M CLAN – “Arenas movedizas”

por

Género: Rock
Sello: Warner

7,5/10

Carlos Tarque y Ricardo Ruipérez vuelven a la carga con el tercer disco de su particular trilogía ‘adulta’. Atrás quedaron las ‘Carolinas’ de turno y las ilusiones de un mundo mejor.

Las canas han hecho mella, las pinceladas ‘soul’ cobran vida propia y las letras son ahora más amargas, más literarias, más poéticas, destacando ese enorme temazo que da título al plástico “Arenas Movedizas”.

En un mundo cambiante presidido por el principio de incertidumbre, donde las relaciones personales y laborales se vuelven cada vez más frágiles, precarias y pasajeras, los M-Clan -como finos observadores de la realidad social circundante- entonan el mea culpa de las “Vidas desiertas”, y anuncian la buena nueva del “Rock & Roll del siglo XXI”.

Parece como si los rockeros veteranos que salieron por la puerta (ante las propuestas tarambanas y altisonantes de niñatos bailongos de usar y tirar), demandaran ahora una segunda oportunidad y quisieran colarse por la ventana, todo ello bajo la mirada escéptica de una industria musical en franca decadencia, arrasada por un tsunami de descargas, atomización mediocre y pulsión imitadora en lo artístico.

“Para decirte adiós” (un single muy resultón) no hacen falta tantas alforjas, como diría un castizo, si bien se agradecen esas líneas de guitarras asilvestradas y esa producción de rock americano soleado que firma Carlos Raya. “Cuando el camino duela”, cuando la senda de la desolación se vaya estrechando y la crisis sea un amargo recuerdo, “Nadie se acordará de ti”, tan “Solo el viento” aullará tus penas camino del precipicio, como la pareja de lobos solitarios de la portada. Dulce elixir ante tanta amargura vital son las canciones de estas dos fieras, ‘invisible cuchillo’ con resonancias de grand-rock (Led Zeppelin, AC/DC…). “Duerme esta noche conmigo, sácame de esta ansiedad, es otra noche de aullidos que no me dejan en paz, no me abandones nunca más”. Queda claro. El pesimismo y el desconsuelo los iremos dejando atrás… Es cuestión de tiempo.

“El lujo ahora es subsistir. Ríe mientras puedas”. Mas tarde, nada quedará, y “Nadie se acordará de ti”. Ya lo cantaban los Topo en “Ciudad de Músicos”(1985): “Si todo pasó, si nada quedó, esta es tu eternidad”. Somos efímeros y para nuestra desgracia, el rock’roll se va apagando… “Arenas movedizas”, nunca mejor dicho.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*