Entrevista con RUBÉN POZO: “Quién no se la ha pelado con el ordenata delante, coño…”

por

No hace mucho tiempo tuvimos una entrevista cara a cara con a Rubén, con motivo del lanzamiento de su debut en solitario, “Lo que más” (por cierto, AQUÍ tenéis su Test de HRB, muy guapo). Ahora volvemos a hablar con él, esta vez vía mail, porque había que comentar nuevas jugadas como su próximo bolo en Madrid (5 de octubre, Teatros del Canal, dentro de los Conciertos Retratos Mahou), su demolición de tabúes vergonzosos… y porque, qué leches, porque nos cae de puta madre.

¿Cómo van evolucionando tus sensaciones desde que tuviste en tus manos “Lo que más” hasta ahora? Recuerdo que estabas muy seguro de que ser el único compositor era tu camino a seguir: “Nunca me había sentido tan feliz y tan seguro de lo que hago”.

Bueno, sí que me había sentido feliz y seguro de lo que hice anteriormente. Cuando estás eufórico con tu trabajo dices ese tipo de cosas, ya sabes, eso de “esto no lo había sentido nunca” que dicen a veces las mujeres. Ahora me fumo el cigarrillo de después en paz con todo, el disco, mi trayectoria y la vida en general. Tardando tres meses en acabar una canción. Por lo demás bien.

Me imagino que el mojo te ha seguido acompañando estos meses, y has podido componer un montón de temas nuevos. ¿O ha habido algún tipo de fuga de musas?

Lo cierto es que estoy muy “lo que más” todavía. Le sigo sacando jugo a sus canciones. Acabo de sacar un videoclip de “Rucu Rucu” con la colaboración de Susana Alva. Trenzando nuestras voces. El vídeo soy yo todo el rato, pero ese es otro tema. Está total. Míralo en Youtube. Lo ha hecho mi hermano Titan que es un crack.

Comparto contigo el “es sólo rock’n’roll pero me gusta”, así que no voy a preguntar si cambiarás mucho tu estilo en tu próximo trabajo. Pero, ¿has pensado en la necesidad de sorprender con algún detalle o enfoque poco habitual en ti, o no te planteas más que el redondear una buena canción?

Para mí lo primero es la canción. Letra y música se tienen que poder interpretar en cualquier parte, en las situaciones más desfavorables (o incluso con el instrumento desafinado) y mover por dentro. La letra es esencial. La música la ensalza, colorea la emoción… Siempre fantaseo con la idea de sacar un disco a guitarra y voz pero me gusta demasiado tocar con amigos.

Ahora que llevas tiempo en la carretera con tu disco, ¿se vive más tranquilo con una carrera en solitario que empieza de cero, que con un grupo de gran popularidad?

Ahora lo vivo más intensamente. Es una experiencia personal y artística más profunda. El rollo ese de “solo ante el peligro”, ya sabes. Estoy aprendiendo a relajarme. O disfrutas o desafinas con la mano tensa. Me lo estoy pasando teta. Hago, deshago, entro, salgo… Saco el show adelante, vaya. Vente un día.

¿Qué canciones te da la sensación de que cuajan mejor en los conciertos?

La verdad es que todas. Tengo pocos singles pero también poca basurilla. Eso, la gente que me sigue, lo sabe y lo valora. En general creo que vienen por las canciones. Y para que las chicas y los argentinos me recuerden lo flaco que estoy. Y un poquito por mi voz y mi guitarra. Y por ver que camiseta me he puesto. Y si voy con la banda se pueden entretener con los chicos, que aunque a mí ya me tengan ya muy visto, siempre les apetece volver a escucharme.

“Leiva es un grande. Me jode que si no lo digo todo el mundo cree que pienso lo contrario”

En lo que llevas de gira, ¿recuerdas algún momento en especial sobre el escenario, en el que dijeras, “joder, mejor que nunca”?

Cada bolo es una experiencia distinta. Si te quitas los cascos y escuchas a la gente te das cuenta.

Entre Leiva y tú hay pura normalidad, imagino… además está lo de Hot Legs.

