de acorde o de tempo, ¡y resulta que es lo más molón que has oído jamás! Esa forma de hacer las cosas no murió en los setenta, de todas formas. En los 90 tenías a gente con el mismo espíritu, Pearl Jam, Soundgarden, incluso Rush, con lo complicados que eran todos sus cambios en las canciones, comprendieron que si lo apañaban con ordenadores lo convertirían en una mierda. Otro ejemplo: Jimmy Page tocaba sólo como Jimmy Page, y nadie más ha vuelto a tocar como él desde entonces. Ahora, sin embargo, la mayoría de guitarristas pueden imitarse sin problema unos a otros. Se ha perdido la cualidad humana de tener libertad para elegir la siguiente nota”. Y si te marcas un “Nickelback” con todo lleno de pro-tools, conviertes la música en una auténtica mierda. Si la música es algo genial, es precisamente porque es humana, es pura vida, no un puto acorde perfeccionado por un ordenador. Esa es sólo mi opinion, no obstante”.

“Creo que ya no habrá más obras maestras dentro del rock’n’roll”

El carácter del disco, reposado y sin la menor urgencia, va acorde a esa logística de estudio. “Lo sosegado de las canciones tiene mucho que ver con cómo me siento ahora, con mi momento vital. En mi primer disco en solitario sonaba más desesperado, más angustiado, no frenético pero sí más directo, porque era como me sentía, y lo que necesitaba expresar. En él había canciones que había escrito para los Crowes y para Hookah Brown (otro proyecto que vivió entre 2002 y 2003), y en consecuencia, las había escrito para unos cantantes determinados, con un estilo más urgente. En este nuevo álbum he tenido mucha más confianza a la hora de escribir canciones para otro estilo, el mío, con una gran naturalidad. Todo salió solo, como quien dice”.

Aunque no fuese unánime, la buena acogida de “Through a crooked sun” hizo que acabase colocado en muchas listas de lo mejor de 2011. Un logro para el rock con mayúsculas, como bien sabe Rich. “A estas alturas, con el rock ya siendo un género sexagenario, es muy complicado hacer una nueva obra maestra. El rock ha cambiado tantas veces de forma, de contenido, que poco queda por hacer. Cuando alguien hace un gran disco de rock hoy en día, quizá sea un logro enorme para él, pero no para el género. Lo que quiero decir es que un artista todavía puede hacer una obra maestra entendida dentro de de su repertorio, de su carrera, pero creo que ya no habrá más obras maestras dentro del género rock’n’roll”.

Terminamos preguntándole si ha descubierto alguna banda interesante últimamente, si tiene pensado grabar otro disco el año que viene, y qué pasará con los Black Crowes. “Oh, sí, seguro, estaré grabando otro disco solista en 2013. Y de los Black Crowes, todavía no sabemos nada sobre cuál será el siguiente paso, sólo estamos disfrutando de nuestro descanso. Respecto a bandas nuevas, sí que he descubierto una muy buena, aunque tienen ya unos años: The Heartless Bastards, son de Austin y son cojonudos. Por la charla que hemos tenido creo que te encantarán”.

DIC
14

Rich Robinson Band | Bilbao
Viernes, 14 Diciembre 20:30 – 23:30
Sala BBK, Bilbao

DIC
15

Rich Robinson Band | Madrid
Sábado, 15 Diciembre 20:00 – 23:00
Sala Arena, Madrid

DIC
16

Rich Robinson Band | Barcelona
Domingo, 16 Diciembre 20:00 – 23:00
Sala Bikini, Barcelona

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*