Entrevista con THE JIM JONES REVUE: “Hacer buen rock’n’roll es como fabricar heroína”

por

“Hola, soy Jim. ¿Cómo estás amigo?”. Al otro lado del teléfono, desde una habitación de hotel en Valencia, la voz del líder de The Jim Jones Revue, posiblemente la banda de rock’n’roll más salvaje del mundo como decía el anuncio, suena afable y desenfadada. La noche anterior lo dio todo en Barcelona, y en unas horas estará subiéndose al escenario de la sala Wah Wah, pero si se trata de hablar de música, Jones está más que dispuesto. Su nuevo disco “The Savage Heart”, otra delicia de jump-blues-rock’n’roll, merece una buena charla antes de que este jueves 22 suene en Alicante, el viernes 23 en Madrid y el sábado 24 en Bilbao. Si vais, que deberíais… que Chuck Berry os coja confesados.

¿Qué tal fue anoche en Barcelona?

Estuvo genial, dormimos en un hotel muy chulo en Las Ramblas, el show fue buenísimo, con un escenario y un sonido estupendo… Cuando empezó el concierto la gente se volvió loca, todos estábamos muy contentos al terminar.

Traes un nuevo disco que es tan potente como refrescante. ¿Fue fácil darle una nueva mano de pintura al sonido del grupo?

Sí y no… es un trabajo duro cuando intentas hacer el mejor disco posible. Éramos muy conscientes de que no queríamos repetir el sonido de los discos anteriores, de forma que el oyente pudiera apreciar los elementos extra que hemos añadido al corazón de Jim Jones Revue. Cada vez que grabamos un disco tratamos de ir más lejos, y en esta ocasión el proceso fue muy fluido y nos sentimos muy orgullosos del resultado.

Es un disco que demuestra que no sois sólo una increíble banda de directo, sino que también podéis mostrar una interesante evolución en el estudio.

Gracias. Intentamos hacer no un buen trabajo, sino el mejor trabajo. Hubiera sido muy fácil decir, “hagamos 3 o 4 bama-lama-loos y a casa”. Pero no, queríamos dar con auténticos temazos, así que empleamos el tiempo necesario para buscarlos y encontrarlos.

Creo que es la primera vez que grabáis temas sin testarlos en directo antes.

Sí, es cierto. Un par de ellas sí las habíamos tocado, pero las demás surgieron en el proceso de composición previo al estudio, algunas incluso en el mismo estudio.

Creo que vuestro nuevo pianista buscaba una banda como la vuestra desesperadamente. Y parece haber sido especialmente importante en el proceso de composición.

Sí, estuvimos rastreando YouTube para buscarlo, nos encontramos con Henri Herbert, pero pensamos que no querría unirse a nosotros porque tocaba en bandas de ryhtm’n’blues tradicional. ¡Pero cuando hablamos con él nos dijo que quería alejarse de eso precisamente! No porque ya no le gustase, sino porque quería hacer algo nuevo. Se cansó de tocar de forma suave y apacible, y en cuanto ensayó con nosotros y le dijimos “queremos que te vuelvas loco”, sonrió y empezó la acción. Fue el encuentro perfecto. Para ambas partes fue como ver un sueño haciéndose realidad. Si entráramos en laboratorio de Frankenstein para crear un monstruo de rock’n’roll, él sería una de las partes sin duda.

Es vuestro segundo disco con Jim Sclavunos (The Cramps, Grinderman, Bad Seeds, Sonic Youth) como productor. ¿Es muy disciplinado?

Yo lo describiría como metódico. Puedes preguntarle cualquier cosa, proponerle cualquier locura, y sabrá entender lo que quieres decir. Su intuición es increíble. Una vez, después de escuchar un tema, nos dijo: “vale, el sonido de esta canción debería ser como si estuviéramos asesinando a 15 chicas vírgenes”. Nosotros le contestamos “ok, nos vamos a dar una vuelta para buscar la primera”, jajaja. Es un tío muy cool, que sabe adentrarse en lo salvaje sin perder la mínima perspectiva comercial que todo disco necesita.

Hablando de salvaje, cada vez que os veo en directo pienso… ¿qué coño les pasa a la mayoría de bandas hoy en día, no tienen sangre en las venas?

Estoy de acuerdo. Recuerdo lo que dijo Captain Beefheart a su banda una vez: “cuando subamos al escenario no quiero seres humanos, quiero animales”. Es algo así. Y no queda mucha gente que lo haga. Iggy Pop sigue siendo genial, pero ya está algo mayor. Nick Cave es bueno en eso, por ejemplo, con él sientes el peligro. Hay muchas bandas de hardcore y metal que sí se toman los conciertos de este modo, pero cuando los veo… y con esto no quiero insultar a nadie, porque la mayoría tienen mucha calidad y trabajan duro… cuando los veo me parece puro teatro, pose. No me transmiten sinceridad.