Leiva es un grande. Me jode que si no lo digo todo el mundo cree que pienso lo contrario. Es mi amigo y le quiero, y me jode tener que decirlo por lo mismo. Ese tío y yo hemos pasado unas cosas increíbles juntos. Y hemos dejado algunas canciones bonitas por el camino. Lo seguimos haciendo. A nuestra manera. Con Hot legs nos partimos el culo con esta peña, que son la monda. Tengo suerte de hacer banda con estos monstruos. Sara Rubia y Carlos tarque son los cantantes y, junto con Jokin y Yosu, Leiva y yo les ponemos el soporte musical. Él a la batería y yo a la guitarra. Hacemos banda. Somos coristas, vaya. Sin miradas furtivas al micro principal. Tocamos versiones de las canciones que nos molan a todos. Esta guay. Pásate.

En todos estos años de música, ¿hay algo que te arrepientas mucho de no haber hecho?

No haber sacado más. Siempre hay una canción revoloteando por ahí. O ya en el saco.

¿Te sorprendió mucho lo que impactó tu frase acerca del Youporn en “Las horas muertas”? ¿O sabías a ciencia cierta que iba a traer cola?

No sabía que había causado impacto. Gracias por la info. Quizá parezca una osadía, pero quién no se la ha pelado con el ordena delante, coño… si eso es lo primero que nos llamó de internet a los tíos. Y que conste que yo no he hecho twittcams, si no lo contaría. Igual hay una canción ahí. Y solo me fui de putas una vez en mi vida… para la misma canción, lo digo. Hay que jugar con el vouyerismo del público, hombre. Los compositores somos un poco putas. Nos gusta que nos escuchen, que nos interpreten y que nos bailen. Y cobrar por ello. Aunque esté feo decirlo.

¿Crees que “Lo que más” ha cambiado la imagen mental que de ti tenían algunos?

Me da igual la imagen mental que nadie tenga de mí. Estas son mis canciones, este es mi rollo. No pierdas tu tiempo si realmente no te interesa. El mundo es grande. La vida breve. Quizá nos encontremos por el camino.

¿Y los que no dieron muchas facilidades para que lo sacaras, crees que se han dado cuenta del error?

Bueno, sí lo he acabado sacando tampoco sería para tanto, ¿no? También yo a veces me monto mis pelis, vaya. Hacer un disco es una aventura. Una odisea llena de obstáculos. A veces hay acción y eso es bueno. Le pone el toque épico, como de misión divina. Le viene bien al guión. El héroe y las malos. Todo por el libro.

¿Alguna de las letras del disco ha cambiado de sentido para ti?

Van evolucionando y, a veces, sucediendo. Al final la verdad acaba alcanzando la canción. y si no es que no valía la pena.

Que alguno dijera que no se esperaba un disco tan bueno de ti, ¿es algo que se digiere despacito, y ya no mosquea?

No sé. No pienso en ello.

Leiva y tú sabéis un huevo de rock’n’roll y sabéis plasmarlo en vuestras canciones, pero… Una pregunta un poco cabrona: a veces, estando en un concierto de Pereza, mirando a mi alrededor me daba la sensación de que había mucha gente que no tenía ni pajolera idea de música. ¿Es puro prejuicio mío, o admitirías que hay algo de verdad en ello?

No hay problema con eso. Para disfrutar la música no tienes que saber de ella. ¿Qué más da?

El adiós a Pereza fue “hasta nueva orden”, según vuestras propias palabras. Nada a la vista todavía, ¿verdad? Perdón por preguntar… ¿Qué tendría que pasar para que os volvieran las ganas?

No tengo ni idea. La vida es larga y además no importa.

¿Cuál ha sido la comparación que más te ha halagado, y cuál la que te ha dejado más noqueado, en plan “¡pero si eso no tiene nada que ver conmigo!”?

Que me llamen poeta y que me llamen poeta. Hola, soy Rubén Pozo y quiero mandar un beso a toda la peñita que se deja caer por hereunidoalabanda!

2 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

 

Ir a Arriba