Mira el concierto completo de VETUSTA MORLA con la Sinf贸nica de Murcia

por

Ya est谩 disponible en www.vetustamorla.com una descarga libre de la grabaci贸n a cambio de un donativo para la reconstrucci贸n del Conservatorio, inutilizado por el terremoto que sacudi贸 Lorca el a帽o pasado. Hace unos tres meses, Vetusta Morla y la Orquesta Sinf贸nica de la Regi贸n de Murcia ofrecieron dos veladas de encuentro entre rock y cl谩sica en las que reinterpretaron temas聽 de los dos 谩lbumes de la banda. La iniciativa estaba auspiciada por profesores del Conservatorio Narciso Yepes de Lorca y en ella participaron trece arreglistas de diferentes procedencias que firmaron la revisi贸n orquestal de las canciones.

En聽 la p谩gina web del grupo, www.vetustamorla.com, se puede visionar el concierto 铆ntegro y se ofrece la grabaci贸n del evento en formato digital. Se puede descargar el recital completo a cambio de un donativo que ayude a continuar con la rehabilitaci贸n del Conservatorio Narciso Yepes de Lorca, que qued贸 fuera de uso por los desperfectos causados por el se铆smo que afect贸 a la localidad el 11 de mayo de 2011.

El objetivo del proyecto fue precisamente ayudar a聽 sellar las grietas del conservatorio lorquino, as铆 como atraer el foco de atenci贸n sobre la reconstrucci贸n de Lorca, apartada de las prioridades de las instituciones por el paso del tiempo y la omnipresente crisis econ贸mica. Todav铆a queda mucho por hacer en materia de vivienda e infraestructuras para que Lorca vuelva a la normalidad despu茅s del terremoto. Por ello, sigue teniendo vigencia y continuidad este trabajo de la Orquesta Sinf贸nica de la Regi贸n de Murcia y vetusta morla que ahora se publica.

Es la ocasi贸n para revivir o conocer una iniciativa que ha propiciado interesantes hallazgos musicales, un intenso aprendizaje mutuo entre una banda de rock y una orquesta sinf贸nica y, sobre todo, una muy emocionante experiencia de humanidad y cooperaci贸n, en este caso a trav茅s de la m煤sica y a favor de una poblaci贸n, la de Lorca, que ha sufrido una tragedia que no merece caer en el olvido.

Deja una respuesta