Excavación del Día: La huerta cannábica de PAUL MCCARTNEY

por

Todo el mundo sabe que el bueno de Macca no fue siempre el recto caballero inglés que vemos en pomposos actos de la farándula musical. La hierba (vía Bob Dylan) y el ácido (vía Peter Fonda) pasaron por el torrente sanguíneo de los cuatro Beatles a mediados de los sesenta, con diferentes resultados en cada uno de ellos. Lennon quedó fascinado por el LSD, a Ringo también le gustó, y George, sin embargo, pensó que se moría… Paul fue el menos receptivo al alucinógeno, pero la marihuana pasó a formar parte de su kit de viaje durante muchos años. Poco después, ya disuelto el grupo, la planta le trajo un grave quebradero de cabeza: el 20 de septiembre de 1972 (hace exactamente 40 años), la policía le arrestó junto a su mujer Linda, por tener una plantación en su granja de Campbeltown. Su “excusa” fue que un amigo se las envío sin decirle lo que era, y que las plantó “por curiosidad”, pero sólo pudo librarse pagando una cuantiosísima multa. La cosa no acabó ahí. Meses después lanzaba el single “Hi, hi, hi” con The Wings, y la prensa se le echó encima por ese estribillo que dice “We’re gonna get hi, hi, hi”. La BBC incluso censuró el tema en sus ondas.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*