“Las largas giras son desquiciantes, pero en lugar de pelearnos o separarnos, utilizamos eso para volvernos locos sobre el escenario”

A mí me ocurre lo mismo salvo contadas excepciones. Pero hay casos como el tuyo, el de Jon Spencer o incluso el de los Black Lips, que son creíbles cien por cien. Pero también me pregunto, ¿no es agotador ser tan creíble cada noche?

Es nuestra forma de vida, nuestra forma de ganarnos la vida, y la amamos. Si te sientes afortunado, nunca aparece la impostura ni el cansancio. Entre nosotros, cuando subimos al escenario, es o “kick out the jams” o mejor no subas a tocar. Tómatelo en serio, o dedícate a otra cosa. Luego hay grandes recompensas, cuando bajas del escenario y oyes a la gente diciendo que el show ha sido una pasada, que les ha elevado la moral para esa noche. Es un trabajo de misionero, jajaja.

Creo que el hecho de que no fuerais precisamente unos adolescentes cuando formasteis la banda, ayuda a mantener el sentido común en las giras.

Estoy muy de acuerdo. La madurez nos ha ayudado a evitar las típicas estupideces que rompen los grupos demasiado pronto. Si tienes experiencia sabes qué puedes esperar de una vida en la carretera, y aprendes a concentrarte y dosificar tu energía, para proyectarla hacia el público. Siempre hay un punto algo desquiciante de estar demasiado tiempo viajando, no se puede evitar, pero si eres inteligente, aprendes a utilizar eso para volverte loco sobre el escenario, y no en el autobús de gira. Descargar toda esa locura en directo te ayuda a seguir viajando al día siguiente.

¿Es cierto que has tenido algún problema en los aeropuertos, por aquello de llamarte igual que aquel chiflado que organizó un suicidio masivo en 1978?

Sólo en Estados Unidos, ya sabes cómo son. Los agentes de inmigración miran mi pasaporte, me miran a mí, vuelven a mirar el pasaporte, otra vez a mí… hasta que dicen “vale, puede pasar”. Una vez incluso bromearon conmigo, “¿lleva algún cool-aid en la maleta?” Jajaja. Al principio daba un poco de mal rollo, pero ya nos lo tomamos a broma.

He leído que no rechazarías una reunión de Thee Hypnotics, tu anterior banda, que últimamente ha ganado cierto culto.

No la rechazaría, pero no tengo ni idea de si mis ex compañeros estarían dispuestos, así que por ahora ni siquiera pienso en ello. Si lo organizan todo y me llaman, participaré, pero me parece que tienen vidas muy diferentes ahora, y reunir a una banda requiere mucha más energía y trabajo de lo que parece.

Chris Robinson (Black Crowes) produjo uno de los discos de Thee Hypnotics, “The Very Crystal Spedd Machine”, ¿mantienes contacto con él?

No mucho. Tenemos amigos en común que trabajan en la revista Mojo, que nos mantienen informados de lo que hace el otro, pero no nos hemos visto en bastante tiempo. Sé que le gusta mucho Jim Jones Revue y que nos menciona en sus entrevistas siempre que puede, lo cual es muy de agradecer. Le admiro como cantante e intérprete.

Justo después de trabajar con él se separan Thee Hypnotics, años más tarde formas Jim Jones Revue, y consigues un sonido actual para un alma fifties. Lo cual es un gran logro en mi opinión. ¿Cómo se consigue eso?

Hay que intentar trabajar como en una refinería. O como en una destilería de whisky. Tienes que guardar los elementos necesarios y eliminar los innecesarios. Es también como la fabricación de la heroína. Primero coges el opio, lo conviertes en morfina, y después lo sometes a varios procesos que lo van convirtiendo en heroína de forma gradual. Se trata de mantener los elementos que dan fuerza y carácter y evitar lo que no aporta nada al resultado final. En cuanto al rock’n’roll, intento eliminar los factores que restan energía, y sobre todo, deshacerme de cualquier componente de nostalgia. Y hacer música por la razón correcta, no por formar parte de una moda o una tendencia. Por eso trabajo con Jim Sclavunos, él entiende perfectamente lo que es estar inspirado por las raíces pero sonar actual, moderno y fresco.

Uno de los seguidores de nuestra web nos ha pedido que te preguntemos qué piensas de la situación en nuestro país, los recortes, las protestas…

La gente lo está pasando mal por el puto cuento de la austeridad, la subida de impuestos, etc… y no es culpa suya ni remotamente. Es para cabrearse, y mucho, porque todos sabemos perfectamente quiénes han creado esta situación: esos tipos que luego ves en los telediarios, dándose la mano con una sonrisa en la cara. Me alegraría saber que nuestra música os ayuda a olvidaros de toda esa mierda durante un rato.

Para terminar, ¿qué artistas te interesan del rock actual?

No estoy todo lo informado que debería porque siempre estoy ocupado con mi banda, pero siempre me interesa todo lo que, como decía antes, suena moderno y respeta la tradición: Nick Cave, Jack White… La pérdida de Nick Curran por ejemplo, ha sido terrible, muy triste. Y os recomiendo a una banda que se llama Joe Gideon & The Shark, son hermano y hermana, y tocamos con ellos dentro de poco en París. Son muy buenos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*