MARTHA WAINWRIGHT: “Me he propuesto vender más discos”

por

A Martha Wainwright, la muerte de su madre en 2010 le afectó, como es natural, tanto como a su hermano Rufus, quien ya citó la tragedia como inevitable influencia en su último disco. La pérdida de Kate McGarrigle, ilustre artista folk con ilustre prole pop, fue un golpe muy duro para ambos. “Es una de las razones por las que no he sacado material propio desde 2008”, comenta la benjamina de la familia, que acaba de publicar  “Come home to mama”, nuevo disco que presentó la semana pasada en FNAC Castellana. “La otra es que fui madre en 2009. Creo que eso me ha hecho tener una energía más poderosa en este disco. También puede ser porque tenía unas ganas locas de trabajar (risas), he pasado por muchas cosas y tenía mucho que contar”.
El resultado de la grabación de “Come home to mama” es casi explosivo en su arranque, aunque poco a poco el repertorio se sumerge en cadencias más familiares, nunca mejor dicho. Todo parece fruto de sesiones llenas de libertad y relax. Sin embargo, lo de conciliar trabajo y familia no ha sido fácil, asegura Martha.

“Es muy difícil para los artistas. Cuando tienes un hijo se ralentiza tu carrera, tienes que dejar esto y aquello, y yo he tenido que encontrar mis propios métodos para sacar todo esto adelante. Además, cuando murió mi madre tuve ganas de quedarme tirada en la cama. Pero no quería llorar y que me viese mi bebé. No quería caer en depresión y empezar a abusar del alcohol o alguna estupidez así. Mi otra opción era ser fuerte y seguir adelante con responsabilidad. Y así, a pesar de la tristeza, poco a poco me fui acercando a la guitarra para componer. Entraba en la habitación y buscaba la forma de sacar mi tristeza haciendo canciones, y fue una forma de exteriorizar mi soledad por la ausencia de mi madre, algunos sentimientos de culpabilidad… y fui encontrando algo de paz. Incluso me permití fumarme algún cigarrillo, cosa que no debería haber hecho”, bromea entre risas, y mostrando su buen estado anímico.

“Come home to mama” fue grabado en el estudio de Sean Lennon en Nueva York, “un lugar muy divertido por el que pasan artistas de toda clase”, y ha contado con algunos colaboradores de lujo como Nels Cline, el hiperbólico guitarrista de Wilco. “Eso sí que fue increíble”, dice Martha. “Lástima no poder contar con él en la gira, que es la única forma de ganar dinero”, bromea. Y es que, en comparación con las ventas de su hermano, ella reconoce no estar satisfecha. “No estoy contenta con mi éxito comercial. Es una de las cosas que me he propuesto cambiar. Entre otras cosas porque tengo más responsabilidad al ser madre”.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*