Entrevista con CALEXICO: “Seguimos teniendo un alma muy marcada por el desierto”

por

Desde que se independizaron de “papá” Howe Gelb, su líder en la mítica banda Giant Sand, John Convertino y Joey Burns han estado creando algo más que un mero grupo. Calexico es un sonido, un feeling, incluso un lugar físico. Efectivamente, al sur de Estados Unidos hay una pequeña ciudad fronteriza que conjuga los nombres de California y México, y que es, cómo no, un efervescente punto de encuentro de las tradiciones musicales de ambos países. Perfecto para poner nombre a este brillante conjunto que ahora viene a presentarnos su séptima entrega discográfica, “Algiers”.

“Es un disco diferente a los demás desde su origen, porque por primera vez hemos salido de Arizona para grabarlo (Tucson es su base de operaciones). Nos fuimos a una antigua iglesia de madera en Algiers, un pequeño pueblo pegado a Nueva Orleans, para empaparnos de otras atmósferas distintas y ver qué ocurría”, explica Convertino. Lo cierto es que hay cierto aroma húmedo en sus nuevas canciones, pero a pesar de que incluso eligieron el nombre del pueblo como título de su disco, lo que este trabajo encierra es el estilo clásico del grupo, un folk paisajístico lleno de medios tiempos, con un marcado espíritu sureño. “Estoy de acuerdo –dice el baterista- , en el fondo tenemos un alma muy marcada por el desierto, y aunque ciertos desarrollos instrumentales se impregnaron de un feeling acuático durante la grabación, nuestra compenetración y concentración se siguen dirigiendo hacia los terrenos que conocen nuestros fans”. Y es que trabajar en un lugar tan diferente como Nueva Orleans les ha servido para conocerse más a sí mismos. “Estar viviendo en otra ciudad el tiempo suficiente como para establecer nuevas rutinas, te da una perspectiva nueva de tu lugar de origen. Es como verse a uno mismo desde fuera, te das cuenta de qué es lo que realmente te caracteriza. Explorar los contrastes que hay en el mundo viene muy bien para conocerse mejor a uno mismo. De hecho, creo que a partir de ahora lo haremos más, a lo mejor algún día terminamos grabando un disco en Madrid”, asegura.

Algiers, explica Convertino, es “un lugar muy tranquilo, nada que ver con Nueva Orleans, lo que vino muy bien para evitar distracciones constantes”, pero sí hicieron algunas escapadas nocturnas con resultados de lo más interesante. “Estuvimos en algunos locales de música antiguos realmente preciosos, donde descubrimos algunas de las jukeboxes más bonitas que te puedas imaginar. También conocimos a varios músicos, bebimos whiskey y tocamos con ellos en alguna jam-session, pero no nos los llevamos al estudio porque entonces hubiera sido una perdición”, bromea.

En su disco, eso sí, han vuelto a contar con la colaboración de Jairo Zavala, artísticamente conocido como DePedro, un viejo colega que también les acompaña en su gira española. “Somos amigos para siempre”, chapurrea en castellano Convertino. “Vino a Tucson un par de veces antes de empezar a grabar, para discutir ciertos detalles del enfoque que queríamos dar a las canciones. Después trabajamos vía internet para editarlo todo, y ahora es genial encontrarnos otra vez para subirnos juntos a los escenarios de su país”.

PUBLICADO POR NACHO SERRANO EN ABC

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*